ASTURIAS MARAVIO   por   San Pedro   19777 visitas  
Distancia: 19,4 km Desnivel: 910 m % Medio: 4,69 % Altitud: 1050 m Coeficiente: 217
 Ver símbolos  cerrar  Ver Foto 
Localización: Es la carretera que une Grado con Teverga, tras pasar por San Pedro de los Burros, El Llanón y Villabre, capital esta última de Yernes y Tameza.

Especificaciones: Hasta Villabre, carretera suficientemente ancha y en buen estado. Hay cierto peligro en un punto: justo antes del cruce con la carretera que baja de Yernes nos encontramos dos túneles estrechos y sin iluminar, pero muy cortos. A partir de Villabre el asfalto empeora mucho, aparecen muchos baches y hay mucha gravilla suelta. Esto, unido a la fuerte pendiente, obliga a extremar las precauciones sobre todo al bajar. El tráfico es escaso a lo largo de toda la subida y más a medida que vamos acercándonos al alto.

Fuentes: Existe una en Villabre: si en lugar de subir directos hacia el Maravio nos desviamos hacia el pueblo, no habrá que recorrer más de 100 m para llegar hasta ella. Si bien durante la subida atravesaremos varios pueblos, conviene no hacerse ilusiones sobre avituallarse en ellos ya que por su pequeño tamaño no existen bares. Además, el bar que había en El Llanón ahora se encuentra cerrado.

Descripción: El Puerto del Maravio ya es conocido por los aficionados al deporte del pedal por haber sido transitado por la Vuelta en el año 2002 en la etapa del Angliru. Fijaos que el nombre aparece en plural, “puertos”, y es que nos hallamos ante una ascensión que es mucho más que un puerto, con sus 3 posibles vertientes y las mil posibilidades de enlace con cada una de ellas. Pese a que su comienzo por la vertiente norte está situado en San Pedro de los Burros, cerca de Grado, si venimos del alto de la Corredoria, nos ahorraremos los 7 primeros kilómetros, muy llevaderos, salvo uno con una pendiente media del 7%. Nosotros lo hacemos en esta ocasión desde El Llanón, donde la carretera nos conduce hasta el río Cubia a través de 1,5 km de descenso. Una vez atravesado el puente que separa ambos márgenes del río, en el par de casas de Vega Villaldín comenzaremos la ascensión al Maravio.
Al principio la pendiente se sitúa entre un 5 y un 6% por lo que no ofrece especiales dificultades, más allá de lo cansados que hayamos llegado a este punto. El hecho de estar cobijados por lo árboles recuerda en parte al comienzo de La Corredoria, aunque el asfalto no está en tan buen estado. Poco a poco vamos avanzando. Tenemos la ladera de la montaña a nuestra derecha y un quitamiedos de piedra nos separa del fondo del valle. Entramos en una parte muy bonita de la ascensión. Dos pequeños túneles, muy estrechos y sin iluminar pero sin mayor peligro, le dan un toque aún más pintoresco al paisaje. Sobre las montañas que tenemos a nuestra izquierda podemos divisar, muy alta y prácticamente colgada como un balcón de la montaña, la carretera que viene de Yernes. Dejamos atrás dicho cruce y nos acercamos a Villabre, capital del concejo de Yernes y Tameza. Los kilómetros que vamos atravesando no tienen pendientes especialmente duras pero terminan por hacerse largos. Poco a poco vemos cómo el valle se va abriendo y llegamos al cruce con esta localidad. debidamente señalizado, que nos indica la ruta a seguir para continuar hacia el Puerto del Maravio.
La carretera cambia radicalmente y, pese a que sigue siendo ancha, el asfalto pierde bastante calidad. Empezamos a encontrarnos también fuertes pendientes, que alcanzan su clímax en una recta al 17% que desemboca en una curva de herradura hacia la derecha que nos cambia totalmente de orientación. La pendiente mantiene su dureza y a esta herradura le sigue otra que vuelve a dirigirnos hacia el sur. Tras esta segunda curva de herradura, la cuesta nos da un respiro y se sitúa en torno al 6%, algo que se agradece ya que desde Villabre hasta aquí habremos tenido que superar 2 km con una pendiente media en torno al 11%. Sin embargo, la carretera sigue estando en no muy buen estado. Deberemos recordarlo si optamos por descender por aquí.
Los árboles desaparecen y entramos en una zona mucho más abierta. Todo parece indicar que estamos ya muy cerca del alto y que hemos superado lo peor pero la realidad es que nos restan todavía unos kilómetros para coronar y que durante los mismos habremos de superar constantes rampas por encima del 10% a las que siguen tramos más favorables. Pero no todo van a ser malas noticias: no tardamos en llegar a un punto en que se contempla todo el valle que hemos dejado abajo: Villabre, la carretera del Maravio, una pista que sube a una antena cercana... y frente a nosotros, vigilante, el Pico Caldoveiro contempla nuestro pedaleo desde sus más de 1300 m.
Poco a poco vamos avanzando y en un momento dado llegamos a un primer alto, justo antes de una bifurcación: estamos en el punto más alto de la subida y hacia la derecha bajaríamos hacia Teverga por la vertiente de Villamayor. Nosotros continuaremos por la misma carretera. La parte alta de este puerto es, al igual que en el Alto de la Corredoria, una especie de “meseta” que atravesaremos gracias a una sucesión de toboganes, que en algunos casos esconden rampas realmente duras por encima del 10% y nos llevan finalmente a la Ermita de Santa Ana, lugar donde comienza el descenso hacia Teverga por la vertiente tradicional. Las vistas desde aquí son magníficas y nos dará la sensación de que tenemos todo el territorio a nuestro alcance. No nos confiemos y midamos bien nuestras fuerzas porque si continuamos hasta Teverga cualquier ruta que nos lleve de vuelta a casa puede ser nuestra tumba.

Mapa situación:



La mayoría de los mapas están obtenidos del MAPA DE CARRETERAS editado por el Ministerio de Fomento o de Google Maps