CÓRDOBA ALTO DE OBEJO
Collado de la Fuenfría (Sur)
4687
visitas
Altitud: 694 m Distancia: 10,34 km Desnivel: 394 m Pendiente Media: 3,8 % Coeficiente: 66
 

Altigrafía y comentarios enviados por:
Miguel Baeza y Martín Cerván

 

Localización: En la zona más oriental de la Comarca del Valle del Guadiato, a unos 40 km. de la capital cordobesa, se inicia la subida a Obejo a orillas del río Guadalbarbo, en plena Sierra Morena, por la carretera CP-81.


Especificaciones: Carretera en buen estado, aunque de firme botoso. El ancho de la calzada difícilmente supera los 4 m. La señalización horizontal ha desaparecido en múltiples tramos, no así la vertical que es excelente. A partir del collado de la Fuenfría la carretera ha sido arreglada y cuenta con unos 5 m. de ancho y completa señalización.
Las sombras son escasas durante todo el ascenso y, de igual modo, el tráfico motorizado.

Fuentes: La de la Fuenfría, que se encuentra a casi un km. de Obejo.

Comentario: Si entramos al valle del Guadalbarbo procedentes de la N-432, junto a la población de El Vacar, habremos sucumbido a sus encantos muchísimo antes de haber iniciado siquiera el ascenso hasta el pueblo de Obejo.
El descenso desde el alto de El Vacar nos habrá dejado tan sumamente extasiados que al llegar al río no sabremos si dirigirnos hacia Obejo o dar la vuelta.
Si nos decidimos por la primera de las opciones será porque al bajar hemos tenido ocasión de ver buena parte del trazado de la carretera que trepa hasta esta bellísima localidad cordobesa y, así, a simple vista, es un ascenso que promete y mucho.
Despedimos las límpidas aguas del Guadalbarbo, cuya ribera posee una riqueza biológica y una belleza difícilmente igualables en la provincia cordobesa, mediante una suave cuesta que paulatinamente se irá situando próxima 6% de pendiente durante casi 5 km.
Unos riscos que descuellan entre los olivos constituirán una primera referencia en nuestro pedaleo, pues ya al descender hemos tenido ocasión de verlos destacar en el paisaje y, precisamente, hacia allí se dirige la carretera en constante curveo.
Tan pronto ganamos altura, notamos el cambio de vegetación de la ribera (tamujos, sauces, olmos, alisos, etc.) por el tan característico olivar de estas laderas, olivar que suele alternarse con numerosos ejemplares de encinas en la parte alta del puerto.
Una herradura a derechas nos sitúa prácticamente por encima de los riscos que antes nos servían de referencia, mientras que la dirección de nuestra marcha ha virado hacia el Sur y ahora es la cuesta de El Vacar la que contemplamos en las laderas opuestas.
Se sucederán las vaguadas junto con alguna herradura y mil curvas de todo tipo mientras vamos virando hacia el Oeste para, desde nuestra privilegiada posición, dominar el valle, pues la carretera toda es un hermoso balcón desde el que nos asomamos constantemente: a nuestra derecha las lomas se deprimen buscando el río y dejando camino expedito para un completo deleite visual.
Una curva a izquierdas de prácticamente 180º nos orienta nuevamente hacia el Norte y adivinamos lo que parece ser el collado del puerto. Sin embargo, después de atravesar entre dos laderas, la carretera sigue ascendiendo, aunque más suavemente, en pos de lo que vuelve a parecernos otro nuevo collado… mas hete aquí que tampoco vamos a concluir aún nuestra ruta. Esto es más largo de lo que en un principio habíamos previsto, aunque por fortuna la pendiente ha menguado considerablemente y lejos de hacerse fatigoso, el pedaleo es agradabilísimo.
Así pues, irremisiblemente seguimos ascendiendo a media ladera, pero ahora el barranco se sitúa a nuestra izquierda y gozamos de una amplia perspectiva sobre el trazado que nos queda por recorrer, además del valle del Guadalbarbo que nos hallamos remontando. Un mirador, sito en una curva a derechas, nos invita a hacer un alto y echar un vistazo… por esta vez la excusa está justificada, desde luego.
El collado de la Fuenfría lo coronamos poco después en el cruce con Villaharta, pero desde aquí, a pesar de que se suceden varios descensos, aún nos resta un último repecho hasta alcanzar el punto más alto de la carretera, en la Plaza de España de Obejo.
El pueblo, cuyo origen parece ligado a la minería en época romana, conserva vestigios de ésta cultura, pero son los de época visigótica (una necrópolis) y principalmente los de la musulmana (restos de torres y murallas datadas en el s. XIII) los más importantes de la villa. Parece ser que el emplazamiento tuvo cierta importancia militar en el camino hacia La Alcudia a través de Los Pedroches. No podemos dejar de mencionar la arquitectura de corte religioso, como la iglesia de San Pedro Abad (cuyo origen se remonta a los inicios de la Reconquista y que fue remozada en el s. XVII) o la ermita de San Benito (fechada en el s. XVIII).
Actualmente, la estampa de Obejo es la típica de los pueblos blancos andaluces, con un acento claramente musulmán en la estructura de sus callejuelas. Merece la pena, desde luego, regalarse un paseo a lomos de nuestra bici, aunque sea para conocer el pueblo desde fuera, sin visitar sus monumentos, que para eso es mejor, quizás, volver otro día en otras circunstancias. Y así haremos.


Fotos:
Comenzamos en el Guadalbarbo:


Carretera estrecha y rugosa:


Rampas siempre próximas al 6% durante los primeros 5 km.:


Estas rocas dan un toque diferente a las habituales lomas achatadas:


Herradura a derechas con un pico de pendiente al 10%:


Olivos por doquier:




Y buenas vistas del valle:


Con la subida de El Vacar al fondo:


Curveo constante:


Pocas son las sombras que propician los olivos:


Constantemente tenemos referencia visual del lugar por donde transcurre la carretera:


Nos entrenenemos en contemplar el panorama del valle. Al fondo la vecina cuesta de El Vacar:


La pendiente irá descendiendo paulatinamente:


Llevamos dirección Norte con el valle a nuestra izquierda:


Intuimos el collado de la Fuenfría tras el cerro:


Hasta su cima nos queda un tranquilo un paseo:


Y lo vamos a disfrutar al máximo:


A punto de coronar aparecen unas encinas:


Y en el cruce con la carretera de Villaharta coronamos:


No obstante, después del collado, sigue un subebaja.


En esta vaguada se ubica la fuente de la Fuenfría:


Entramos en el pueblo:


Alcanzamos la cima tras esta última rampa al 10%:
tion:absolute;clip:rect(405px,auto,auto,432px);}<


Altimetrías de Puertos de Montaña
- APM -