BIZKAIA PORTILLO, COLLADO DEL
Trucíos
2650
visitas
Altitud: 427 m Distancia: 3,25 km Desnivel: 282 m Pendiente Media: 8,68 % Coeficiente: 78
 

Altigrafía y comentarios enviados por:
Josemi Ochoa

 

Localización: Comienzo en el municipio vizcaíno de Trucíos, en la carretera que une el enclave cántabro de Villaverde con el municipio, también cántabro, de Guriezo hasta llegar a la N-634 en El Pontarrón. Esta carretera en Villaverde es la CA-153, pasa a ser la BI-2617 al llegar a Bizkaia y termina siendo la CA-151. Nos situamos en el núcleo principal de Trucíos, conocido como La Iglesia. Desde su iglesia, situada en un pequeño cambio de rasante, nos dirigimos en dirección sur hacia Villaverde. Tras medio km, llegando a las últimas casas, encontramos a la izquierda una pequeña entrada, paralela a la carretera, con una tremenda rampa. Ese es el punto de inicio.


Mapas de situación, general y detallado.

Especificaciones: Hasta la ermita, carretera estrecha, sin señalización y con asfalto rugoso. A partir de ahí, pista de hormigón en perfecto estado, de unos tres metros de anchura. El último medio km vuelve a ser carretera estrecha asfaltada en muy buenas condiciones. Sombras abundantes, que pueden hacer que la parte dura inicial se mantenga húmeda, lo que nos obligará a subir sentados. De tráfico, ni hablamos.

Fuentes: Una cien metros antes del inicio, en un parquecillo a la derecha. Otra en el área recreativa de la ermita de San Roke.

Comentario: Hemos encontrado esta ascensión haciéndola en sentido descendente, ya que de otro modo es muy difícil dar con ella, pues su inicio pasa totalmente desapercibido, careciendo de indicación alguna. Esperemos que las indicaciones dadas más arriba sean suficientes para encontrar dicho inicio sin problemas.
El comienzo es durísimo, con más de medio km al 14,5% de pendiente media. Lo peor está en la rampa inicial que sobrepasa el 20%. Poco antes de llegar a la ermita, encontramos a la izquierda un curioso reloj de sol con una no menos curiosa inscripción que reza más o menos así: “el reloj marca las horas, pero solo Dios fija la hora”. Junto a la ermita, otra curiosidad. Una bonita plaza de toros de piedra, algo que se repite en varios barrios de esta zona. Después de la ermita de San Roke, un pequeño llano para recuperar pulsaciones y nos metemos de lleno en un tupido bosque, en su mayor parte de pinos. Ya no tendremos más dificultades que alguna mínima rampa, pero la pendiente media se mantendrá por encima del 8% hasta poco antes del final, junto al caserío Vistalegre, al que llegamos tras un pequeño tobogán. Un corto tramo en descenso nos lleva hasta un cruce de carreteras desde donde podemos descender hacia Traslaviña o hacia Villaverde, por el barrio de Traslosheros. Son interesantes las vistas desde el alto, hacia los montes de Ordunte y las sierras de Hornijo y Valnera, reducto de los colosos cántabros de La Sía, Lunada o Estacas de Trueba.


Fotos:
Inicio en esta durísima rampa.


Tras la semiherradura que viene a continuación, la pendiente se mantiene .


Luego va disminuyendo, pero se mantiene por encima de los dos dígitos.


Zona sombría y con bastante hoja en el suelo. La adherencia es muy baja con tiempo húmedo.


Llegando al final del asfalto.


La curiosa y cuidada plaza de toros, junto a la ermita.


La ermita de San Roke. El camino que seguimos no es el que se ve, sino el que pasa tras ella.


Junto a la ermita, comienza el firme de hormigón. Aquí pasando junto al área recreativa.


Entramos en el bosque, al principio bastante variado.


Bosque que al poco pasa a ser pinar.


Al final del mismo vuelve el asfalto y alguna corta rampa seria.


Llegando al lugar conocido como collado del Portillo.


Finaliza la ascensión.


Una vista hacia el oeste.



Altimetrías de Puertos de Montaña
- APM -