SEVILLA PUERTO PADRONA
El Real de la Jara (Oeste)
5044
visitas
Altitud: 745 m Distancia: 17,45 km Desnivel: 321 m Pendiente Media: 1,8 % Coeficiente: 52
 

Altigrafía y comentarios enviados por:
Miguel Baeza y Martín Cerván

 

Localización: Iniciamos la subida en el río Cala en la A-5301, pocos km. antes de llegar a El Real de la Jara, para seguir posteriormente por la SE-179 en dirección a Cazalla de la Sierra por el Embalse de El Pintado.


Especificaciones: Hasta el pueblo la carretera es ancha, bien señalizada y está en buen estado, con un pequeño arcén al que podemos dar uso. Después de la travesía por El Real de la Jara nos encontramos con una carretera muy estrechita, sin arcenes, aunque bien señalizada y con el piso en buen estado. El tráfico es prácticamente inexistente. La ascensión carece de sombras en su totalidad.

Fuentes: Sólo hemos observado una y está situada en El Real de la Jara.

Comentario: Subida larga y, sobre todo, discontinua donde las haya, hasta el punto de que, de hecho, podemos afirmar que cuando uno corona Padrona por su vertiente Oeste tiene la sensación de haber alcanzado la cima del puerto más irregular que jamás haya ascendido. La altigrafía es lo suficientemente elocuente: pocas veces nos encontraremos más de un kilómetro seguido de ascenso.
Comenzamos a subir en el puente sobre el río Cala a la par que nos introducimos en la provincia de Sevilla. Hasta El Real de la Jara nos quedan tres km. de falso llano ascendente que, curiosamente, constituyen el terreno más regular del puerto pues, a partir de ese momento y, con el cambio de carretera, no abandonaremos los toboganes.
La travesía por el pueblo es larga. Ya dentro dejamos a la izquierda, un poco escondido, el desvío hacia Santa María de Nava a la vez que nos percatamos de la existencia de un castillo medieval, o lo que de él queda, vestigio imperecedero del paso de los musulmanes por Xara, nombre con el que lo denominaron por hallarse en un enclave carente de vegetación.
Salimos del pueblo con un repecho al 8,5 % que será la pendiente más elevada que tendremos que superar durante nuestra ruta y damos comienzo a la sucesión de toboganes.
A pesar de tanto sube-baja no será difícil coger el ritmo, puesto que los tramos ascendentes nos resultan fáciles de superar. Así llegamos al cruce de Almadén de la Plata y giramos a la izquierda, momento en que la carretera se estrecha y tenemos la sensación de que tal vez el ascenso se vuelva un tanto más uniforme.
Pero nada más lejos de la realidad, pues continúa la sucesión de subidas y bajadas siempre con porcentajes suaves. Lo que sí que notamos ahora es que nos vamos introduciendo en una parte más agreste de la sierra. Muy lentamente hemos ganado altura y la panorámica se hace cada vez más grata a nuestros ojos. Incluso atisbamos, hacia el Oeste, el Monasterio de Tentudía encaramado a lo alto de su montaña.
Una vez ascendido un repecho algo más largo de lo habitual y con un tramo continuado al 7% coronamos una primera cota, el puerto de la Parrilla, tras el cual y previo descenso de un km. se vuelve a retomar una subida que, encaramada siempre en la ladera sur de la montaña, nos guía decididamente hasta su cota más alta.
En estos últimos 5,5 km. gozaremos de alguna sombra aislada y respiraremos las fragancias de los arbustos aromáticos que tanto abundan por la zona. Notamos cómo la vegetación ha ido haciéndose sensiblemente más tupida a lo largo de toda la ascensión, aunque siempre haya un claro predominio de monte bajo. Sierra Padrona es, además, el único lugar de la provincia donde aún “no dejan de escucharse los hermosos aullidos del lobo”.
La altitud que hemos alcanzado ya nos permitirá deleitarnos de unas espléndidas vistas hasta que, prácticamente sin darnos cuenta, terminamos el ascenso.
Eso sí, conviene ser precavidos en el descenso de la vertiente de El Pintado, pues esconde alguna que otra curva traicionera. El de esta vertiente es, en cambio, muy cómodo a pesar de la estrechez de la carretera.


Fotos:
Comenzamos en el río Cala:


El desvío de Santa María de Nava y el castillo medieval de El Real de la Jara:


Salimos del pueblo y cambia el tipo de asfalto:


Alcanzamos el cruce de Almadén de la Plata:


Nuevo cambio de asfalto, que se estrecha aún más:


A pesar de la estrechez, da gusto rodar por carreteras tan solitarias:


Y aunque las rampas no sean duras, siempre tenemos la sensación de estar en pleno ascenso a un puerto:


A punto de coronar el puerto de la Parrilla:


Nos encontramos todavía en una hermosa zona de dehesas:


Tras un corto descenso, retomamos la subida en pos de puerto Padrona:




Seguimos subiendo entre encinas y monte bajo:


La presencia de alguna finca nos devuelve por breves momentos a la civilización:


A estas alturas el puerto empieza a hacérsenos un poco largo:


Pero siempre encontramos un momento de relajo en alguno de sus múltiples descansillos:


Y la panorámica que nos ofrece la carretera tan cerca ya de coronar es muy hermosa:




Nos acercamos a la cima y las rampas se colocan en el 5%:


Al llegar a esta pista ya casi estamos:


He aquí la última rampa. Por supuesto, sin cartel:


Altimetrías de Puertos de Montaña
- APM -