ASTURIAS CRUZ DE LINARES   por   Proaza   21709 visitas  
Distancia: 7,1 km Desnivel: 637 m % Medio: 8,97 % Altitud: 845 m Coeficiente: 196
 Ver símbolos  cerrar  Ver Foto 
Localización: Es una pista asfaltada vecinal que abandona la AS-228, poco después de Proaza por la derecha para dirigirse a Sograndio y continuar en ascenso hasta la antena de la Cruz de Linares.

Especificaciones: Se trata de una carretera muy estrecha, aunque en buenas condiciones y sin señalización horizontal. Mucha sombra que va desapareciendo a medida que ganamos altura y sin nada de tráfico, en especial a partir del núcleo de Linares.

Fuentes: Hay una nada más pasar Sograndio, a la izquierda. Y otras dos, juntas, un kilómetro antes de la cima.

Descripción: Esta novedosa ascensión puede llegar a ser una escalada habitual en etapas de cualquier prueba ciclista asturiana, ya que por ambas vertientes -ésta que comienza en Proaza y la de San Andrés, más al norte- reúne la suficiente dureza como para convertirse en una auténtica encerrona que, con absoluta seguridad, rompería cualquier pelotón profesional. Empezamos por mostraros la altigrafía de la primera de ellas, la de Proaza, el concejo principal del valle del Trubia.
El área montañosa en la que se adentra está formada por una serie de cordales muy desarrollados y perpendiculares a la Cordillera Cantábrica, abriéndose camino entre ellos el río citado que dibuja hermosas vegas en su trayecto. Se origina de este modo una orografía con grandes diferencias en la que podemos observar suaves vegas y empinadas pendientes. Más del 60% del terreno tiene una altitud mayor a los 400 metros, y aproximadamente un 16% es la extensión que supera los 1.200 metros.
Tan singular relieve provoca diversidades climáticas respecto a la zona en que nos encontremos, bien sea en las zonas altas del concejo o en sus valles, siendo más benévolo el tiempo en estas últimas, con inviernos más templados y veranos cálidos y secos. También es destacable en esa zona baja la abundancia de nieblas. Conviene, pues, tener en cuenta estos aspectos a la hora de planificar nuestra salida en bicicleta, para no vernos sorprendidos por el malévolo Nuberu.
No encontraréis grandes monumentos artísticos en el valle, aunque se tiene constancia cierta de poblamientos prehistóricos y de épocas prerromanas. Y alguna torre medieval en Proaza nos recuerda la lucha que mantuvo durante dos años el conde Gonzalo de Pelaez contra el rey Alfonso VII en el siglo XII.
Fue esta localidad de propiedad eclesiástica, hasta que consiguió liberarse de esa pertenencia en el reinado de Felipe II. Por su parte, Linares, coto señorial de caza, no se incorporó a Proaza hasta bien entrada la decimonovena centuria. Y basta de datos de información turística: vamos a lo nuestro.
Como decíamos, esta escalada está llamada a ser lugar de grandes gestas ciclistas a nada que los organizadores de carreras le den la oportunidad que sin duda merece. Baste con echar un vistazo a los datos generales, desde la pendiente media al coeficiente de dificultad para entender que no estamos hablando de ninguna tachuelilla de tres al cuarto.
Los cuatro kilómetros iniciales son de asustar a los más valientes que, o disponen del desarrollo adecuado o pueden acabar pagando cara su osadía echando pie a tierra. Todas esas herraduras y las continuas rampas del 14% y hasta el 17% no dejan indiferente a ningún aficionado a las grandes aventuras en bici de carretera, como es nuestro caso. Especialmente el kilómetro que va buscando el camino entre las casas de Sograndio es el más terrorífico de toda la ascensión, lo que, unido a que puede haber algún vecino acechando nuestro paso, nos obliga a un esfuerzo sobrehumano para no vernos humillados por esas rampas mortales. No les vamos a dar ese placer, ¿verdad?
Viene luego un tramo más llevadero hasta que empezamos a ver la antena en lo más alto de la sierra, pero ni así debemos caer en confianzas excesivas, ya que alguna zona de descanso se ve enseguida perturbada por una rampa con dos cifras de nuevo. Y así, sin especiales novedades salvo la espectacularidad del panorama que se brinda a nuestros extasiados ojos, concluiremos nuestro descubrimiento de una de las subidas más interesantes que se pueden encontrar en Asturias. Y si le encontramos interés dentro de esta tierra de tantísimas escaladas de postín, imaginad lo que sucedería si la situáramos en cualquier otra provincia española: ya tendríamos el lugar de entrenamiento ideal para quien quiera preparar una marcha cicloturista de esas que tanta pasión provoca.

Mapa situación:



La mayoría de los mapas están obtenidos del MAPA DE CARRETERAS editado por el Ministerio de Fomento o de Google Maps