JAÉN   PARADOR NACIONAL "EL ADELANTADO"   por   RÍO GUADALQUIVIR   2013 visitas   



Altitud: 1340 m Distancia: 12,24 km Desnivel: 532 m % Medio: 4,4 % Coeficiente: 108

Altigrafía y comentarios enviados por Miguel Baeza y Martín Cerván

cerrar


Localización: Nos encontramos en el corazón de la Sierra de Cazorla, en pleno Parque Natural, para disponernos a subir al Parador Nacional de Turismo “El Adelantado”. Iniciamos el ascenso en un puente sobre el Guadalquivir junto a la antigua central eléctrica del Valle, punto donde también comienza el conocido sendero de la “Cerrada del Utrero”. Por la A-319 subiremos los primeros 4 km. en dirección a Cazorla para desviarnos a la izquierda por la JF-7091 que nos lleva hasta Vadillo Castril. Tras un descenso, retomamos la subida y al poco tomamos el último giro por la carretera del Parador (JF-7094).




Especificaciones: Carretera con perfecto firme y señalización hasta el km. 4 en que nos desviamos hacia Vadillo Castril y el Parador. A partir de ese punto es más botosa y rugosa presentando algo de gravilla en ciertos tramos. El ancho de la vía es de unos 4 ó 5 m. a lo sumo.
Las sombras son abundantes y el tráfico voluminoso hasta el primer cruce, punto desde el cual disminuye notablemente.


Fuentes: Hemos visto un total de cuatro durante la subida, incluida una a la entrada del Parador.


Comentario: Los Paradores Nacionales de Turismo son un grupo hotelero nacional que cuenta con numerosos infraestructuras por el país en entornos de cierto interés turístico, natural o cultural. El primero, el de Gredos, se inauguró en 1928 durante el reinado de Alfonso XIII para satisfacer la demanda de alojamiento del Marqués de la Vega Inclán cuando iba de cacería por aquellos parajes. Aunque no fue hasta los años sesenta cuando se dotó al país de toda una red de Paradores con la pretensión de ofertar un turismo diferente, más selecto, a quienes no gustaban de la masificación del sol y la playa, a la vez que se rehabilitaban edificios de interés histórico y arquitectónico (castillos, hospitales, etc.).
Precisamente fue en esa época, en septiembre del 65, cuando se inauguró el que nos ocupa, “El Adelantado” de Cazorla. Para tan insigne ocasión fue el mismísimo Jefe del Estado (que también gustaba de participar en monterías) quien acudió en persona junto con otras autoridades de la época y la región.
El edificio, que sigue la estructura de un típico cortijo andaluz, se ubicó en pleno corazón de la sierra, en la antigua comarca del Adelantamiento de Cazorla, a 1.340 m. sobre el nivel del mar, en un paraje conocido como Sacejo.
Y hasta él, como no podía ser de otra manera, se trazó una carretera serpenteando por el Parque Natural, entonces Coto Nacional de Caza, entre parajes de verdadero ensueño.
Es ésta la carretera que vamos a recorrer hoy, aunque no desde la serrana localidad de Cazorla, sino desde el puente que cruza el Guadalquivir junto a una antigua central eléctrica.
Desde el río la vegetación será nuestra principal compañera: la mayor extensión continua de pinos del país nos dará sombra durante los más de 12 km. de ascenso que nos esperan.
La geminación de curvas de herradura inicial, con cantarines arroyos por doquier, harán, si cabe, más gustoso nuestro pedaleo por unas rampas que paulatinamente se irán situando en torno al 6-7% con picos sensiblemente superiores.
Por desgracia, el Parque Natural es un reclamo turístico que atrae a muchísimos visitantes con sus vehículos, por lo que habremos de rodar con sumo cuidado, principalmente en este tramo inicial.
Al llegar a un área recreativa giramos a la izquierda siguiendo las indicaciones que nos dirigen hacia Vadillo Castril y el propio Parador. En este momento la carretera empeora, aunque ganamos en tranquilidad a la par que aumentan las posibilidades de cruzarnos con alguno de los “habitantes naturales” del Parque: ciervos, cabras monteses, muflones, jabalíes o las simpáticas ardillas, entre otros.
Si la vegetación ralea por unos instantes, aprovechamos para asomarnos por los malecones y gozar de las vistas del valle del Guadalquivir, río del que nos hemos apartado brevemente y hacia el que volvemos a dirigirnos para remontar su curso.
Tras el cruce la pendiente baja paulatinamente hasta que cambia la tendencia ascendente por la descendente. Un descansillo que servirá para recuperar sensaciones de cara al tramo final. Antes de llegar a la aldea de Vadillo Castril giraremos a la derecha y al poco vuelven las rampas. Hasta llegar a la “Fuente del Oso” nos vamos a encontrar con unas rampas sostenidas al 10 y 11%, las de mayor dificultad del puerto.
A nuestra izquierda, se muestran algunas de las más imponentes cumbres de estas sierras y en primer término los Poyos de la Mesa, desde donde el siempre añorado Félix Rodríguez de la Fuente grabara algunos de sus más célebres documentales, ya que en su cumbre, a poco más de 1.600 m. de altitud, existe una pequeña altiplanicie desde donde otear el vuelo de las grandes rapaces, mientras que en las paredes calizas de sus laderas deambulan en total libertad la cabra hispánica y el muflón.
Llegamos al área recreativa de la Fuente del Oso, al pie del Collado del Oso, a donde se puede llegar por un agradable sendero. Se trata de una zona especialmente umbrosa y buen lugar para repostar antes de afrontar los últimos kilómetros de subida. Nos quedan poco más de 3 km. para alcanzar nuestro objetivo y, después de un repecho al 11%, un nuevo descansillo nos invita a recuperar el pedaleo. Aunque aún nos queda el kilómetro más duro y algunas rampas de doble dígito, lo cierto es que las más sostenidas ya las hemos sufrido.
La carretera se sigue adentrando cada vez más en el meollo de la sierra permitiéndonos, en ocasiones, echar un vistazo en derredor. Ganamos un primer collado situado en una curva de herradura a derechas. En cartografía es denominado “Collado del Madroño” y desde él podemos ver la carretera que hemos subido a media ladera y entre la masa de pinos.
Un par de curvas después logramos visión directa con el Parador y nos sabemos capaces de doblegar el puerto. Tan sólo un par de rampas al 10% y lo habremos conseguido. Una vez arriba, nos quedamos absortos contemplando este maravilloso entorno natural que es la Sierra de Cazorla.


