A CORUÑA   CARBALLEIRA (O REPETIDOR)   por   AS PONTES   3315 visitas   



Altitud: 676 m Distancia: 4,46 km Desnivel: 332 m % Medio: 7,44 % Coeficiente: 94

Altigrafía y comentarios enviados por Marcos Folgueira

cerrar


Localización: El inicio está en uno de los cruces más importantes de As Pontes y muy cerca de uno de los puentes que cruza el río Eume. El puerto transcurre por la AC-861, carretera que comunica As Pontes con Vilalba, y justo al pasar un concesionario de Seat hay un cruce, hacia el margen izquierdo de la calzada, donde os desviaréis hacia O Catarou y O Caneiro. A los pocos metros de desviaros, y tras una minúscula bajada, comienza la parte dura.



Especificaciones: Los dos primeros kilómetros transcurren por la AC-861, carretera que se encuentra en perfectas condiciones, con arcenes anchos y con señalización horizontal y vertical. Al salirse de la AC-861 la carretera se estrecha mucho, el asfalto continúa en perfecto estado pero sin apenas señalización de ningún tipo. El tráfico es bastante escaso en todo el puerto, sobretodo al salirse de la AC-861, donde quizás pueda ser algo incómodo en algún momento puntual del día. Las sombras son prácticamente inexistentes.


Fuentes: Ninguna conocida. Pero en As Pontes y justo en el inicio del puerto hay algún bar donde podréis aprovisionaros.


Comentario: Este puerto, tanto esta vertiente como la de O Caneiro, se encuentra en el municipio coruñés de As Pontes de García Rodríguez, que a su vez pertenece a la comarca del Eume. Municipio rico en restos arqueológicos, donde hay vestigios de unos 125 enterramientos megalíticos. De los castros, destacan los de Bermui y Rebardille. También se hallaron algunos restos romanos. De la época medieval se conservan algunos puentes, siendo el más conocido "A Ponte Vella", en el acceso al casco antiguo de la villa, y el puente de un arco que se conserva en el arrabal de Chamoselo. De entre la arquitectura religiosa destacan algunas iglesias parroquiales ,y entre todas ellas el templo de la villa, que posee un retablo barroco. Pero hablar de As Pontes es hablar de la central térmica y de la mina. Sin duda la vida de los habitantes y la actividad de esta población, de unos 10.300 habitantes y unos 11.300 en el municipio, gira alrededor de esta enorme central, la mayor de España. Sólo con la energía que se produce en esta central se puede abastecer el 5% de la demanda eléctrica nacional. Posee una de las chimeneas más altas del mundo (356m.) y la más alta de Europa. Su parque de carbones, cubierto, cubre una superficie de 10 hectáreas. Comenzó a funcionar en el año 1976 y ha sido adaptada varias veces en su vida para el uso de distintos combustibles. Todo esto, por supuesto, tiene su peso en el medio ambiente, ya que esta central es una gran contaminadora. Es el mayor foco de contaminación por CO2 de España. Según un informe de WWF/Adena, es la novena central eléctrica más contaminante de Europa. Al principio este gigante consumía lignito, procedente de la cercana explotación de la mina a cielo abierto. Durante el periodo en que estuvo en explotación se extrajeron más de 261 millones de toneladas de lignito y más de 697 millones de metros cúbicos de tierra, convirtiéndose en la mina a cielo abierto más grande de la Península Ibérica. La actividad de esta mina llevó consigo la creación de dos escombreras para depositar toda la tierra extraída, así como un gran hueco central, de 200 metros de profundidad, provocado por la extracción de la tierra y del lignito. Tras 31 años de operación se decidió clausurar la mina, a finales del 2007. Tras el cese de la actividad en la mina, la empresa Endesa propuso a la Xunta de Galicia un proyecto para rellenar el hueco dejado con 547 millones de metros cúbicos de agua. Hoy por hoy, y tras desviar parte del caudal del río Eume y otros arroyos hacia la mina, el lago está casi lleno al 100%. Sin duda, As Pontes es un lugar de contrastes tan cercanos como diferentes, ya que en el punto opuesto a todo este frenesí industrial se encuentra el Parque Natural de Fragas do Eume, un auténtico paraíso natural, una parte del cual se puede encontrar en este municipio. Este entorno natural, agrupado a lo largo de más de 80 kilómetros siguiendo las orillas del río Eume, fue declarado Parque Natural en 1997 y constituye la mejor representación del bosque Atlántico Termófilo de toda la Europa Atlántica, tanto por su extensión como por su conservación. Sin duda la flora es la joya de las Fragas, con una rica biodiversidad. En las zonas más próximas al río predominan los alisos y chopos, mientras que más arriba están los robles o “carballos”. Entre otras especies vegetales presentes se encuentran abedules y castaños. Pero quizás lo más representativo de la flora, junto a la abundancia de robles, sea su variedad de especies de helechos, supervivientes de helechos que poblaban la tierra hace millones de años. En lo referente a la fauna que habita en el Parque, aunque son difíciles de observar, se pueden encontrar, entre otros, ejemplares de gato montés, gineta, marta, o zorro. Entre las aves, el visitante podrá observar, con mayor o menor dificultad, al búho real, halcón abejero, martín pescador, el azor y otras aves típicas del bosque. Además, está catalogada la presencia de 15 especies de anfibios, 14 especies de reptiles, 8 especies de peces, 103 especies de aves y 41 de mamíferos. En otras zonas no pertenecientes al parque también se puede disfrutar de la naturaleza, como por ejemplo la complicada ruta que se puede hacer por las cascadas de Somede.
Ciclísticamente, As Pontes tiene cierta tradición, nada comparable a otras zonas de España, pero sí dentro de Galicia. Por estas tierras se disputa una importante prueba autonómica, la Clásica Vila das Pontes-Desafío Fragas do Eume, que ya se ha celebrado en catorce ediciones. Por cierto, los miembros del club ciclista Vilalba-As Pontes llaman al puerto “O Repetidor”, y está claro el porqué. En las cercanías de As Pontes hay varios puertos interesantes, como el de O Caxado, que es el final de la Clásica y uno de los puntos con mayor altitud de toda la provincia, u otros como A Torre de San Bartolomeu (CIMA), Penas Louseiras, Racamonde o incluso A Gañidoira, que no queda demasiado lejos.


