SEVILLA LAS MONJAS
Lora del Río
4271
visitas
Altitud: 375 m Distancia: 9,47 km Desnivel: 332 m Pendiente Media: 3,5 % Coeficiente: 49
 

Altigrafía y comentarios enviados por:
Miguel Baeza y Martín Cerván

 

Localización: En el mismo pueblo de Lora del Río, tomamos un cruce en dirección a Constantina por la A-455. A un kilómetro del cruce aproximadamente dará comienzo la ascensión.

Especificaciones: El firme está impecable, pues ha poco que fue reasfaltado e incluso se mejoró el trazado de la carretera. Posee señalización vertical y horizontal y el ancho de su arcén permite rodar a un solo ciclista, aunque el tráfico es exiguo y no tendremos problemas con los vehículos de motor. Las sombras escasean durante todo el trayecto.


Fuentes: No se ha observado ninguna durante la ascensión, por lo que conviene abastecerse de agua en Lora.

Comentario: "Que allá por el año 1700 a. C. los tartesios se asentaron en la Mesa de Setefilla, a escasos kilómetros de nuestro punto de partida, es suficiente dato para hacerse una idea del abolengo histórico de la romana Axati, centro productor de aceite de primer orden, o la posteriormente musulmana Lawra, posición estratégica de defensa entre Córdoba y Sevilla. Son, como vemos, varios los milenios transcurridos y múltiples las culturas que se asentaron aquí, junto al Guadalquivir -que en época romana era navegable hasta Córdoba y, por tanto, más allá de Lora- y a los pies de la Sierra Morena, a medio camino entre las dos capitales regadas por las aguas del río, pero no será hasta el siglo XVIII cuando Lora del Río alcance su máximo esplendor y ello lo vemos reflejado en la construcción de importantes edificios públicos (Ayuntamiento), religiosos (Iglesia de Jesús) e incluso privados (Casa de las Columnas y Casa de los Leones).
Si vienes hasta aquí en coche o en tren, puedes y debes dar un paseo por el “Corazón de la Vega” –como reza en un cartel a la entrada del pueblo- y disfrutar de sus encantos, pero si, como nosotros, has escogido la flaca como medio de transporte, tal vez sea mejor que lo dejes para otro día y que ruedes unos kilómetros en dirección Norte para disfrutar de esta preciosa ascensión que te permitirá gozar de unas excelentes panorámicas del valle del Guadalquivir.
A un kilómetro de Lora la carretera comienza a picar hacia arriba y podremos apreciarlo no sólo en nuestras piernas, sino también con nuestros ojos, pues veremos cómo en una larga recta la carretera se ensancha con un nuevo carril para vehículos pesados, hecho que se mantendrá y que se repetirá en las zonas con más pendiente del puerto. Al tomar una curva a izquierdas vemos que la cosa es un poco más seria de lo que podía parecer en un principio, porque las rampas no sólo continúan, sino que incrementan su dureza hasta alcanzar algún pico superior al 8%. No obstante, se trata de una subida escalonada, con mucha zona de descanso y, de hecho, después del tercer kilómetro, vamos a atravesar un tramo de falso llano ascendente durante cuatro mil metros que nos permitirá coger fuelle.
Es momento de dar unos sorbos, comer un poco y de disfrutar del entorno: múltiples cortijos con sus rebaños de ovejas o sus vacadas y una foresta de encinas, eucaliptos y algunos jóvenes pinos de repoblación, además de la ya mencionada panorámica sobre el valle del Guadalquivir.
Afrontamos el último tramo con la vista al frente del Cortijo de las Monjas, antigua construcción con alberca, contrafuertes y una espadaña de tres vanos que da nombre a la ascensión y nos anuncia que el fin de la misma se acerca. Salvamos, pues, este último repecho que nuevamente sobrepasa el 8% de pendiente y, una vez que dejamos a nuestra izquierda el cortijo, la carretera irá suavizando poco a poco hasta que coronemos un kilómetro y medio después.


Fotos:
En el arroyo de Churre iniciamos el ascenso:


A nuestra derecha, la Vega del Guadalquivir:


El carril lento es claro indicador de que pasamos por un tramo con cierta dureza:


En el tercer km. se alcanzan máximas del 8%:


Abajo, entre la bruma, el Valle del Guadalquivir:


En el tramo intermedio del puerto un largo descansillo nos permite recuperarnos:


Pedaleamos siempre rodeados de encinas:


Aunque algunos pinos también tienen presencia:


Próximos al Cortijo de las Monjas, la pendiente vuelve a incrementarse:


Un nuevo pico al 8% es todo lo que da de sí esta cuesta:


Aunque después del Cortijo seguimos ascendiendo durante un trecho:


Un último esfuerzo:


Y coronamos a la par que se pierde el carril lento:


Altimetrías de Puertos de Montaña
- APM -