GIPUZKOA SANTIAGOMENDI   por   Astigarraga   19280 visitas  
Distancia: 2,5 km Desnivel: 290 m % Medio: 11,6 % Altitud: 298 m Coeficiente: 115
 Ver símbolos  cerrar  Ver Foto 

Escalada habitual en diversas pruebas ciclistas en las proximidades de la capital guipuzcoana y en la que, es de suponer, todos los corredores que vayan a disputar acaben asfixiados por las tremendas rampas de esta ascensión.

Localización: En la entrada a Astigarraga viniendo desde Hernani debemos tomar a la derecha, frente al restaurante Txingurri, en dirección al Polideportivo municipal y continuar ascendiendo hacia Sandio.

Especificaciones: Suelo hormigonado en los tramos más duros y con buen asfalto en los restantes, también duros. Sombras abundantes y sólo podremos encontrarnos con algún vehículo que sube a ese barrio o a la ermita, como nosotros.

Fuentes: Una a la derecha nada más atravesar las casas del barrio de Sandio.

Descripción: Santiago es una advocación tradicional en los pueblos vascos por su relación con el camino de la costa que se dirigía a Compostela, lo que ha hecho multiplicarse las ermitas que al apóstol se le dedican en estas tierras; asimismo multitud de pueblos celebran sus fiestas en el día del hijo del Zebedeo.
Este es el caso que nos ocupa en Astigarraga, villa famosa por otras razones bien diferentes a las cicloturistas. No, no son los dos kilómetros y medio de la subida a Santiagomendi los que atraen a muchos de nosotros hasta esta localidad sino la fama de sus reconocidas sidrerías, ya que presume de poseer la mejor sidra del mundo. Muchos seríamos los que estaríamos encantados de poder degustar a la vez la “sidrina” asturiana y daríamos gustosos una opinión imparcial por ese disputado título mundial. ¿A que sí? La primera noticia documental del cultivo de manzanas en este pueblo con un clima tan apropiado para ello se remonta al lejano año de 1104. Leemos en la web municipal lo siguiente: “Antiguamente, todos los caseríos tenían su manzanal y muchos de ellos su lagar, con el que elaboraban sidra para el consumo familiar. Por otro lado al ser consumida en lugares públicos, pasó a ser una faceta más del modo de vida tradicional. Su elaboración y consumo, decayó a mediados del siglo XX, debido al abandono del caserío y a la aparición en el mercado de nuevas bebidas. Hoy en día, la actividad sidrera, entre lo tradicional y lo industrial, se encuentra en plena expansión ante la floreciente popularidad que ha adquirido la asistencia a los establecimientos donde se elabora”. El nombre de Astigarraga hace, en cambio, referencia a ser “lugar de arces” (astigar en euskera) y así se le denomina a este municipio situado a orillas del Urumea entre los montes de Txoritokieta y el de Santiagomendi. Es en este último lugar donde se ubica una ermita original del siglo XIII y tradicionalmente ha sido considerada como la primitiva parroquia de la población que, posteriormente, fijó su capital en la zona baja en la iglesia de Nª Sª de Murgia, más cerca de donde los señores de ese nombre cobraban el paso del vado del río en Ergobia.
No deberemos pagar hoy ninguna cantidad por situarnos al pie de una subida impresionante que hará fracasar a quien no se enfrente a ella en plenitud de facultades y con el desarrollo adecuado. El primer kilómetro es el más duro con rampas de hasta un 21% mientras vamos trazando una herradura tras otra sobre el hormigón rayado que se nos agarra a la rueda como queriendo impedir su avance. Son 600 m interminables con una media superior al 14% que no nos dejan respirar en condiciones hasta que no entramos en el barrio de Sandio: aprovechemos bien esos doscientos metros para recuperar el aliento y, si nos sentimos con fuerzas, atrevámonos a seguir adelante. Las rampas vuelven a acercarse peligrosamente a ese fatídico 20% pero en esta segunda mitad de la escalada se alternan con algún ligero descanso (lo que no quiere decir que sea llano) para no asfixiarnos del todo. Pero, ¡ojo!, que la rampa final que da acceso a la ermita (reconstruida en el XVIII) vuelve a superar ese 20% y justo nos permite soltar el pie de la cala al entrar en la explanad del alto a casi 300 m de altitud. Es poca, ¿verdad?, pero os parecerá un 2000 al alcance sólo de los buenos escaladores.
En la cima podremos disfrutar del impresionante paisaje de valles y montañas que se contempla en derredor y descansar en las mesas del Área Recreativa que allí se encuentran. Los pricipales montes de Euskadi están a la vista: el Sollube, Oiz, Aizkorri, Ernio y la Peñas de Aia, entre otro muchos que aparecen reseñados en un cartel explicativo muy a propósito. Es un buen sistema para recuperar el aliento.

Mapa situación:



La mayoría de los mapas están obtenidos del MAPA DE CARRETERAS editado por el Ministerio de Fomento o de Google Maps