SEVILLA LA CALERA
Villanueva de San Juan (Este)
5977
visitas
Altitud: 629 m Distancia: 7,23 km Desnivel: 291 m Pendiente Media: 4 % Coeficiente: 58
 

Altigrafía y comentarios enviados por:
Miguel Baeza y Martín Cerván

 

Localización: Comenzamos el ascenso en el arroyo del Molino, justo al pie de Villanueva de San Juan, en la A-406.


Especificaciones: Carretera en muy buen estado, aunque con algún tramo parcheado en la segunda mitad de la ascensión, y de unos 6 m. de ancho. Cuenta con señalización vertical y horizontal y con una casi total ausencia de tráfico. Tampoco nos encontraremos sombra alguna.

Fuentes: No hemos observado ninguna en la ruta, por lo que será necesario abastecerse en algún bar de Villanueva de San Juan.

Comentario: La Sierra Sur de Sevilla es habitualmente una comarca desdeñada, cuando no desconocida, por el cicloturista capitalino, siempre tendente a realizar sus rutas por la más cercana Sierra Norte o a buscar puertos de cierta entidad en la Sierra de Grazalema.
Nosotros, sin embargo, estamos empeñados en dar a conocer las bondades de esta magnífica tierra que, si bien carece de auténticos puertos de primera categoría, cuenta con una buena ración de media montaña y, sobre todo, goza de una tranquilidad inconcebible para los más urbanitas.
Así que vamos a presentar un precioso puerto que cuenta, además, con duras rampas en algunos tramos, rampas que no impedirán que disfrutemos de unas preciosas vistas sobre la Sierra del Tablón, el Peñón de Algámitas y la Sierra Norte de Cádiz.
Comenzamos en un arroyo, en el preciso momento en que la carretera comienza a subir buscando el cercano pueblo de Villanueva de San Juan. Un poco más adelante, a nuestra izquierda, sale una carretera cementada, la cuesta del arroyo del Molino, un atajo hasta el pueblo con unas rampas que, a simple vista, tienen pinta de ser bastante duras. Por ello, decidimos seguir por la carretera –ya habrá otro momento para probar nuestras fuerzas con el cemento- que, por otra parte, también gana algo de pendiente en este momento.
Se situará ésta entre el 6% y el 7% hasta que lleguemos al cruce que indica dirección a Pruna y Morón de la Frontera, justo a la entrada del pueblo y después de haber tomado una herradura a izquierdas bastante abierta.
La villa es, como su nombre indica, relativamente nueva, pues aunque en su término municipal se han encontrado numerosos restos romanos (algo normal, por otra parte, en la Baetica) y también vestigios medievales, perteneció a Osuna hasta que en 1835 consiguió su independencia.
Y, como no podía ser de otro modo, para hacer honor a su patrón, una iglesia del S. XVIII está dedicada a San Juan Bautista, monumento que es el más destacado en el conjunto arquitectónico.
Sin embargo, nosotros giraremos a la derecha siguiendo dirección a Pruna y Morón, como decíamos, sin entrar en Villanueva y, al instante, nos vamos a encontrar con un falso llano seguido de un rapidísimo descenso que nos sitúa en otro arroyo, donde iniciaremos el ascenso definitivo hasta la cima del puerto.
Poco más de 4 km. nos restan, con una pendiente que irá perdiendo fuerza a medida en que avancemos y que, por contra, irá ganando en perspectiva sobre las sierras colindantes. El primer kilómetro, casi al 8%, esconde rampas de hasta el 14% justo cuando trazamos la segunda y última herradura del ascenso.
Agarra bien este trecho y, si el calor aprieta, lo pasaremos mal, pues el olivar que en todo momento nos circunda no ofrece suficiente sombra para concedernos un respiro. A esto, comenzamos el siguiente km. con una rampa del 15% a partir de la cual la pendiente irá decreciendo paulatinamente hasta situarse en el 6%. Un corto cambio de ladera nos permite contemplar la sucesión de lomas que se extienden al Norte, en dirección a Osuna, entre las que destaca la Gomera con sus algo más de 800 m. de altitud.
Un nuevo cambio de ladera en el siguiente km. nos permitirá gozar de las mejores panorámicas del puerto, a lo que ayudará el progresivo descenso de la pendiente. Destacan las cumbres de la Sierra de Grazalema y el mogote de la Sierra de Líjar, junto con la omnipresente mole del Peñón de Algámitas que, como un centinela apostado en lo alto de una torre, vigila nuestro pedalear atento.
Un descanso cortito nos conducirá hasta los últimos metros de suave ascenso en que volveremos a cambiar de ladera para coronar a 639 m. de altitud con unas magníficas vistas hacia la depresión del Guadalquivir.
El descenso, si es que decidimos seguir nuestra marcha, nos guiará por una plácida dehesa hasta el cruce con las carreteras de Morón, de Pruna y de la Puebla de Cazalla.


Fotos:
Empezamos la subida en el arroyo del Molino:


Pronto se endurecerá la subida, con rampas por encima del 7% en casi todo momento:


Se alcanzan máximas del 10% poco antes y después de esta herradura:


El paso por Villanueva de San Juan es testimonial…


Pues cuando verdaderamente vamos a hacer entrada en en el pueblo, tenemos que desviarnos a nuestra derecha:


Al girar, comenzamos un tramo de falso llano que concluirá con un descenso hasta un puente:


A partir del puente, habremos de afrontar 1,5 km. al 8% de media:


Gozamos de una tranquilidad impagable gracias a la escasez de tráfico de la carretera:


Algunas rampas aisladas superan ampliamente el 10%


En esta foto podemos ver la mitad de nuestra ascensión


El Peñón de Algámitas y la Sierra del Tablón nos acompañan durante buena parte del trayecto:


Tras ese kilómetro y medio de considerable dureza, ésta menguará paulatinamente:


En varias ocasiones cambiaremos de ladera:


Algunos cortijos aportan color al puerto. A lo lejos las sierras de Líjar y Grazalema:


Pasamos una vaguada:


Después de la curva, la figura del Peñón de Algámitas acapara nuevamente nuestras miradas:


Veamos en tres instantáneas seguidas la panorámica completa que se observa desde este punto:






Después de un nuevo descansillo, afrontamos los últimos metros de subida:




Finalmente dejamos la ladera Sur…


Para, poco antes de coronar, pasar a la Norte:


Y ya estamos en la cima:


Altimetrías de Puertos de Montaña
- APM -