BIZKAIA   VIVERO, EL   por   ZAMUDIO-SAN ANTOLÍN   9535 visitas   



Altitud: 415 m Distancia: 6,5 km Desnivel: 385 m % Medio: 5,92 % Coeficiente: 118

Altigrafía y comentarios enviados por Josemi Ochoa

cerrar


Localización: El inicio de esta ascensión está un tanto escondido y sin señalizar. Nos situamos en Derio, en la carretera N-637 que lleva a Zamudio. A la salida de Derio pasamos bajo la autovía Bilbao-Mungía. Exactamente medio km después, llegando a un altillo, hay una rotonda. Tomamos a la derecha hacia el polígono Ugaldeguren III pasando inmediatamente sobre las vías del tren. Al final de la calle giramos a la izquierda y cien metros después a la derecha. Ese es el punto de inicio. Como referencia, cien metros a nuestra espalda hay un apeadero de tren.


Especificaciones: Carretera algo estrecha, aunque suficiente para el cruce de dos vehículos, y sin señalización horizontal en los tres primeros km; luego hasta el final, carretera amplia, con señalización. El asfalto en perfectas condiciones durante toda la ascensión. Tráfico casi nulo hasta el km 3 y escaso hasta el final. Bastantes sombras aunque escasean en la parte más dura.


Fuentes: Tan solo una a la izquierda, a poco menos de un km para el final. Es algo ferruginosa, no demasiado, pero el agua está fresquísima.


Comentario: De todas las ascensiones asfaltadas al Vivero (y hay al menos seis), ésta sin duda es la más dura. Y lo es porque tiene un km tremendo por encima del 15%. Cuando presentamos la altigrafía de Elorriaga (Bizkaia), decíamos que tenía el que probablemente era el km asfaltado más duro de Euskadi. Pues bien: el segundo km de esta ascensión al Vivero es incluso más duro, aunque su coeficiente sea ligeramente inferior. Ello se debe a que queda desvirtuado un poco por un descansillo de unos 100 metros casi al final de dicho km. Si vemos el perfil, los primeros 500 m tienen una pendiente media del 18% y si contamos hasta los 900 m aún supera el 16%. Un infierno.
El inicio es muy suave y tras 300 m por zona industrial llegamos, tras una rampa al 8%, a un falso llano entre casas aisladas. Una minirampa al 12% nos dejará sobre un túnel del corredor del Txoriherri para, tras un mínimo descenso, comenzar con el calvario. Vemos 150 m de carretera que se va endureciendo hasta llegar al 20% en una curva, al final de la cual parece que la pendiente decrece. Pero es un espejismo. Seguiremos rondando el 18%. Luego otra curva, de nuevo la esperanza de un descanso y ¿qué nos encontramos?: el infierno, una pared al 22%. Si conseguimos superarla, yo tuve que echar pie a tierra para recuperar el resuello, tendremos un tramo en que la pendiente va decreciendo hasta el 15% hasta llegar junto a la ermita de San Antolín. Una visita a la misma será una buena disculpa para disimular nuestro agotamiento, ya que el panorama que vemos desde ese punto es desalentador: otra tremenda rampa de 200 m en la que volveremos a alcanzar el 20%. Superada ésta, un llano de 100m y una última rampa al 15% que ya nos parecerá casi un alivio ante la perspectiva de que se acaba el sufrimiento. La pendiente decrece considerablemente hasta que al final del tercer km llegamos al cruce con la carretera de Artxanda al Vivero, que tomaremos a la izquierda. De ahí al final tres km y medio de suave pendiente que nos parecerán un paseo. La ascensión termina en el punto en que nace a la izquierda una carreterilla sin salida que lleva a unas antenas. Si aún nos queda algo de fuerza, podemos intentar llegar a ellas. Hay otro medio km al 10% para alcanzarlas. Si queremos descender por otra ruta hasta el punto de inicio, podemos optar por seguir un km más adelante y tomar una carretera a la izquierda, junto a un parking, que nos llevará hasta Lezama. Allí tomaremos la carretera a la izquierda y en 3,5 km estaremos en el punto de partida.


Fotos:
Mapa de situación


Estamos situados sobre el túnel de la autovía. Tras esa bajadita comienza el calvario.


16 % - 18%. ¿Se suavizará la pendiente?...


...pues va a ser que no, porque aquí llegamos al 22%.


Mejor mirar a la derecha, a la ermita de San Antolín...


...porque si miramos lo que se nos viene encima, se nos va a caer el alma a los pies.


La ermita vista desde el caserío de la foto anterior.


El descansillo que da paso a la última rampa dura que se adivina al fondo.


El cruce con la carretera que viene de Artxanda.


La fuente, poco antes de coronar.


Las vistas de Bilbao y alrededores son magníficas.


Final de la ascensión. A la izquierda, la carreterilla que lleva a las antenas.





Altimetrías de Puertos de Montaña
- APM -