BURGOS NEILA, LAGUNAS DE   por   Villavelayo   52837 visitas  
Distancia: 19,7 km Desnivel: 939 m % Medio: 4,77 % Altitud: 1872 m Coeficiente: 246
 Ver símbolos  cerrar
Localización: En la LR-113 entre Nájera y Salas de los Infantes deberemos tomar a mano izquierda, a la altura del pueblo de Villavelayo, la LR-334 que pasa a denominarse BU-822 al entrar en la provincia de Burgos.

Especificaciones: El suelo se halla en buen estado, con señalización horizontal en algún tramo y sin ninguna sombra. El tráfico es prácticamente testimonial.

Fuentes: Hay una en el Km 9 pasada el A.R. de La Cerrada, y otra más en el pueblo de Neila.

Descripción: Esta vertiente con inicio riojano se ha convertido en los últimos años en la subida habitual a las Lagunas, aumentando así tanto la distancia total como el coeficiente de dificultad de la ascensión. En un puente sobre el río Neila o Najerilla damos comienzo a nuestra altimetría para transitar durante más de diez kilómetros por una ruta muy llevadera que nos sirve de calentamiento para el terrorífico final que nos aguarda. Los kilómetros se suceden en un continuo falso llano que apenas si en algún momento alcanza el 6% de pendiente máxima puntual. Esta suavidad del recorrido nos hace disfrutar de un paisaje con un encanto especial que poco a poco va encajonándose en el valle del río, adquiriendo en la Foz de la Cerrada su punto de mayor estrechamiento. Nada ni nadie viene a alterar el sosiego de la ruta y de esta manera nuestro pedaleo va ganando paulatinamente en intensidad para compensar la escasa dificultad del trazado. Pero, insistimos, ¡ojo con las confianzas exageradas! Pronto llegaremos al precioso pueblo de Neila, antigua villa realenga, cabeza de Cañada Real y con un representante en el Honrado Concejo de la Mesta. Fruto de este pasado esplendoroso aún permanecen en pie algunas casas solariegas, con sus escudos empotrados en la piedra, aunque lo más significativo del pueblo es precisamente la visita a la cueva de donde surge el río que nos va acompañando desde que hemos comenzado nuestra ruta, el que lleva el nombre del pueblo que le da origen y que otros llaman Najerilla. Todas estas sugerencias son para que los menos decididos tengan una buena excusa y puedan entretenerse en un paseo por el núcleo urbano y perder así la rueda de los más fuertes. Más les vale, porque a partir de este punto la pendiente va adquiriendo paulatinamente un grado cada vez más alto de exigencia hasta superar en varios centenares de metros el 10% incluso antes de alcanzar el Collado a 1404 m de altitud. Esta es una nueva ocasión para seguir nuestro camino hacia Quintanar de la Sierra como hace la mayor parte de los participantes en la ya célebre Marcha Cicloturista que todos los veranos se organiza con final en las Lagunas. Si nos sentimos con las suficientes fuerzas podemos lanzarnos a la aventura, sabiendo que los 4 km siguientes van a ponernos a cada uno en nuestro sitio. En ellos apenas si vamos a encontrar un leve momento de reposo en la rotonda de acceso al Portón que da paso al último tramo de la subida. Hasta ese punto 2,5 km en que la pendiente no desciende nunca del 10%, superando el 15% en varios momentos: ¡ahí es nada! El breve descanso citado es otro momento idóneo para retirarnos de la empresa si no nos sentimos lo suficientemente motivados, porque los mil quinientos metros últimos nos darán la puntilla definitiva en caso de que no dispongamos del desarrollo suficiente para afrontar una empresa de tal envergadura. Las rampas alcanzan en una herradura derecha el 17% y aún tendremos por delante el último kilómetro para sufrir de lo lindo esperando sólo el momento de llegar a las Lagunas y, ahora sí, disfrutar de uno de los entornos más sorprendentes -aunque de origen artificial- que se pueden hallar en la montaña burgalesa. Las diversas lagunas son un buen reclamo para el turismo, lo que ha hecho que se corte al tráfico motorizado el acceso a la zona donde tranquilas y apacibles se ubican las laguna más altas hasta alcanzar, por pista de tierra, la Laguna Negra donde acaba nuestro paseo. Al llamarlo paseo nos referimos, claro está, a este tramo final tras dejar atrás el maravilloso panorama que se divisa desde el Mirador de San Francisco y acercarnos por terreno llano al pie del Pico Campiña que se erige en el punto culminante de esta Sierra de Neila enfrentada en majestuosidad a la cercana Demanda y su monte rey, el San Lorenzo. El que se atreva a llamar paseo a esta ascensión descrita o no ha subido en su vida o está sencillamente loco.

Mapa situación:



La mayoría de los mapas están obtenidos del MAPA DE CARRETERAS editado por el Ministerio de Fomento o de Google Maps