PONTEVEDRA COTO REDONDO   por   Marín-Pardavila   5347 visitas  
Distancia: 11,45 km Desnivel: 519 m % Medio: 4,53 % Altitud: 523 m Coeficiente: 90
 Ver símbolos  cerrar  Ver Foto 

Datos obtenidos y facilitados por Josemi Ochoa

Localización: Partimos de la rotonda existente junto a la entrada de la Escuela Naval y Militar de Marín. Con la puerta principal a nuestra espalda, tomamos la calle Jaime Janer que unos metros después gira a la derecha para atravesar Marín, convirtiéndose en la PO-313.

Especificaciones: Carretera amplia, con buen firme, arcén y señalización horizontal hasta el desvío en el km 4,4. Aquí desaparece el arcén, pero continúa el buen firme y la señalización hasta rebasar el área recreativa del lago. El último km y medio es una carretera estrecha, sin señalización y con el firme un tanto deteriorado. Sombras abundantes y un cierto tráfico en los cuatro primeros km, que desaparece al tomar el cruce hacia el lago.

Fuentes: Una al inicio en el parque que queda a nuestra izquierda. Aunque no las hemos visto, los carteles anuncian que hay fuentes en el área recreativa del Lago Castiñeiras.

Descripción: La zona donde hoy se asienta Marín, estuvo habitada desde el Neolítico, como lo demuestran los dólmenes, petroglifos, ánforas y monedas romanas o castros celtas encontrados en las cercanías. No parece que fueron asentamientos importantes, aunque no hay constancia documental de los mismos hasta el año 1.600, donde se recoge que apenas eran cincuenta los habitantes de este lugar, cuando hoy cuenta con más de 25.000. No hay por tanto reseñas históricas demasiado antiguas sobre la localidad. Marín se asienta en un lugar privilegiado, disponiendo de puertos pesquero, comercial y militar, donde se asienta la conocida Escuela Naval. Posee además media docena de cuidadas playas y zonas de paseo por sus montes, entre las que destaca el área acondicionada del Lago Castiñeiras, por donde pasaremos en nuestra ascensión.
Ésta comienza frente a la Escuela Naval, para atravesar el casco urbano en dirección a Moaña, por la PO-313. El primer km es eminentemente urbano, sin mayor pendiente y deberemos prestar una cierta atención al tráfico. Llegados al km 1,5, encontramos un cruce a la izquierda, donde hay indicadores hacia el lago por ambos lados. Preguntamos cual de los trayectos era el más duro y nos dijeron que siguiésemos por la carretera principal. Error: es más duro si seguimos por la izquierda. Son algo menos de ocho km (uno con pendiente media del 11%), que dan un coeficiente de 134. Además, está perfectamente señalizado: solo hay que estar atento a los indicadores que marcan hacia el lago. Claro que todo esto lo vimos al descender.
Seguimos pues la ruta indicada por la carretera principal, entrando en una zona de pendiente sostenida entre el 6% y 7% hasta llegar a una rotonda en el km 3,4. Nos encontramos con un km suave hasta llegar al km 4,5, donde debemos tomar un cruce (señalizado) a la izquierda. Si hasta aquí hemos circulado por terreno semiurbano, con casas dispersas y pequeños barrios, el panorama va a dar un cambio radical. Entramos de lleno en bosque, que nos acompañará hasta el final. Bosque reforestado de pinos y eucaliptos, que darán paso a especies autóctonas, aunque también replantadas, al llegar al área de Castiñeiras. Nada más dejar la carretera principal, nos topamos con una fuerte rampa que comienza con un 15% de pendiente y que no bajará de los dos dígitos hasta después de 200 metros. Viene luego un km con una pendiente que fluctúa por tramos, con una media del 7%. Finalizando el sexto km, encontramos otra dura rampa, similar a la anterior, con una herradura por medio. Desde allí, hasta el lago Castiñeiras, tendremos tres km con continuos cambios de perfil (incluido algún corto descenso), que son poco más que un falso llano. Al llegar al lago seguiremos por la derecha, bordeando el área recreativa, llegando al final del km diez a un cruce, donde seguiremos de frente por una estrecha carretera. De ahí a la cumbre, no hay pérdida. Una primera parte de una cierta exigencia, que llega al 10% y un tramo final más cómodo nos dejan en el parking del mirador. Mirador que es una especie de torre, a la que tendremos que subir si queremos tener vistas espectaculares de las rías de Vigo y Pontevedra. De otro modo, la vegetación apenas nos dejará atisbarlas ligeramente.

ver más fotos


Mapa situación:



La mayoría de los mapas están obtenidos del MAPA DE CARRETERAS editado por el Ministerio de Fomento o de Google Maps