Fotos:
Puente sobre el Guadalquivir, a la izquierda queda la antigua central eléctrica:


La espesa vegetación será la nota predominante:


Rampas no muy duras al inicio:


La carretera es de la red autonómica, aunque estrechita:


Salimos de una herradura descubierta y se nos muestra, por fin, el entorno:


La humedad es habitual incluso en los meses más calurosos, por lo que las fuentes no suelen fallar:


Las rampas se sitúan en el 6-7%:


Las fotos pueden mostrar mejor o peor el entorno, pero los aromas sólo pueden respirarse in situ:


De vez en cuando asoman los cerros que nos rodean que en esta zona van de los 1.300 a los 1.600 m. de altitud:


Ganamos una zona menos sinuosa:


Y nos acercamos al cruce que hemos de tomar:


Como puede verse, el cruce forma una perfecta herradura a izquierdas:


Encontraremos algunas cabañas, aunque para encontrar una aldea tendríamos que ir a Vadillo Castril:


La carretera se estrecha y empeora, aunque se puede subir sin problemas:


Aparecen los típicos malecones que tanto nos gustan:


Cuando la foresta clarea, las vistas del valle son excepcionales:


Llegamos al cruce del Parador, a nuestra derecha:


Poco después de la Fuente del Oso pasamos un collado en herradura a derechas. Al fondo la mole de los Poyos de la Mesa:


Desde el Collado del Madroño vemos la carretera ascendiendo a media ladera:


Poco después del Collado tenemos visión directa con el Parador Nacional de Turismo “El Adelantado”:



Altimetrías de Puertos de Montaña
- APM -