JAÉN PORTILLO BOCA DEL ÁLAMO
río Víboras (Huertas Nuevas)
3216
visitas
Altitud: 939 m Distancia: 4,83 km Desnivel: 380 m Pendiente Media: 7,9 % Coeficiente: 103
 

Altigrafía y comentarios enviados por:
Miguel Baeza y Martín Cerván

 

Localización: Nos encontramos en pleno corazón de la Sierra Sur de Jaén, para comenzar la subida en el puente sobre el río Víboras y pedalear por el camino rural de Hoyo Piedra, que nos conduce hacia Castillo de Locubín.


Especificaciones: Carretera de unos 4 m. de ancho con buen asfalto, aunque rugoso. Carece de señalización vertical y horizontal, así como de sombras en casi la totalidad del ascenso.
El tráfico no será un problema habitualmente, ya que rodaremos por carreteras bastante tranquilas.

Fuentes: No hemos observado ninguna durante la subida, pero sí que conocemos un par de ellas en las cercanías. La primera, si se viene desde Fuensanta de Martos, está al poco de tomar la carretera de Vadohornillo. La segunda, más a mano, está varios cientos de metros después de coronar el puerto, ya en su descenso camino de Castillo de Locubín.

Comentario: El Portillo Boca del Álamo podemos definirlo como la clásica encerrona de esta comarca serrana de Jaén. Se trata de un puerto cortito, que apenas sí aparece en algunos mapas, por lo que podríamos decir que “no existe”, y con unas rampas que, caso de pillarnos desprevenidos, acabarán por tumbarnos sin piedad.
El inicio de esta vertiente (el puerto cuenta con otro par más) lo encontramos al sur de Fuensanta de Martos continuando la carreterilla que nos lleva a Vadohornillo y, desde aquí, hasta Castillo de Locubín. Ésta primera carretera tiene tramos algo más deteriorados, aunque no plantea problema alguno para transitarlo con la bici de carretera.
Una vez alcanzamos el puente, la carretera del puerto mejora ostensiblemente, lo cual nos impide comprender su ausencia en los mapas usuales.
Cruzamos el río Víboras, sin indicación alguna que nos lo confirme, y tras un primer giro a derechas, la carretera traza una perfecta curva de herradura y la carretera se inclina, al punto se enlazan otro par más y, definitivamente en ese momento la pendiente se dispara… 15%, aquí no hay engaño, con un primer kilómetro por encima del 11% no caben sorpresas y, por si fuera poco, aún nos toparemos con porcentajes más altos.
En sentido más o menos rectilíneo pasamos junto a unos riscos de piedra que prácticamente será la única alternativa al olivar que veamos en todo el ascenso. Unos cientos de metros después, una herradura a derechas y nos damos de bruces con una rampa al 20%, aunque por suerte, al poco encontraremos un primer y agradecido respiro.
Llegamos a Huertas Nuevas, un conjunto de cortijillos dispersos junto a la carretera, y retomamos el ascenso. Se van a seguir, a continuación, una serie de hasta cuatro herraduras, la primera muy amplia a derechas, en que la pendiente no sólo no baja del doble dígito, sino que se alcanza puntualmente el 20%. Por lo menos vamos entretenidos con el curveo… con algo hay que consolarse.
Torcida la última de estas cuatro herraduras, un repecho mantenido del 15% dará paso paulatinamente a un descansillo que, sin contar con descenso, nos permitirá recuperarnos de los esfuerzos previos. Y es que llevábamos sólo dos km. de subida y el corazón parecía estar a punto de salirse por la boca.
De nuevo otro par de paellas se suceden con pendiente más que considerable para salir a una larga recta que concluye en un altillo.
Este nuevo descansillo, más reconfortante que los anteriores tanto por su longitud como por su pendiente negativa, nos lleva hacia otra aldea similar a la anterior, La Mezquita, formada por unas pocas cortijadas.
Tras el descansillo encaramos la parte final del ascenso, salpicada –como no podía ser de otra manera- de rampas de entidad, buscando el collado que se abre ya ante nuestros ojos.
Poco antes de coronar dejaremos a la derecha el camino rural que, aunque no cuenta con indicación, se dirige hacia Alcaudete (vía puerto de Ahíllos) o Fuensanta de Martos (vía Vadohornillo) a través de otra vertiente de este bonito Portillo Boca del Álamo.
Finalmente, tras un último repecho que roza el 10%, la cuesta va cediendo hasta que culminamos en el cambio de rasante, junto a una pista de tierra, a 939 m. de altitud.


Fotos:
La carretera trepa trazando un par de herraduras. Se trata del kilómetro inicial:


Tercera herradura del puerto… no podemos relajarnos:


Una de las zonas más duras, después de Huertas Nuevas:


Tras distintos descansillos, retornan las rampas y hacia atrás se abre la panorámica:


Tramo final del ascenso con las sierras de la Pandera y de la Martina como telón de fondo:


Vemos el tramo final del puerto desde el cruce de la vertiente de Alcaudete:


El puerto se corona en el cambio de rasante:


Agradecemos, como siempre, a Francisco J. García González la cesión de sus fotografías.


Altimetrías de Puertos de Montaña
- APM -