CÓRDOBA PUERTO DE MARTÍN ALONSO
Arroyo Onzuela (Este)
4141
visitas
Altitud: 496 m Distancia: 3,1 km Desnivel: 171 m Pendiente Media: 5,5 % Coeficiente: 27
 

Altigrafía y comentarios enviados por:
Miguel Baeza y Martín Cerván

 

Localización: Nos situamos en la más occidental de las carreteras cordobesas, en el Parque Natural de Hornachuelos, próximos a las ya extintas minas de Valdeinfiernos, en el límite provincial con Sevilla y -un poco más al Norte- con Badajoz.
Comenzamos en el puente sobre el arroyo Onzuela, en la carretera A-447 que une Fuenteovejuna con Alanis de la Sierra.


Especificaciones: : El firme de la carretera A-447 está en pésimas condiciones desde el cruce de Azuaga hasta Alanís de la Sierra, y los poco más de 3 km. del puerto de Martín Alonso no son una excepción. En todo caso hay que reseñar que no es uno de los tramos en peor estado, aunque el asfalto se halla desgarrado y especialmente rugoso. Cuenta con señalización vertical, aunque carece de horizontal.
El tráfico es nulo y las sombras exiguas.

Fuentes: No hemos observado ninguna durante la subida. De hecho no hemos observado ninguna desde el cruce de Azuaga hasta Alanís, es decir, durante 39 km., por lo que hay que ser muy precavidos con la hidratación.

Comentario: Nos encontramos en una de las zonas más agrestes e inhóspitas, con diferencia, de la sierra cordobesa. Próximos a las otrora activas minas de Valdeinfierno, tan sólo algunos edificios ruinosos y la no menos ruinosa carretera por la que transitamos son los únicos vestigios humanos con que vamos a toparnos en muchos kilómetros. Bueno, éstos y alguna que otra finca dispersa por las lomas próximas a la carretera.
Lo cierto es que introducirse por estos parajes es más una aventura que una ruta cicloturista al uso. La falta de agua o un más que probable pinchazo pueden hacernos pasar malos momentos, por lo que resulta indispensable estar preparado para cualquier circunstancia adversa que pueda presentarse.
El puerto de Martín Alonso en sí no es gran cosa -evidente resulta por su altigrafía- sin embargo no llegaremos a su inicio con muchas reservas a poco que nos atrevamos a completar una ruta por esta espectacular zona, por lo que no conviene confiarse.
Además su asfalto lijará desde la primera rampa el caucho de nuestras cubiertas, lo que frenará considerablemente nuestros ímpetus. A buen seguro vamos a tardar en coronar algo más de lo esperado a priori.
A medida en que afrontamos sus rampas una tras otra, siempre muy constantes, dejaremos atrás el valle del Bembézar a la par que remontamos el que excava el arroyo Onzuela, flanqueado por lomas ralas de vegetación. En claro contraste con éstas, un bosquete de pinos de reforestación adorna ambos márgenes de la carretera y constantemente se cruzan por uno u otro lado huidizos venados asustados por el ruido que generamos con nuestras bicicletas.
Una vaguada nos indica que hemos mediado la subida. Hasta su cima, en el límite provincial, poco más de mil metros nos restan en los que el pinar irá dejando lugar a la vegetación propia de estas serranías: dehesa y matorrales.
El constante curveo, su abierta panorámica, la presencia de animales salvajes hacen que el ascenso merezca la pena. Tan sólo el estado del firme puede persuadirnos de lo contrario y, por ello, tal vez sea recomendable venir con bicicleta de montaña. En cualquier caso, éste –como su vecino Chirivía- es un puerto que todo cicloturista de la zona está obligado a inspeccionar. Esperamos y deseamos que, para ello, las autoridades competentes pongan remedio a este inconveniente.


Fotos:
Una panorámica del inicio la subida y las primeras estribaciones del puerto al fondo:


Puente sobre el arroyo Onzuela:


La carretera está, como se puede observar, en pésimas condiciones:


El asfalto descarnado:


Pronto aparecen los pinos:


No es fácil “cazar” con la cámara a los venados:


Patente resulta el contraste entre las lomas vecinas y ésta en que nos encontramos:


Las rampas apenas superan el 6% de pendiente:


A nuestra derecha aparece ya el collado:


Con todo el puerto se acaba haciendo un “pelín” largo para lo que realmente es:


A casi 500 m. de altitud coronamos en el límite provincial:


Altimetrías de Puertos de Montaña
- APM -