OTRAS EL VINO   por   Villeta   33946 visitas  
Distancia: 41,5 km Desnivel: 2061 m % Medio: 4,97 % Altitud: 2863 m Coeficiente: 365
 Ver símbolos  cerrar  Ver Foto 

Datos y fotos obtenidos por Gustavo Duncan y Asier Bilbao

Localización: La subida del Vino se encuentra localizada en la cordillera oriental, al noroccidente de Bogotá, sobre la carretera que sale hacia la Costa Caribe y en sentido inverso que sube desde el Río Magdalena. Arranca del municipio de Villeta y llega hasta el altiplano cundiboyacense.

Especificaciones: Carretera nacional de dos y tres carriles con buen asfalto y señalización horizontal. Tráfico fluido. Los domingos y festivos se hacen presente numerosos cicloturistas y ciclistas sub-23 y de élite de equipos como GW-Shimano, UNE Orbitel y Colombia es Pasión.
buy levitra online


Fuentes: Existen varías fuentes, sobre todo en las partes altas de la subida, pero algunas parecen estar contaminadas. A lo largo de la carretera y en la cima es fácil conseguir agua, zumos de frutas frescas y demás bebidas.

Descripción: La dificultad de este puerto no radica en los grandes porcentajes de sus rampas, sino en su extensión. Las cifras lo dicen todo: más de 40 kilómetros de pedaleo y más de 2,000 metros de desnivel. En realidad se trata de una seguidilla de puertos muy constantes, con pendientes por encima del 6%, intercalados con descansos donde la pendiente fluctúa entre el 2% y 4%. El comienzo podría situarse en las afueras del municipio de Villeta entre continuos ‘subes y bajas’ que en un momento dado dan lugar a los cinco primeros kilómetros del puerto, los que apenas superan el 2%. Luego vienen dos tramos de subida de 1.5 y 2 kilómetros que anteceden al sector de ascenso más continuado. Se trata de siete kilómetros y medios al 6.55%, con un remate final que supera el 7%, y que además, después de un tramo de descanso continúa con un par de kilómetros que en momentos superan el 9%, la parte más empinada del puerto en medio del clima hirviente y húmedo del bosque tropical. De nuevo otro trayecto de descanso, -si es que las pendientes entre el 4 y el 5% pueden considerarse descanso (foto 1)-, para encarar 2.5 kilómetros al 6,5% (foto 2). El tramo finaliza con una amplia herradura que nos ofrece las vistas de los escarpados desfiladeros de los Andes (foto 3) al lado izquierdo de la carretera y al lado derecho el municipio de La Vega a 600 metros por debajo de donde estamos. Esta vez apenas habrá tiempo de recuperar energías para otro tramo de tres kilómetros a más del 6% de pendiente (foto 4), que incluye la última de las amplias herraduras del puerto (foto 5). Al final de la herradura podremos ver el paisaje por donde hemos ascendido (foto 6). El siguiente descanso es un poco más largo (foto 7) y servirá para afrontar la última parte de la subida: dos tramos que suman 8 kilómetros a más del 6% (foto 8) con algunas puntas al 8%, separados por un leve descenso de 500 metros. Luego de tanto subir y subir (foto 9) el remate del puerto se nos va a hacer eterno (foto 10). El clima también va a cambiar. Es normal durante la ascensión pasar del sopor del trópico a la lluvia y la niebla, para luego estar en medio de ese sol inclemente que quema el aire por encima de los dos mil metros de altura. La última recta tiene ese sabor especial del esfuerzo cumplido (foto 11) y nos lleva a un puesto de comida popular (fritanga colombiana: chorizos, morcillas, plátano, carne, arepas, yuca, papas, en fin, todo frito) donde los ciclistas de turno discuten sus proezas (foto 12) y sus pájaras (foto 13) y un letrero con el nombre del Alto del Vino nos enorgullece de tantos kilómetros y sufrimientos (foto 14). La vertiente que viene de Bogotá es mucho más suave porque apenas salva un desnivel de 200 metros en poco más de 4 kilómetros. No es tan exigente pero los domingos se llena de ciclistas (foto 15).

Fotos:































Mapa situación:



Los mapas de Francia están obtenidos de viamichelin.com o de Google Maps