CÓRDOBA EL MADROÑO
Arroyo de la Baja (Norte)
4895
visitas
Altitud: 509 m Distancia: 3,94 km Desnivel: 317 m Pendiente Media: 8 % Coeficiente: 88
 

Altigrafía y comentarios enviados por:
Miguel Baeza y Martín Cerván

 

Localización: En pleno corazón del Parque Natural de la Sierra de Hornachuelos, en un recodo –casi cola- del embalse de Bembézar, comienza esta corta, aunque dura, subida que os presentamos y que transcurre por la A-3151.


Especificaciones: Carretera en perfecto estado, con señalización vertical y horizontal, aunque carece de arcenes. Las sombras escasean durante los casi cuatro kilómetros de subida y el tráfico es prácticamente nulo.

Fuentes: No hemos observado ninguna durante la subida. Conviene surtirse de agua en el pueblo más cercano.

Comentario: En cualquier parte, donde uno menos se lo espera, aparece una subida bien pertrechada de rampas de dos dígitos, como dispuesta a poner en evidencia las dotes escaladoras del más preciado grimpeur.
Éste es, precisamente, el caso que nos ocupa. Con un primer kilómetro a más del 12% de media y máximas del 20%, El Madroño (no confundir con su homónimo costasoleño) supondrá una buena piedra de toque para los escaladores más diestros.
Afrontamos la subida después de un descenso -ya sea por bajar el propio puerto por donde hemos de subir, ya por venir desde Fuente Obejuna o alguna aldea cercana- y rápidamente nos topamos con el muro.
Encajonados en el fondo de un valle, justo donde un arroyo viene a desaguar en el Embalse del Bembézar, la carretera busca bruscamente dar salida a esa situación en pocos metros.
Es así como, tomando un giro paulatino hacia nuestra izquierda, con rampas que alcanzan ya el 15%, llegamos a una larga zona más o menos rectilínea y a media ladera donde la pendiente se va a situar casi siempre por encima del 15% durante unos 600 m.
Aquí no se puede hacer otra cosa que dar chepazos a uno y otro lado mientras tiramos de riñones. Bueno, eso y maldecir el momento en que has decidido montar un piñón demasiado pequeño para dar un “paseo” por la sierra cordobesa.
Al terminar el primer kilómetro nos encontraremos con un pequeño descanso en que las rampas suavizan y nos permiten un leve respiro. Sin embargo, vuelven a aparecer los dos dígitos que parecen negarse a dejarnos tranquilos tan pronto.
Tan sólo al alcanzar una curva de vaguada a derechas, encontramos el ansiado respiro. Nos quedan poco más de dos kilómetros en que la pendiente se mantendrá siempre cercana al 7% y a veces se disparará hasta el 10% o incluso cifras levemente superiores.
Aparece también en este punto la vegetación, principalmente compuesta por encinas y arbustos, que hará más llevadero el calvario. Y decimos calvario porque, a pesar de que ya ha pasado lo más exigente, las fuertes rampas nos han dejado tan atufadas las piernas que ahora no quieren respondernos. Las fuerzas se quedaron atrás, en alguna de esas rampas por donde hemos tenido a mal –incluso a peor- arrastrarnos miserablemente.
En estos momentos es cuando se hace necesario sacar a luz la raza de la que todo ciclista presume poseer y en mayor medida cuando volvemos a girar hacia la izquierda y ante nosotros vuelve a aparecer una nueva recta que, aunque no es ni mucho menos tan terrorífica como la anterior, nos deja psicológicamente tocados.
Luego de la mencionada recta nos adentramos en una zona de curveo. Incluso coronamos un pequeño collado que nos abre levemente la panorámica hacia el Este. Hasta que, no sin esfuerzo, llegamos a la cima del puerto a poco más de 500 m. de altitud.
Si decidimos seguir nuestra marcha nos encontraremos, después de un corto descenso, con otro kilómetro más de subida hasta Los Cabalgadero, cuya parte más alta no supera por muy poco la cima de El Madroño.
Y más adelante, de nuevo en bajada, llegamos al cruce de la CP-124 entre Las Navas de la Concepción (Sevilla) y Hornachuelos (Córdoba), en pleno corazón de la sierra, en las inmediaciones de la aldea de San Calixto, donde se ubica el Palacio del Marqués de Salinas, el Convento de las Carmelitas Descalzas (antiguo Monasterio de los Basilios del Tardón) y la Iglesia de Nuestra Señora de la Sierra de estilo neoclásico (construida en 1827 en el antiguo emplazamiento de la iglesia del Monasterio, posteriormente restaurada por el Marqués y declarada Monumento Histórico Artístico en 1995).
Si los reyes belgas, Balduino y Fabiola, decidieron pasar su luna de miel en este hermoso y tranquilo paraje, por algo sería.


Fotos:
Puente sobre el arroyo de la Baja:


Se inicia la subida con un cartel del 13% que nos avisa de lo que se nos avecina:


Comienza el recital de chepazos:




Y aún se pone más fea la cosa...


Cuando las rampas alcanzan el 20%:


¿Un descansillo?:


Y la carretera vuelve a situarse por encima del 10%:


Al llegar a la vaguada por fin encontramos una verdadera tregua:




La pendiente desciende:


Y la vegetación es algo más tupida:


Aquí podemos ver el primer y tremendo kilómetro y medio:


Al detalle las rampas más duras:


Volvemos a salir a una zona más abierta. Desde abajo:


Y desde arriba:


Aquí concluye un nuevo tramo al 10% justo cuando afrontamos los últimos 1.000 m. de ascensión:


Hemos cambiado de ladera y a partir de ahora el barranquillo queda a nuestra izquierda:


Cercanos a coronar aún habremos de sobrepasar un repecho al 12,5%:


Última curva:


Alcanzamos la cima:


Altimetrías de Puertos de Montaña
- APM -