ALICANTE COLLADO SACAREST
Finestrat
5050
visitas
Altitud: 714 m Distancia: 7,13 km Desnivel: 450 m Pendiente Media: 6,3 % Coeficiente: 140
 

Altigrafía y comentarios enviados por:
Guillem de Vera

 

Localización: Finestrat se encuentra a unos diez kilómetros de La Vila Joiosa y de Benidorm, desde donde podemos llegar por las carreteras CV-759 y CV-767 respectivamente. Una vez en Finestrat nos dirigiremos a la CV-758 que atraviesa el pueblo en dirección este–oeste. Desde allí nos dirigimos hacia la Font del Molí, donde cogemos una pista asfaltada que, rodeando el Puig Campana, nos llevará hasta nuestro objetivo.

Collado Sacarest - Localización

Especificaciones: Pista estrecha (unos 4m) sin señalización horizontal. El asfalto es bueno, quizá algo más rugoso entre los km 3,8 y 4,6. A partir del km 5,5 tenemos un tramo de unos 600m donde el asfalto ha desaparecido casi por completo y el firme irregular presenta muchas piedras sueltas. La pendiente en este tramo es muy fuerte, resultando especialmente complicado superarlo sin desmontar. El tráfico es escaso en todo el recorrido e inexistente a partir de la barrera del km 6,1.

Fuentes: La Font del Molí, a 1km del inicio, mana abundante agua. En el pueblo de Finestrat, justo al inicio de la ruta a mano izquierda, hay otra fuente.

Comentario: Ascenderemos hasta el Collado Sacarest (714m), que es uno de los muchos que rodean el Puig Campana (1408m). Hemos dado a esta ascensión el nombre del lugar exacto donde finaliza (Collado Sacarest), pero bien podríamos haberla llamado Puig Campana, ya que, siendo la emblemática cumbre alicantina inalcanzable sobre las dos ruedas, ascenderemos hasta el punto asfaltado más cercano a ella. La ascensión presenta tres partes bien diferenciadas. Una primera parte de unos 2,3km de cierta dureza, en la que la pendiente media se sitúa en el 7,6%. Una segunda parte más tranquila, de unos 3km, donde apenas ganaremos 40m de altitud pero que no es llana, si no que es un continuo sube y baja de rampas cortas pero fuertes. El hueso de la ascensión queda reservado para la tercera parte, de unos 1,7km al 13,5%, resultando especialmente complicado un tramo de unos 300m al 16% sobre firme muy malo. Para iniciar la ascensión nos situamos en la CV-758 a su paso por Finestrat. Dejando a mano izquierda la dirección Sella y Relleu y a mano derecha la dirección La Nucía, tomamos la Av./ Reverendo Maximiliano López Escudero, siguiendo el indicador azul que reza “Punt d’Informació Font del Molí”. Hay un bar a cada lado de la calle, y en el lado de la izquierda hay una fuente del año 1914 con una cabeza de león. Desde el principio ascenderemos con buena pendiente entre chalets a ambos lados de la carretera, hasta llegar a la Font del Molí tras un kilómetro de ascensión. Antes de llegar ya se nos harán visibles las imponentes paredes verticales de roca caliza del Puig Campana y el estrecho canchal o “pedrera” por donde suben los senderista hacia la cima. Además de la fuente (a mano derecha), encontraremos aquí un bar y un aparcamiento que los fines de semana se llena con los coches de los senderistas y escaladores que acuden a la escarpada montaña. A partir de aquí, la calzada se estrecha hasta unos 4m y la señalización horizontal desaparece. Continuaremos por la pista asfaltada afrontando una rampa al 16%. Aproximadamente en el km 2,3 finalizamos la primera parte de la ascensión en un cambio de rasante tras el que se nos hará visible Els Castellets, una afilada cresta rocosa de planta semicircular que se extiende ante nosotros y a la que nos dirigimos. Detrás observamos Aitana (1557m), con los radares militares en su cumbre. Continuamos entre pinos bordeando la montaña de forma piramidal en una zona que ahora alterna subidas y bajadas cortas pero de hasta el 15% en alguna ocasión. En el km 3,76 el asfalto se torna más rugoso, pero solo durante 770m, hasta llegar a un cruce donde debemos girar a la derecha afrontando un fuerte repecho (si continuásemos recto, siguiendo la señal de “residencia canina”, volveríamos a Finestrat por la CV-758). Unos 160m después, todavía en pleno repecho, sale a la derecha una carretera que obviamos y que nos llevaría en fuerte ascensión al Mas de l’Oficial (1km asfaltado al 13% más medio km llano de tierra). No nos molestaremos en visitarlo porque más adelante tendremos ocasión de observar esta masía desde arriba. Superado este repecho viene un tramo llano de unos 600m que da fin a la segunda parte de la ascensión. Poco después de una curva en vaguada nos encontraremos a los pies de la pared caliza de Els Castellets y aquí es donde empieza la última y más dura parte de la ascensión. Poco después de empezada la ascensión pasamos junto a una casa de campo y de repente desaparece el asfalto. El firme se hace irregular y de tierra con muchas piedras sueltas. Del asfalto original sólo quedan algunos vestigios que no nos serán de utilidad. La irregularidad del firme, sumada a la fuerte pendiente, dificultará la progresión de forma considerable. Tras una curva de herradura, la pendiente crece aún más y deberemos afrontar un tramo rectilíneo de unos 300m realmente duro que llega al 20% sobre firme todavía muy deteriorado. Seguramente nuestros jadeos nos impedirán oír las voces de los escaladores que tenemos literalmente colgados sobre nuestras cabezas en la pared caliza de Els Castellets, junto a la que nos encontramos. Pero el suplicio tiene su fin y la bendición viene en forma de asfalto en el km 6,13. En el extraño y loable caso de que hayamos superado el tramo de tierra sin desmontar, nos veremos obligados a hacerlo al llegar al asfalto, ya que una barrera que reza “Sacarest” corta el paso a los vehículos a motor. Sorteada la barrera, nos será difícil reiniciar la marcha, ya que aquí la pendiente continúa rondando la segunda decena. Nos queda aproximadamente 1km al 13% para el final. Nos esforzaremos mientras disfrutamos de las vistas. Al otro lado del profundo barranco veremos el Mas de l’Oficial por debajo de nosotros y, por encima, la imponente cumbre del Puig Campana. No existe ningún cartel indicador al final de la ruta, pero el hecho de que cese la pendiente y desaparezca el asfalto hará evidente que hemos llegado al Collado Sacarest. Si queremos llegar al Mas de Sacarest, que podemos observar a mano izquierda entre los pinos, lo haremos continuando por la pista de tierra (1,3km con escasa pendiente), ahora con mejor firme que el que superamos anteriormente. En cualquier caso regresaremos por donde hemos venido y disfrutaremos de uno de los descensos con mejores vistas de la provincia de Alicante. El profundo barranco entre escarpadas montañas, la vista del mar al fondo y la estrecha pista de asfalto impecable con mucha pendiente y pocas curvas nos darán la sensación de estar volando. Y más vale que tengamos la maneta del freno controlada si no queremos volar de verdad.


Altimetrías de Puertos de Montaña
- APM -