MÁLAGA   PEÑAS BLANCAS-MIRADOR DE LOS REALES   por   GENALGUACIL   15760 visitas   



Altitud: 1301 m Distancia: 27,9 km Desnivel: 1071 m % Medio: 3,8 % Coeficiente: 252

Altigrafía y comentarios enviados por Miguel Baeza y Martín Cerván

cerrar


Localización: Partimos desde el puente sobre el río Genal, junto a la Venta San Juan, en dirección a Jubrique y Genalguacil en la MA-536. A poco más de un km. nos desviamos a la derecha por la MA-537 hasta que llegamos a Genalguacil. El pueblo lo atravesaremos por la C/Estepona -es decir, por la calle que está a nuestra izquierda justo a la entrada de la localidad- y continuaremos ya hasta el puerto de Peñas Blancas por la MA-558. Al coronarlo, giraremos a la derecha para afrontar el último trecho hasta el mirador de los Reales.


Especificaciones: A lo largo de la subida el estado de la carretera va cambiando. Desde el río hasta el primer cruce ha sido arreglado recientemente y está en perfectas condiciones, con unos 5,5 m. de ancho, señalización vertical y horizontal y sin arcenes. A partir de este punto y hasta el pueblo el estado del firme empeora notablemente. La travesía por Genalguacil es algo más estrecha, aunque transitable sin problemas.
Al poco de salir del pueblo, nos encontramos con una pista en buen estado y en ancho similar a la carretera, aunque con piedras sueltas que, sin impedirla, dificultarán la marcha en bici de carretera. El asfalto reaparece en el km. 14 y hasta el puerto está perfecto -excepto por algún socavón aislado- siendo de unos 5 m. de ancho y contando igualmente con señalización vertical y horizontal. Desde el puerto hasta el mirador el firme empeora y se estrecha a 3,5 m. Desaparece, además, la señalización horizontal, aunque se mantiene la vertical.
El tráfico es escaso, algo más numeroso hasta el pueblo y casi inexistente a partir del mismo.
Una subida tan larga como ésta cuenta con zonas sombreadas y zonas despejadas de vegetación. Sin embargo, parece que, a partir del pueblo, la vegetación es más abundante. Un pinar nos hará más agradable el ascenso en la segunda mitad de la subida hasta el puerto de Peñas Blancas y, finalmente, hasta el mirador de los Reales.


Fuentes: Hasta un total de cuatro fuentes hemos contado a lo largo del ascenso, sin tener en cuenta las que hay dentro de Genalguacil. La primera, justo a la salida del pueblo, lleva agua incluso en los meses estivales: las dos siguientes, en el km. 13 (al pasar el vado sobre el río Almarchal, a mano izquierda) y en el km. 15, están secas, por lo menos en verano Por lo que no conviene fiarse. La última, ya en la cima, no es potable. En cualquier caso en las distintas ventas o en el propio pueblo y en el refugio de la cima podemos repostar.


Comentario: Esta vertiente del Puerto de Peñas Blancas y, por tanto, de los Reales supera en dureza a su paralela de Jubrique y no desmerece, en nada, a su opuesta que asciende desde la costa.
Se trata de una subida muy larga, de más de 23 km. hasta el puerto y de casi 28 km. hasta el mirador. Si bien es verdad que cuenta con varios descansos, sobre todo con uno bastante largo después de Genalguacil, resulta más continuo en su dureza que la vertiente de Jubrique y cuenta con rampas más duras incluso que la de Estepona.
Ante el reto de ascender un puerto tan largo y tan exigente lo mejor es parcelarlo mentalmente para ir proponiéndonos una serie de metas más asequibles. Así, podemos dividirlo en cuatro partes: una primera hasta la salida del pueblo; una segunda hasta el vado sobre el arroyo del Quejigo; una tercera hasta el puerto de Peñas Blancas; y una última hasta el mirador de los Reales.

Primera parte: Hasta Genalguacil la nota predominante es el calor. Hay que tener en cuenta que estamos saliendo del fondo del valle y, aunque de vez en cuando algún árbol nos ofrece sombra, el sol aprieta de lo lindo. Pinos y eucaliptos en un principio irán cediendo terreno a castaños, encinas y quejigos posteriormente.
Alguna rampa supera el 10%, hecho que contribuirá, sin duda, a aumentar la sensación de agobio. Poco a poco, eso sí, nos iremos desperezando hasta alcanzar un buen ritmo de subida siempre en constante curveo.
Tras dejar atrás la Venta Las Cruces, después de unos cientos de metros, veremos por fin el pueblo de Genalguacil. Se trata de un hermoso y coqueto pueblo blanco de la Serranía de Ronda caracterizado principalmente por contar con una ingente cantidad de obras de arte expuestas indefinidamente en sus calles, fruto del encuentro anual de arte que se celebra en la localidad desde 1994. Cada rincón nos sorprende con algo distinto y genuino.
Y nosotros, en nuestra bici, no vamos a ser ajenos a ello, pues desde que entramos hasta que salimos nos toparemos con algunas de estas curiosas obras. Con el trámite, eso sí, de atravesar el pueblo por un fuerte repecho a más del 12 %.

