CÓRDOBA EL JARAMILLO
Oeste
7651
visitas
Altitud: 825 m Distancia: 4,45 km Desnivel: 341 m Pendiente Media: 7,7 % Coeficiente: 84
 

Altigrafía y comentarios enviados por:
Miguel Baeza y Martín Cerván

 

Localización: En plena Sierra Subbética se ubica esta dura subida. Situamos su inicio en la CO-8215 camino de Solerche y el Higueral, tras abandonar la A-331 entre Rute e Iznájar. Después de casi 1,5 km. tras el arroyo Solerche giramos a la derecha por un camino rural asfaltado que se dirije hasta la urbanización de El Jaramillo.


Especificaciones: Carretera recién asfaltada, aunque muy estrecha. Cuenta con una incompleta señalización vertical y una horizontal inexistente a partir del cruce del km. 1,4.
El tráfico es, para nuestro deleite, prácticamente nulo. El ascenso carece de sombras.

Fuentes: Hemos observado una fuente varios metros antes de coronar en la margen izquierda de la carretera. No es fácil verla, pues no está al pie de la carretera, sino un poco más abajo, en el interior de una curva a izquierdas.

Comentario: El Jaramillo no es más que un caserío ubicado dentro del término municipal de Iznájar, a cuya jurisdicción está sujeto. La urbanización se sitúa en la vertiente este de la Loma de las Ventanas, por lo que para llegar a ella desde el Arroyo de Solerche habremos de superar los más de 800 m. de altitud a los que se eleva la mencionada loma e incluso descender un tramo.
Desde el cruce con la A-331 un descenso suave da paso a un inicio no más abrupto que éste remontando el curso del río. Pero este hecho no debe llevarnos a equivocación, pues tras superar un par de puentecillos, la pendiente se va a ir disparando rápidamente hasta llegar a cifras de doble dígito, unas cifras que, tras tomar el desvío a derechas camino de El Jaramillo, van a ser más que habituales en el recorrido.
Rampas del 14% continuadas y hasta del 18% dan lugar a un largo descanso mientras que por todo paisaje disfrutaremos de un mar de olivos que se confunde, al fondo del valle, con las aguas del embalse de Iznájar, el más grande de la comunidad andaluza y uno de los mayores también de España.
El descanso da paso a un tramo de 1,8 km. finales al 10% de media. Si bien, hay que hacer notar que el ascenso está salpicado de descansillos, por lo que las rampas máximas superan con creces esta cifra hasta el punto de aproximarse al fatídico 20%. Y todo ello adornado de varias herraduras de trazado imposible y algún que otro cortijo que parece justificar el asfaltado del camino.
Los 450 m. finales arrojan una media del 12% y suponen el remate perfecto para una subida que nos sorprenderá por su belleza, su dureza y la espectacularidad de su entorno.
Y, para que no falte de nada, cuenta con un cartel –bastante modesto, eso sí- junto al que captar una instantánea que recuerde nuestras andanzas.
¡Ah!, y ojo con el descenso… su otra vertiente es aún más dura.


Fotos:
Sobre un puentecillo iniciamos el ascenso:


Remontamos el río a medida en que las rampas se van empinando paulatinamente:


Al tomar el cruce a la derecha, la carretera se estrecha:


Y aparecen los rampones:


Puerto irregular, desde luego, pero durísimo:


Los guardarraíles son claro indicador de lo que nos espera:


Que no falten los olivos. El cartel que tapa el ciclista reza “Conductor ponga primera”… Queda todo dicho:


La pendiente se aproxima al 20% en varias ocasiones:


Al fondo vemos el Embalse de Iznájar:


Las cumbres de la Subbética le añade un toque más montañoso al puerto:


Nos aproximamos a la última herradura, la pendiente ya no descenderá del doble dígito:


Carretera estrecha, fuertes rampas, entorno bello… Una cucada de puerto:


Varias cortijadas jalonan el puerto:


Último esfuerzo:


Y su cartelito:


Altimetrías de Puertos de Montaña
- APM -