BIZKAIA MUNIOZGUREN
Bolibar
4265
visitas
Altitud: 544 m Distancia: 5,65 km Desnivel: 421 m Pendiente Media: 7,45 % Coeficiente: 143
 

Altigrafía y comentarios enviados por:
Josemi Ochoa

 

Localización: Al final del descenso del alto de Trabakua en dirección a Markina, se encuentra el barrio de Iruzubieta, en el cual nace la BI-2224 hacia Munitibar y Gernika. Es el punto de inicio de la ascensión.


Mapa de situación

Especificaciones: Carretera amplia, perfectamente asfaltada y con señalización horizontal hasta el cruce a Ziortza, después de Bolibar. A partir de ahí, durante un km, la carretera se estrecha y desaparece la señalización central, aunque el asfalto se mantiene en buen estado. Poco después de finalizar el tercer km, dejamos la carretera asfaltada, para seguir por una pista hormigonada, de unos tres metros de anchura, que presenta un firme perfecto, liso y sin ninguna irregularidad. Sombras casi continuas en la parte más dura. Solo existe un escaso tráfico hasta Bolibar, desapareciendo a tomar el desvío hacia Ziortza.

Fuentes: Una en Bolibar, en la fachada del ayuntamiento. Una segunda, a la izquierda frente a una casa, al final del tercer km.

Comentario: Preciosa, desconocida y dura ascensión que transcurre por el corazón verde de Bizkaia. Se trata de una de las zonas de la provincia con menor densidad poblacional, enclavada en la ladera norte del monte Oiz, lo que le confiere un verdor impresionante, simbiosis perfecta de un conjunto de prados, caseríos y espesos bosques mezcla de especies autóctonas y otras reforestadas, fundamentalmente pinos y abetos. En la parte final de esta ascensión estaremos inmersos en un tupido bosque, que casi parece una selva. Lástima que no podamos disfrutar plenamente de ello, al tener que emplear todos nuestros recursos en superar las durísimas rampas.
Los dos km iniciales hasta Bolibar, son un cómodo paseo junto al cauce del pequeño río Markola, hasta superar esta histórica localidad por un pequeño repecho. Nada más rebasar la última casa, tenemos que ir a la izquierda hacia Ziortza, primero por un mínimo descenso, que da paso a un km al 6% de media, por el fondo de un valle. Al llegar a una curva de vaguada, tenemos que abandonar la carretera, continuando por la pista hormigonada que se ve de frente. Llegan ahora dos km con una pendiente media del 13%, si bien disponen de tres cortas zonas de menos de 200 metros al 6-8%, que nos servirán para bajar un poco las pulsaciones. La rampa más dura la encontraremos en la parte final del quinto km, con 300 metros a casi el 20% de media y dos herraduras seguidas, pendiente que oscila entre el 17% y el 22%. Aquí, o llevamos tercer plato, o hay que ser un superclase para superarla sin echar pie a tierra. Doscientos metros antes del final, hay una curva cerrada a la izquierda y el terreno se abre entre prados, para dejarnos un cómodo ascenso hasta el caserío Muniozguren, hoy convertido en restaurante especializado en cordero, que ellos mismos o los vecinos crían por la zona. Desde allí tendremos unas buenas vistas en todas direcciones, aunque la mejor sin duda es la del Oiz que queda a nuestras espaldas. Sin embargo, esta ladera es de triste recuerdo, ya que fue por ella, en febrero de 1985, donde se hizo pedazos un avión de Iberia tras colisionar con una antena de la cumbre, ocasionando la muerte a sus 148 ocupantes. Los restos del aparato llegaron a tan solo unos cientos de metros de este caserío, siendo su propietario el primero en llegar a ellos. Volviendo a lo nuestro, podemos optar por descender por donde hemos subido, o hacerlo por la otra vertiente, que nos lleva hasta el alto de Trabakúa, desde donde un vertiginoso descenso, se llega fácilmente a los 80 km/h, nos lleva al punto de inicio en Iruzubieta.

Fotos:

Cruce de inicio en Iruzubieta. Tomamos dirección Munitibar-Gernika.


Al principio, cómodo paseo por el fondo del valle. En esta foto, con el Oiz al fondo.


Pasando junto a la plaza de Bolibar.


A la salida de Bolibar tomamos este cruce a la izquierda, hacia Ziortza.


Entramos en otro pequeño valle.


Al llegar a esta curva de vaguada y puente, seguimos de frente por la pista hormigonada.


Inmersos en un mar de vegetación.


Esto será una constante hasta el final.


En alguna zona más abierta, tendremos el Oiz como punto de mira.


Más de lo mismo. En las fotos no se ve la pendiente, pero en pocos puntos bajamos del 12%.


Aquí comienza la parte más dura. En 300 metros no bajaremos del 17%.


Las dos durísimas herraduras enlazadas.


Parecía imposible, pero el bosque se cierra aún más.


Tras una curva a izquierdas, se abre el panorama y disminuye la pendiente.


Este sí es el típico paisaje de la zona.


El final, junto al caserío-restaurante de la derecha.


La vista hacia el Oiz.


Otra bonita vista.


Altimetrías de Puertos de Montaña
- APM -