Segunda parte: Al salir del pueblo cambiaremos el asfalto por una pista de tierra durante 7 km. Hasta llegar al río Almarchal vamos a gozar de un terreno favorable, casi siempre descendente, y con abundante sombra propiciada principalmente por enormes ejemplares de encinas. Tan sólo el estado del firme perturbará nuestro disfrute, pues en ningún momento podremos perder de vista el suelo para evitar tropiezos. En cualquier caso, aprovecharemos para recuperar fuerzas... nos queda lo peor.

Tercera parte: Atravesamos el río Almarchal por un vado de cemento y nos disponemos a afrontar el ascenso del puerto de Peñas Blancas. Hasta allí salvaremos algo más de 600 m. de desnivel en unos 10,5 km., por lo que la pendiente media se sitúa cercana al 6%.
Con todo, la pendiente media es lo de menos, pues la primera preocupación que hemos de tener es la de solventar el último km. de pista con fuertes pendientes y cuatro curvas de herradura que nos dificultarán el ascenso. Las piedrecillas sueltas y la tierra nos impiden ponernos de pie sobre la bicicleta y, sentados, tendremos que procurar mantener el equilibrio en unas rampas que sobrepasan el 15% por momentos.
Una estrecha vaguada a derechas da paso al asfalto, que no nos abandonará ya hasta la cima, y una última herradura a izquierdas nos lleva a una zona más suave a medida que nos adentramos en un pinar que nos acompañará durante la práctica totalidad del ascenso.
Hasta llegar al desvío del hotel restan algo menos de 5 km. de los cuales tan sólo dos nos volverán a poner en apuros, aunque las rampas rara vez superarán el 10%. Luego 1,5 km. prácticamente llano dará paso a los últimos 3 km. de ascenso hasta el puerto, donde nuevamente tendremos que retorcernos en rampas de dos dígitos y doblar una última y espectacular herradura antes de alcanzar el cruce donde se sitúa el puerto.

Cuarta parte: Una vez coronado Peñas Blancas bien merece la pena hacer un alto para disfrutar de la panorámica. Sorprende gratamente alcanzar la cumbre y divisar, repentinamente, el mar. Vamos tan absortos en nuestro esfuerzo que casi hemos olvidado que la gran explanada azul está allí mismo, justo detrás de la montaña. Las vistas del Valle del Genal también son impresionantes, indescriptibles.
Después de la paradita, continuamos el ascenso girando a nuestra derecha. Pasamos una barrera, siempre abierta, y la carretera se estrecha hasta poco más de 3 m. La dureza de estos últimos kilómetros se hace más llevadera por el encanto del entorno y las continuas curvas, a pesar de que las fuertes pendientes no son una excepción en este trecho final. Hay que notar que a partir de los 1180 m. de altitud aproximadamente aparecen los primeros pinsapos –especie de abeto autóctona de la serranía de Ronda- al abrigo del tupido pinar.

Al llegar al mirador vemos cómo la carretera sigue ascendiendo a nuestra derecha. En efecto la subida continúa hasta las antenas situadas en la cima del pico Reales, pero el asfalto, otrora ciclable, está completamente impracticable para la flaca a día de hoy. Una lástima, porque precisamente ese último km. y medio es el más duro de la subida, cuyo coeficiente se situaría aproximadamente en 295 de llegar a lo más alto.


Fotos:
Puente sobre el Genal. A la derecha la Venta San Juan:


Después del primer descansillo. Al fondo el cruce de Jubrique.


En los primeros km. de subida nos escoltarán distintos pueblos, como Algatocín y Benarrabá:


También la Sierra Crestellina nos acompañará en buena parte de nuestro recorrido:


Seguimos acercándonos Genalguacil. El piso deja mucho que desear:


Al llegar, atisbamos ya la cumbre del puerto... casi es mejor no mirar:


El cruce de la calle Estepona con un rampón impresionante. Aunque no se aprecia bien, el árbol donde está apoyada la bicicleta está tallado con los rostros de unos ancianos del lugar:


12,5%:


Curios mirador... al fondo la Sierra Crestellina:


El tramo de falso llano de la pista con el Pico Reales detrás:


Coronando un altillo después de una rampa sostenida al 8%:


Enormes encinas nos escoltan en este trecho:


Encaramos el descenso hasta el río Almarchal. Al fondo a la izquierda el puerto, a la derecha el pico Reales:


El vado sobre el río y la pista zigzagueando entre la arboleda:


La primera herradura:

Altimetrías de Puertos de Montaña
- APM -