FARRAPONA, LA por  Somiedo

 Generar PDF imprimible    Ver Foto 
Distancia: 18,7 km Desnivel: 1079 m % Medio: 5,76 % Altitud: 1708 m Coeficiente: 240

 Ver símbolos 

Localización: Es la SD-1 que sube a Veigas, Arbellales y Saliencia desde la AS-227. El cruce está situado a la altura del Embalse de la Malva, unos 4 km antes de llegar a Pola de Somiedo, si vamos remontando el valle.

Especificaciones: La carretera por la que ascenderemos cambia de estado varias veces. Desde el comienzo hasta Villarín tiene dos carriles, es ancha, y está bien asfaltada. Desde ahí hasta Saliencia, se estrecha prácticamente a un sólo carril, con el asfalto rugoso y por momentos muy deteriorado, por lo que habrá que tener cuidado tanto en un tramo de descenso que encontraremos, como a la vuelta. A partir de Saliencia nos quedarán 7 km que han sido recientemente arreglados. El tráfico es escaso, si bien en verano encontraremos algún turista.

Fuentes: Si bien fuentes propiamente dichas sólo las encontraremos a partir de Saliencia, podremos avituallarnos en algunos de los pueblos que cruzaremos, como Veigas o el mismo Saliencia, donde existen bares.

Descripción: Para subir a La Farrapona, partiremos de la carretera que remonta el valle desde Belmonte de Miranda al Puerto de Somiedo, a la altura de la Central Hidroeléctrica de la Malva. Se trata de un cruce debidamente señalizado. Comenzaremos nuestro pedaleo atravesando un corto túnel sin iluminar pero ancho y sin ningún peligro. Poco a poco vamos ganando altura aunque la pendiente, por el momento, no nos exige demasiado y además el río Saliencia a nuestra derecha y el Cordal de la Mesa, a la izquierda, nos distraerán de nuestro esfuerzo. Alguna rampa aislada que llega al 10% y varios tramos de falso llano o incluso descendente nos acercan a los pueblos de Veigas, primero, y Villarín, después, donde podremos avituallarnos.
En este segundo núcleo la carretera cambia radicalmente: ya no están delimitados los dos carriles, el asfalto se vuelve rugoso, de ese que “se agarra” y encontraremos muchos baches, aunque el paisaje sigue siendo espléndido mientras la carretera serpentea entre las montañas, dirigiéndonos hacia el valle de Saliencia. A medida que nos acerquemos al siguiente pueblo, Arbellales, tendremos que superar el primer tramo exigente, casi 2 km al 8% de pendiente media con picos por encima del 10%, y muchos baches que nos obligarán a extremar las precauciones cuando llegue el momento del descenso, en el que un par de curvas de herradura (la segunda a la altura del pueblo), nos servirán para variar un poco nuestro punto de vista, contemplar parte del trayecto recorrido y ganar altura rápidamente. Poco después de esta curva coronamos un pequeño alto y afrontaremos un descenso rápido y peligroso, tanto por lo estrecho de la carretera como por el estado de la misma, plagada de baches y gravilla. Otro corto repecho nos lleva a Endriga y desde aquí un falso llano, siempre ascendente, nos conduce a Saliencia, el último de los pueblos que atravesaremos en esta subida y en el que nos podremos avituallar.
A partir de Saliencia la carretera mejora sustancialmente: sigue siendo muy estrecha pero el asfalto es reciente, lo cual nos facilitará en parte lo que nos queda de ascensión, que es el tramo más duro. Hace apenas unos años, la carretera se terminaba en este pueblo, y hasta el alto sólo había una pista de tierra. Sin embargo, el afán por captar un mayor número de turistas hizo que se asfaltara con el fin de facilitar el acceso a los lagos. Justo a la salida de Saliencia hay un pequeño espacio a la orilla del río con bancos y una fuente donde merece la pena descansar y deleitarse con el paisaje, contemplando las montañas que nos acompañarán en este tramo final, algunas de las cuales ya están por encima de los 2.000 m dotando a esta subida de un halo de “alta montaña” que se encuentra en pocos lugares de Asturias. La dureza se irá ganando paulatinamente, ya que la carretera se va empinando más y más de manera progresiva. En el primer kilómetro atravesaremos alguna braña donde encontraremos teitos, construcciones que ya habremos contemplado en algunos de los pueblos que hemos atravesado para llegar hasta aquí. Una vez la pendiente se sitúe en torno al 8-9% pocas veces bajará de esa cifra, aunque lo más duro será el trazado rectilíneo, que nos hará tener la sensación de estar clavados y no avanzar, mientras el Picu Muñón nos contempla, silencioso. Este trazado seguirá durante más de 3 km, en los que existen tramos francamente duros, sin que nos podamos marcar ningún objetivo cercano aparente, más allá de un camino que contemplamos, muy lejos aún, y que une La Farrapona con el primero de los lagos. Poco a poco, sin embargo, nos acercaremos a este camino y podremos adivinar ya el lugar donde se encuentra el alto. Aparecerán además varias curvas de herradura que nos harán disfrutar de un entorno privilegiado y contemplar gran parte de los últimos kilómetros de ascensión. Llegados a este punto, en función de la época del año en que estemos, tendremos que tener cuidado con las heladas, ya que en el trazado de la carretera hay zonas muy sombrías donde no llega el sol. Tras la cuarta y última herradura nos encontraremos a la altura del camino que citábamos anteriormente y no tardaremos en contemplar, cercano ya, el Alto de La Farrapona, punto culminante de nuestra ruta. Hasta aquí, han sido más de 18 km de ascensión: todo un coloso cuya visita puede ampliarse acercándonos hasta el primer lago. Estamos en el punto más cercano al cielo en toda Asturias al que se puede acceder en bici de carretera.

Mapa situación:


La mayoría de los mapas están obtenidos del MAPA DE CARRETERAS editado por el Ministerio de Fomento o de Google Maps

Visitas: 40609     Close