SEVILLA CASTILLO DE CONSTANTINA
Constantina
5281
visitas
Altitud: 592 m Distancia: 4,2 km Desnivel: 105 m Pendiente Media: 2,5 % Coeficiente: 15
 

Altigrafía y comentarios enviados por:
Miguel Baeza y Martín Cerván

 

Localización: Comenzamos la subida en una rotonda donde se cruza la A-455 con la A-452 (que va en dirección a El Pedroso). Nosotros nos dirigimos hacia Constantina y una vez dentro, callejeando, seguimos las indicaciones hacia el castillo.

Especificaciones: El estado de la carretera varía por tramos. Así, comenzamos por una carretera con buen asfalto, pero durante la travesía de Constantina se va a alternar con adoquín y en la salida del pueblo con cemento. Al atravesar la valla, en la primera curva de herradura, retornamos al asfalto, pero en este caso muy rugoso y descarnado. En cuanto a la señalización nos encontramos con lo mismo, es decir, ésta variará según los tramos. Sólo encontraremos sombras entre las casas del pueblo y en las herraduras que discurren entre eucaliptos.

Fuentes: No se ha observado fuente alguna, aunque gran parte del trayecto lo realizamos en travesía y podemos refrescarnos en cualquier bar.

Comentario: "Constantina está vinculada en su origen a la explotación de las minas de cobre y plata que se ubican a pocos kilómetros del pueblo (como, por ejemplo, las del Cerro del Hierro). Según las fuentes escritas hubo una primitiva ocupación celta y los documentos arqueológicos han revelado, además, un contacto comercial con fenicios y la presencia púnica. Sin embargo, Constantina debió desarrollarse principalmente en época romana como atestiguan su nombre de tradición latina y el hecho de encontrarse junto a la calzada que unía Astigi (Écija) con Emerita Augusta (Mérida), entre otros testimonios arqueológicos. Así mismo, está plenamente consolidada bajo dominación musulmana, época de la que parece datar la fortaleza que nos disponemos a ganar.
Como ya habéis podido leer y ver por su perfil y las fotos, la ascensión al Castillo de Constantina resulta más apetecible por sus características turísticas que ciclísticas. Sólo algún repecho suelto nos hará levantarnos del sillín, pero no pasaremos grandes apuros en ningún caso.
Al entrar en el pueblo iremos guiándonos por las indicaciones que nos llevan hacia San Nicolás del Puerto, Alanís y hacia el propio castillo, de manera que nuestro camino estará perfectamente marcado en todo momento. Atravesaremos algún tramo adoquinado en llano y ascenso, luego un corto descenso para volver al asfalto y, casi a la salida del pueblo, por fin nos desviamos a la izquierda, pasando por una plazoleta, para comenzar la última parte de nuestra ascensión. Ahora subimos por una zona cementada en una larga calle que alcanza el 8,5% de pendiente máxima y que nos dejará casi a los pies de la antigua fortaleza cuyos difusos orígenes se confunden con los de la propia ciudad, aunque su planta de forma poligonal conserva el trazado de época almorávide.
Siguiendo siempre las indicaciones, llegamos al último kilómetro –sustituyendo el cemento por el alquitrán- donde tres curvas de herradura enlazadas nos dan la bienvenida con una pendiente considerable. Mas, como si tuviéramos miedo de alcanzar precipitadamente las tres torres que aún se alzan en pie, vamos a rodear el cerro donde se ubica el castillo en espiral por unas rampas tan suaves que resultan prácticamente inapreciables. Este corto bucle nos va a permitir divisar el paisaje que rodea Constantina hasta alcanzar por fin el mirador. Sin duda, aunque no sea una subida de esas consideradas de entidad, habrá merecido la pena llegar hasta arriba.


Fotos:
Uno de los tramos de adoquinado:


Rampa cementada:


Las segunda y tercera herraduras en un tramo estropeado y con algo de gravilla:


Esta zona goza de la umbría que proporcionan los eucaliptos:


Otra panorámica de la estropeada segunda curva de herradura:


poco a poco iremos dejando atrás los eucaliptos y perdiendo la deliciosa sombra:


Como las ruedas de una bicicleta, vamos girando en torno al castillo:


Ya estamos arriba y, aunque no ha sido muy dificultoso subir, la pájara siempre merodea:


La foto y, sobre todo, el cartel hablan por sí solos:


Dejando constancia gráfica de la visita:


Una de las torres cuya restauración se está llevando a cabo:


Vista general del castillo:


El mirador ofrece ciertamente un precioso “cuadro” del pueblo:


Y, por fin, tanto ciclismo y tanto turismo acabaron por abrir nuestro apetito:
"


Altimetrías de Puertos de Montaña
- APM -