BIZKAIA CAMPA HAFADE
Orduña
2760
visitas
Altitud: 471 m Distancia: 3,77 km Desnivel: 194 m Pendiente Media: 5,15 % Coeficiente: 36
 

Altigrafía y comentarios enviados por:
Josemi Ochoa

 

Localización: Desde Amurrio, seguimos la A-625 (luego BI-625) hacia Orduña. A la entrada de esta localidad nos encontramos con una primera rotonda, en la que situamos el inicio del ascenso. Nos dirigimos a la derecha, hacia el casco de la localidad.


Mapa de situación y detalle del paso por Orduña.

Especificaciones: El inicio, a través del casco de Orduña, presenta calles con un adoquinado reciente, que no es muy molesto, si bien se puede evitar yendo por el centro o por las aceras, que están al mismo nivel de la calle. Después, carretera amplia, con señalización horizontal, hasta el santuario de La Antigua. A partir de aquí se estrecha un poco y desaparece la señalización central. El asfalto, perfecto. Bastantes sombras, excepto en el último km y escaso tráfico.

Fuentes: Una, frente a nosotros, en el km 0,5 al final de la última calle estrecha. Una segunda, después del paso sobre el ferrocarril, también a la derecha. Y una tercera a la izquierda, superado el segundo km, al otro lado de un caserío.

Comentario: La ladera norte de la Sierra Salvada, entre los puertos de Orduña y Peña Angulo, esconde una serie de pequeños pueblos, enclavados en un espectacular paisaje, a los que se llega a través de carreteras locales en buen estado. Altamente recomendable la visita a esta apartada zona, especialmente en otoño, donde la paleta de colores de la vegetación, especialmente de las hayas que cubren buena parte de la ladera, nos van a dejar imágenes inolvidables. Y por qué no, en invierno, cuando la nieve cubre la parte alta de la sierra, que supera los mil metros de altitud. Otro gran espectáculo.
En este caso, nuestro punto de partida será la histórica localidad de Orduña, núcleo vizcaíno incrustado en terreno alavés. Orduña es la única localidad de Bizkaia que puede presumir del título de “ciudad”, otorgado por Enrique IV en 1467. Y es que este amplio valle, habitado desde muy antiguo, fue punto neurálgico de paso hacia la meseta, principalmente en el comercio de la lana con el norte de Europa. En los siglos XVI y XVII, Orduña adquirió una enorme importancia económica, que culminó a finales del XVIII con el establecimiento de la Aduana en la ciudad. Posteriormente, sucesivas guerras y el traslado de la aduana a la costa, trajeron consigo la pérdida de los fueros y privilegios de los que gozaba. En la actualidad, es una localidad apenas tocada por la industria, manteniendo intactos sus recursos histórico-patrimoniales. Enclavada en un entorno único, es visita obligada para quien no conozca su casco histórico que estuvo amurallado, con siete puertas de entrada, de las que tan solo se conserva una, junto al ayuntamiento. Mención especial merece la porticada Plaza de los Fueros, con los edificios de la Aduana y ayuntamiento, entre otros. La iglesia-fortaleza gótica de Santa María, una serie de palacios de diversos estilos y sus estrechas calles medievales, son igualmente puntos de obligada visita. Finalmente, comentar que en Orduña nació el conquistador Juan de Garay, fundador de las ciudades de Santa Fe y Buenos Aires, donde existe una estatua suya frente a la Casa Rosada.
A este alto, también se lo conoce como Las Campas o Larregaña. Respecto a la ruta, un tanto enrevesada por las calles de Orduña, deberemos hacer caso a las señales de tráfico, hasta llegar a la fuente sita junto al edificio de Aduanas, en el km 0,5. Allí giramos a la derecha, para volver a la izquierda cien metros después. Al de otros cincuenta metros, tomamos a la derecha la arbolada avenida de La Antigua, que nos lleva hasta el santuario tras pasar, en un pequeño badén, sobre las vías del ferrocarril. Ahí encontramos el tramo más duro, 300 metros al 9% de media con puntas del 12%, hasta llegar a una herradura. En este tramo habremos tenido como faro el monumento a la virgen, situado en lo alto de la peña a casi mil metros de altitud. Tras un corto tramo suave, entramos en medio km al 8% mantenido, a través de bosque, hasta llegar a un área recreativa conocida como Fuente la Teta. Aquí el terreno se abre a través de pastizales, la pendiente baja un poco, y hasta el alto disfrutaremos de las vistas de la sierra a nuestra izquierda, con las rocosas puntas de Peña Redonda y Tologorri.

Fotos:

En esta rotonda se inicia el ascenso. Vamos hacia el centro de la localidad.


Hasta hace no muchos años, ésta era la única carretera. Un semáforo daba paso alternativo por el centro. Un suplicio. En la señal, giramos a la derecha.


Una calle típica. En la primera que vemos, giramos a la izquierda. Antes ha habido otras prohibidas.


Vamos siguiendo las direcciones “salida de la ciudad”, hasta este cruce que indica hacia el santuario.


Seguimos por esta avenida arbolada.


Paso sobre el ferrocarril. En lo alto, el monumento a la virgen.


A la izquierda se ve el inicio de la rampa más dura.


Pasando junto al santuario de La Antigua.


Un tramo de bosque.


Una recta, antes de salir a terreno más abierto.


El paisaje, espléndido, como podéis ver.


El alto. Por la izquierda, una carretera sin salida lleva al barrio de Lendoño de Arriba.


Altimetrías de Puertos de Montaña
- APM -