MÁLAGA LA JOYA
Este
4279
visitas
Altitud: 899 m Distancia: 10,69 km Desnivel: 300 m Pendiente Media: 2,8 % Coeficiente: 94
 

Altigrafía y comentarios enviados por:
Miguel Baeza y Martín Cerván

 

Localización: Nos encontramos en la ladera Sur de la Sierra de Chimenea, muy cerca de Villanueva de la Concepción y por una zona llena de aldeas entre esta localidad y Valle de Abdalajís. Se trata de la carretera MA-437.


Especificaciones: El firme está en buenas condiciones, aunque hay algunos tramos en mal estado. La carretera, de unos 5 m. de ancho, se caracteriza por la total ausencia de vehículos y, así mismo, por la falta de sombra que nos cobije en los meses estivales. Cuenta, además, con señalización vertical, aunque la horizontal desaparece en algunos tramos.

Fuentes: Hemos observado una en una aldea al comienzo del Km 4, pero está seca.

Comentario: Las estribaciones de la Sierra de Chimenea son un terreno ideal para preparar la emboscada perfecta a ese grupo de amiguetes que siempre te pillan en baja forma. Es ideal porque la zona está minada de puertecitos de esos cortos pero con rampones de aúpa y es ideal también porque se trata de un paraje muy desconocido incluso para los cicloturistas de la propia provincia malagueña.
Un claro ejemplo de lo que estamos comentando es el Puerto de la Joya, y eso que ésta no es ni mucho menos su vertiente más dura: casi 11 km. a menos del 3%. Pero no hay que dejarse engañar por los números, pues nos enfrentamos a una subida de esas pestosas con continuos cambios de ritmo. Vaya por delante que no encontraremos más de dos km. seguidos de ascenso hasta los tres últimos y quizás por ello muchos pueden pensar que el puerto debería iniciarse en La Joya. Pero, desde luego, cuando uno lo sube, tiene la sensación de estar en el mismo puerto desde el principio.
El pueblo que tomamos de referencia para esta vertiente es Villanueva de la Concepción, más conocido por ser localidad de paso de la subida al puerto estrella de la Chimenea, el archifamoso Torcal de Antequera, que, por ser tal, hemos desestimado para nuestro perverso propósito de emboscar a los colegas.
Por el contrario, nos dirigiremos hacia el Oeste en busca de este precioso collado que recibe el nombre de uno de las aldeas por donde transcurre, en una continua sucesión de lomas repletas de olivos, almendros y trigales.
Ya desde el inicio comprendemos que no estamos aquí para tomar el sol y es que el segundo km. de ascenso esconde rampas de hasta el 20%: es el momento de dar el hachazo a traición, je, je.
Empiezan a continuación los toboganes. Se trata de una de esas zonas en que no sabemos si colocar el plato grande o dejar el pequeño. Es posible que, desde luego, podamos moverlo en los dos primeros repechos, pero no conviene cebarse en el tercero, ya que vuelven a aparecer las rampas de dos dígitos, con unos 300 m. seguidos al 12% y una puntilla final de otros 100 m. al 10%. Hay que estar muy fuerte para arrastrar hierro, desde luego.
Y así, en el descenso de este último “tacón”, llegamos a la Joya y comienza el tramo final. Poco a poco la carretera vuelve a picar hacia arriba hasta que una nueva rampa que alcanza el 14% nos deja sentados. Pero ahora es el momento de darlo todo, si no queremos que la emboscada que habíamos maquinado se vuelva en contra nuestra.
La pendiente se mantendrá siempre cercana al 10% durante unos cientos de metros y luego irá descendiendo paulatinamente hasta el cruce de Los Nogales. Y precisamente al llegar al siguiente cruce hacia la misma aldea, nos topamos de nuevo con otro rampón al 16% que se mantiene durísimo en una herradura abierta a derechas. Afortunadamente estamos ya cercanos a coronar y, de hecho, una suave recta nos dejará, por fin, en la cima.
Esperemos por lo menos que, después de haber tramado la encerrona, no hayamos llegado los últimos.


Fotos:
Cortijos, olivos, almendros y trigales son la nota predominante desde el principio:


La carretera siempre muy abierta:


En principio todo son sonrisas:


Pero la cosa se va poniendo seria:


Muy seria:




Coronamos el repecho:


Pero sigue otro:


A nuestra derecha queda la Sierra de Chimenea:


Salimos de la última y durísima herradura:


A nuestra izquierda la Sierra de Huma:


La cima está al alcance:


Coronamos:


Agradecemos a Francisco J. García González, autor de las fotografías, la cesión de las mismas.


Altimetrías de Puertos de Montaña
- APM -