SEVILLA "LA MEÁ DER PERRO"
Este
5454
visitas
Altitud: 514 m Distancia: 4,44 km Desnivel: 167 m Pendiente Media: 3,4 % Coeficiente: 21
 

Altigrafía y comentarios enviados por:
Miguel Baeza y Martín Cerván

 

Localización: Transitaremos por la SE-185 y comenzaremos la ascensión a unos 10 km. de Castilblanco de los Arroyos en dirección a Almadén de la Plata.

Especificaciones: Firme en excelente estado, con señalización vertical y horizontal, aunque el arcén es muy justito, para un solo ciclista. No gozaremos de sombra en todo el trayecto. El tráfico es escaso.

Fuentes: No se ha observado ninguna, así que conviene rellenar los bidones en el pueblo más cercano.

Comentario: Con este curioso nombre, “la meá der perro”, se conoce el repecho más duro que nos vamos a encontrar entre Castilblanco de los Arroyos y Almadén de la Plata, en el entorno de la Sierra Norte de Sevilla y la comarca de “El Corredor de la Plata”.
Nuestro paseo discurre por una preciosa zona de dehesa -¿cómo no?- donde el alcornoque le ha conquistado un poco de terreno a su pariente cercana, la encina. Vamos a rodar por una zona relativamente elevada y que nos hará gozar de vistas privilegiadas hacia cualquiera de los puntos cardinales hasta alcanzar los 514 m., junto a una antena del programa STAR, donde alcanzamos el punto más alto.
Desde Castilblanco iremos siempre por un camino quebrado, de continuo subebaja, hasta que alcancemos la cuesta que os presentamos ahora, cuyo principio hemos situado tras una bajada un poco más larga que las que habremos tenido que afrontar hasta llegar aquí, a unos 10 km. de Castilblanco. Siguen un par de repechones que, a diferencia de los anteriores, ofrecen ya unas cifras interesantes (1 km. casi al 4 %) para dar paso al tramo más duro de la subida: son aproximadamente 700 m. donde la pendiente rara vez bajará del 9 ó 10 % y que llega a alcanzar incluso un 12% de máxima. Cuando parece que ya hemos terminado, la carretera sigue insistiendo en subir, tozuda, suavemente durante algo más de un kilómetro para acabar de rematarnos si, sobre todo, el viento aparece de manera frontal. Pero no os preocupéis, no es más que un falso llano que, tras unos últimos metros algo más importantes, concluye junto a la ya mencionada antena.
Una vez que has coronado, no te olvides de echar un vistazo a tu alrededor y comprobarás que no te mentimos: las vistas son impresionantes, merece la pena hacer una ruta por la zona. Eso sí, allí no encontrarás ni perro, ni “meá”.


Fotos:
Antes de afrontar la rampa más dura:


En pleno esfuerzo:


Última rampa:


Antena en la cima:


Altimetrías de Puertos de Montaña
- APM -