ALICANTE MISERAT-CHILLIBRE-EL CALVARIO   por   Pego   30108 visitas  
Distancia: 8,1 km Desnivel: 690 m % Medio: 8,52 % Altitud: 780 m Coeficiente: 246
 Ver símbolos  cerrar  Ver Foto 
Localización: En la carretera C-3318 entre Benidorm y Oliva, a su paso por la población de Pego, en la calle Mestre Berenger de dicha localidad, junto a una veterinaria, debemos tomar a mano izquierda la calle Saint Marc, que luego pasa a llamarse Saint Joan hasta llegar a la Calle Santa Teresa, donde cogeremos a la derecha hasta una plaza desde donde, a nuestra izquierda, nos dirigiremos hacia el cementerio que lo pasaremos por la derecha, en ligera bajada, para continuar nuestra ruta. Posteriormente, en el Km. 1,3 tomaremos la segunda entrada a la izquierda en dirección al Campo de Tiro. Al coronar en el Km. 7 la pista asfaltada de la derecha nos permite alcanzar el Pico Chillibre y la antena.

Especificaciones: En el comienzo de la ascensión el suelo se halla en buenas condiciones. Va a ser justo cuando la cosa se complica, al tomar en dirección al Campo de Tiro, cuando el asfalto se deteriore tremendamente en algunos tramos -asfalt dolent, llaman por allí-, y en especial poco antes de coronar en el alto de la desviación hacia la antena (donde debimos echar pie a tierra los menos hábiles durante unos 50 m. por el mal estado del suelo).Escasas sombras al inicio de la escalada y salvo algún vecino que acude a la huerta será difícil que encontremos algo de circulación.

Fuentes: Una en el punto de encuentro entre las carreras Saint Marc y Saint Joan, a mano derecha. Y otra más poco antes de llegar al cementerio.

Descripción: No tenemos ninguna duda de que el nombre más llamativo para este terrorífico puerto sería el del Calvario de Pego, y quien quiera puede quedarse con él. Aunque, en honor a la verdad, ese nombre está reservado exclusivamente al único tramo llano de la escalada, justo hasta el cementerio de la bella población de Pego, ya que toda la avenida que hacia allí se dirige está flanqueada por las catorce estaciones del Via Crucis. Pero el auténtico Via Crucis va a ser el que nos encontremos tras el breve descenso que iniciemos al llegar a la altura del Camposanto. Sin equivocarnos luego y tomando la que nos indica Camp de Tir, aún nos van a quedar unos 700 m. llevaderos antes de iniciar nuestro particular calvario en las rampas cercanas al 20% en algún punto según vamos trazando a duras penas tres curvas de herradura. Tras pasar junto a una casa y un mirador, una nueva curva a la izquierda nos va a mostrar un paisaje totalmente nuevo mientras recuperamos el aliento en un breve tramo de 300 m. casi llanos. La verdad es que vamos a poner poca atención en el panorama ya que la tremenda pared que se encuentra ante nuestros ojos va a reclamar todos nuestro sentidos, toda nuestra mentalización y, si sabemos rezar, también nos vendrá bien alguna ayuda exterior. Van a ser unos 250 m. pero todos ellos por encima del 18% y con un momento al ¡¡¡24%!!!. Si llegamos a la entrada al Campo de Tiro, el cartel nos va a recordar que existen otros deportes mucho menos exigentes. Si, con todo, aún estamos dispuestos a seguir, más nos vale relajarnos en los metros siguientes según atravesamos una bonita zona amesetada, el auténtico Miserat, llena de almendros y diversas huertas y granjas. De nuevo las rampas requerirán el máximo de nuestras menguadas fuerzas ya que otra vez se sitúan cercanas al 20%, por lo menos un par de veces antes de llegar al cruce hacia la antena. Desde ese punto el último kilómetro va a ser lo que en términos tenístico-televisivos llamaban “mortal de necesidad” porque, si no morimos del brutal esfuerzo, es muy posible que lo hagamos al subir desfallecidos y desviarnos un pelín de nuestra ruta hacia los precipicios que hemos remontado en la escalada y que ahora queda a nuestra derecha. Si sobrevivimos, Amparo y sus perros Chispa y Spike nos darán cumplida bienvenida tras un postrero muro al 20% hasta alcanzar el Puesto de Vigilancia y la antena. Y nos mostrarán gustosos, ella con sus palabras y ellos con sus cabriolas (o ladridos, depende cómo nos vean llegar), el espléndido panorama que se ofrece a nuestros ojos, que alcanzarán a divisar a lo lejos Cullera, Gandía, Valencia y hasta Ibiza, en días muy despejados. Si queremos que las personas queridas puedan gozar de semejante espectáculo, más nos vale repetir la ascensión … en coche. Y si hemos fallecido en el intento siempre nos quedará el consuelo de descansar eternamente en el Calvario (el cementerio) de Pego. R.I.P.

Mapa situación:



La mayoría de los mapas están obtenidos del MAPA DE CARRETERAS editado por el Ministerio de Fomento o de Google Maps