Fotos:

Hay ciertas diferencias entre las dos vertientes del Racamonde. En el caso de la vertiente de O Caneiro, aunque el primer kilómetro es bastante continuo, es un puerto con rampas más puntuales donde es más complicado seguir un ritmo constante. En la vertiente de As Pontes, la pendiente es bastante más continua y no hay prácticamente descanso hasta alcanzar las antenas. Sin duda, lo mejor de este puerto es bajarlo; durante gran parte del recorrido de bajada disfrutaréis, si el tiempo lo permite, de unas vistas impresionantes de As Pones y de gran parte del lago que cubre la mina.
Este explosivo puerto tiene cierta controversia. Ésta viene dada por el típico problema de reconocer el comienzo de una subida. En este caso la pendiente natural, si se accede por el lado de As Pontes, se puede reconocer que comienza en el mismo pueblo, unos dos kilómetros antes del inicio de la parte más dura. En todo caso es una parte de menor pendiente y con zonas muy suaves que nunca superan el 6%. En el caso de acceder por el lado de la provincia de Lugo, entonces es cuando me entran las dudas. Si se quiere subir el puerto entero, primero se debe bajar hasta As Pontes, cuando uno podría desviarse antes para subir solamente la parte final y la que acumula, con creces, la mayor dificultad del puerto. Personalmente creo que si se parte de As Pontes se desvirtúa el puerto, pero también es cierto que la pendiente natural parte de este punto. Por ese motivo también he puesto los datos generales del puerto desde Catarou, lugar desde donde comienza la zona más dura. También os tengo que comentar que hay un atajo en la parte más suave del puerto, éste se hace por la calle Tras do Rego, que yo considero una variante del puerto. En este tramo de atajo la pendiente es mucho más dura que por la AC-861.
Foto sacada en sentido contrario para que veáis claramente el lugar de inicio. Es un cruce que, en momentos concretos, puede tener bastante tráfico.


Los primeros dos kilómetros transcurren entre edificios, casas y naves industriales. En toda esta zona nunca se supera el 6% de pendiente.








Tras salir de la carretera AC-861, cogiendo esta otra carretera, casi os toparéis con el inicio de la parte más dura.




Al dejar atrás Catarou comienza la pendiente fuerte, pasando al lado de lo que parece ser un depósito de agua.


Pronto aparece la referencia de la antena, asomando por encima del horizonte.


Llegaréis a una recta donde la pendiente supera el 14% durante 300m.


Dos curvas enlazadas, donde sigue siendo muy dura la pendiente, desembocan en una zona más recta desde donde las vistas ya son fantásticas.










Antes de llegar a las antenas la pendiente comienza a suavizar cada vez más hasta llegar a lo más alto.






En esta fotografía, sacada en sentido contrario, podéis ver el punto más alto del puerto, justo al lado del vértice geodésico.



Altimetrías de Puertos de Montaña
- APM -