CÓRDOBA LA FORESTAL
Arroyo de la Vega
3986
visitas
Altitud: 582 m Distancia: 16,64 km Desnivel: 431 m Pendiente Media: 2,6 % Coeficiente: 78
 

Altigrafía y comentarios enviados por:
Miguel Baeza y Martín Cerván

 

Localización: Tomamos como punto de referencia la localidad de Posadas para partir en dirección a Villaviciosa de Córdoba por la A-3075. Al paso por el arroyo de la Vega damos comienzo a la ascensión del puerto.


Especificaciones: Carretera estrecha (de unos 5 metros a lo sumo), pero en aceptable estado, algo desgarrada por momentos. Cuenta con señalización vertical y horizontal, aunque ésta última en ocasiones está algo borrosa. Las sombras se alternan con los claros a lo largo de toda la subida, aunque cuenta con bastantes tramos de umbría. El tráfico es escaso.

Fuentes: No hemos observado ninguna en todo el recorrido, por lo que es más que recomendable abastecerse del líquido elemento en Posadas.

Comentario: Pestoseo. Esa es la primera palabra que se le viene a la mente al cicloturista cuando se adentra por esta preciosa zona de la sierra cordobesa. No hay ni un metro llano desde que nos desviamos en Posadas en dirección a Villaviciosa, ni uno solo. La carretera culebrea entre lomas en un constante subir y bajar hasta que toma decididamente el rumbo ascendente de una manera más constante.
Como se puede observar en la altigrafía, el propio puerto es irregular, podríamos decir incluso que es una continua sucesión de repechos. Hasta cuatro altillos llegamos a coronar para alcanzar el punto más alto a casi 600 m. de altitud. Así pues, no conviene dejarse engañar por la pendiente media ni por la ausencia de rampas importantes, porque la ascensión tiene suficiente longitud y dureza como para hacérnoslo pasar francamente mal si nos confiamos.
Comenzamos a ascender entre encinas y alcornoques, no hay que olvidar que nos hallamos en “Las dehesas de Sierra Morena”, Reserva de la Biosfera desde 2002, dentro del Parque Natural de Hornachuelos. El ganado vacuno será compañero silencioso, esperemos que siempre detrás de las vallas, durante nuestros primeros kilómetros de ascenso, en que la carretera se va adentrando en una zona cada vez más abrupta: las lomas nos van pareciendo más altas… y de hecho lo son.
En ocasiones -normalmente junto a los arroyos y escorrentías- crece una vegetación más tupida consistente en zarzas y algún pino que se cuela entre las encinas, como anticipo del bosquete que nos encontraremos en la zona más alta.
A medida que ganamos en altura, también ganamos en panorámica, sobre todo hacia el Sur, desde donde venimos, y hacia el Oeste para acabar dominando el entorno desde los últimos altillos.
Después de 10 km. de subida casi ininterrumpida, una bajada algo más larga nos hará pensar que hemos coronado el puerto, pero pronto nos daremos cuenta de nuestro error. A estas alturas la ascensión comienza a hacerse más pesada de lo previsto y, más que nada, lo que deseamos es comenzar un largo descenso para soltar piernas y deleitarnos con el paisaje.
Pero nada, de nuevo, a subir otro kilómetro y pico y el altímetro nos dice que estamos más altos que antes, puff. Ya, ahora sí, parece que volvemos a descender. Y, trazadas unas cuantas curvas, otro arroyo ¿Cuándo se terminará esto?
Emprendemos el enésimo trecho de subida que resulta ser algo más largo que los últimos. Atravesamos un tupido bosque de encinas, una herradura a derechas -¡la única en tantos kilómetros de subida!-… Ahora sí que sí, ésta es la cumbre: 582 m.


Fotos:
Partimos de Posadas y, después de un par de repechos y sus correspondientes bajadas, comenzamos el puerto en este punto:


De momento no nos encontraremos fuertes rampas:


A partir del Arroyo de la Torre la cosa se pone más seria:


Ahora sí empezamos a notar que ganamos altura siempre rodeados de lomas por doquier:


El siguiente arroyo nos proporciona otro descanso:


Y pronto alcanzamos el cruce hacia Hornachuelos. Nosotros seguimos por la derecha:


Y nos adentramos por unos momentos en zonas bien cubiertas de vegetación:


Al llegar a la hacienda de Los Ortegas las rampas nos dan una tregua:


Luego continuamos nuestra marcha entre encinas:


Atras podemos ver el valle del Guadalquivir e incluso, aunque no se puede apreciar en la foto, el castillo de Almodóvar del Río:


Hemos alcanzado una zona de dehesas con cierta elevación. Aquí empezamos a tener la falsa sensación de que estamos cercanos a coronar.




Pero tan sólo alcanzamos un altillo, el primero de los tres que tiene el puerto:


De nuevo transitamos por una zona con abundante vegetación:


Y después de un km. de descenso llegamos a otro arroyo:


Y afrontamos el corto ascenso al Puerto de los Castaños:


Tanto el ascenso como el descenso de este colladito son muy agradables:




Llegamos al Arroyo del Castaño donde comienza el último trecho del ascenso:


Aún nos restan algo más de dos km. hasta coronar:


Las encinas –hay algunos ejemplares verdaderamente majestuosos- nos brindarán una gratificante sombra:




La cima no debe quedar muy lejos, pero se resiste a llegar:




Entre el follaje aparece la figura de un ciclista...


Aquí está tomando la única curva de herradura que tiene el puerto... y que nos advierte de que está a punto de concluir:


Al salir de la curva afrontamos una corta recta...


Y aquí coronamos:
:rect(412px,auto,auto,484px);}

Altimetrías de Puertos de Montaña
- APM -