SALAMANCA MOGARRAZ
Río Francia. Casas del Conde
5910
visitas
Altitud: 1031 m Distancia: 9,5 km Desnivel: 438 m Pendiente Media: 4,6 % Coeficiente: 67
 

Altigrafía y comentarios enviados por:
Salva Hernández

 

Localización: En el corazón de la Sierra de Francia. Para comenzar la subida tenemos que llegar al puente sobre el río Francia que hay en la localidad de Las Casas del Conde, justo en el mismo lugar donde se inicia, hacia el otro lado, en esta ocasión, el puerto Las Casas o San Miguel de Robledo (o Arroyomuerto, para los nostálgicos).
La carretera que debemos tomar es la DSA-263, para coger, dos kilómetros mas arriba la DSA-260, que ya no abandonaremos hasta llegar a la cima.

Mapa de situación.


Especificaciones: Los dos primeros kilómetros de la subida van a transcurrir por una carretera (DSA-263) bastante rugosa y con un firme irregular. Cuando tomamos la DSA-260 cambia el asfalto pasando a ser liso y perfecto para la bicicleta.

Fuentes: Antes de llegar a Mogarraz, a mano izquierda, pero algo retirada de la carretera encontramos una, y en el mismo pueblo de Mogarraz, esta vez a mano derecha, otra mas.

Comentario: Un clásico para los cicloturistas de la zona, utilizado numerosas ocasiones en nuestras salidas para enlazarlo con Peña de Francia o Portillo de las Batuecas, fue descubierto para el ciclismo profesional con motivo de la Vuelta a España 1999, y justo para enlazarlo después con la subida a Batuecas y endurecer un poco mas la etapa.
Si bien en aquella ocasión el inicio de la subida se situó en La Regajera, lo cierto es que toda la vida la subida se ha comenzado desde el río Francia, pasando Las Casas del Conde, si bien, tampoco tiene mayor importancia que se inicie en un lado o en otro, ya que son los dos kilómetros iniciales lo que cambia, y por La Regajera solo aumenta medio kilómetro su longitud. Para los que les gusten las vertientes o quieran ver dos puertos diferentes, pronto pondré la "otra" vertiente.
Sobre la subida en si, es una subida cómoda, sin altos porcentaje, llegando en un par de ocasiones a encontrar rampas del 9% como máxima dificultad.
La subida es preciosa y entretenida. Ya en el comienzo, en el río Francia, estamos dentro de un bosque de robles y castaños silvestres apasionante. Con el paso de los kilómetros, y la proximidad de la localidad de Mogarraz, vamos a cambiar las vistas y comenzaremos a ver viñas, y sobre todo, cerezos, muy recomendable, por tanto, hacer la subida a finales de abril o mayo para ver los cerezos en todo su esplendor cubiertos de flor. Abstenerse alérgicos. Los últimos kilómetros del puerto recupera el bosque caducifolio de robles y quejigos.
Si no se va con mucha prisa, bien merece la pena parar a disfrutar de la localidad que le da nombre al puerto. Mogarraz está declarada bien de interés cultural con categoría de conjunto histórico y ha sido galardonada con el premio C de turismo de la Junta de Castilla y León. Pasear un ratito por sus calles es sumergirse en el encanto de su gente y de sus rincones. Contemplar su arquitectura tradicional, acercarse hasta la plaza mayor contemplando la ermita del humilladero o su iglesia, con el campanario separado de ella recargará las pilas para afrontar los últimos kilómetros de subida.


Fotos:

Inicio de la subida, en el puente sobre el río Francia.



Carretera estrecha y botosa, pero perfectamente ciclable en los primeros dos kilómetros.



Primera herradura.



Llegamos al cruce. A la izquierda hacia La Regajera, nosotros tomamos a la derecha, dirección Mogarraz.



Cambia el asfalto y empieza a cambiar la vegetación. A la derecha de la imagen, en primer término, se aprecian ya los primeros cerezos.



Desde la subida a Mogarraz se aprecia bien Las Casas del Conde y el puerto con el mismo nombre. Ahí, justo donde se ve el pueblo de Las Casas, nos encontramos rampas del 17%.



El Viacrucis que nos encontramos justo antes de llegar al pueblo.



La rampa mas dura del puerto, llegando y entrando en el pueblo.



El pueblo de Mogarraz se "tumba" a la izquierda de la carretera. Desde ésta podemos divisar la iglesia y campanario.



Última oportunidad para llenar los bidones. Muy recomendable si es verano.



Otro cruce que nos encontramos. Nosotros, dirección La Alberca.



Otra herradura.



Dura rampa tras la herradura.



Casi al final de la subida nos encontramos con este pequeño descanso. Lo aprovecharemos para disfrutar, justo enfrente, del esplendor de La Peña de Francia.



En el final del puerto, la carretera culebrea otra vez.



El último kilómetro es casi llano.



Ahí, en el cruce, termina el puerto.



Altimetrías de Puertos de Montaña
- APM -