SEVILLA PUERTO DE EL BARRIAL
Embalse del Agrio
3729
visitas
Altitud: 370 m Distancia: 16,08 km Desnivel: 251 m Pendiente Media: 1,6 % Coeficiente: 46
 

Altigrafía y comentarios enviados por:
Miguel Baeza y Martín Cerván

 

Localización: Al noroeste de Aznalcóllar, en la SE-538 sobre un puente situado en la cola del Embalse del Agrio, comienza esta larga e irregular subida que se desarrolla por la Comarca del Corredor de la Plata. Partiremos desde Aznalcollar buscando el embalse del Agrio por la carretera de El Castillo de las Guardas. Al llegar a la presa tomaremos un cruce a la izquierda hasta llegar al mencionado puente.


Especificaciones: Carretera estrecha y rugosa, algo bacheada por momentos y que cuenta con señalización vertical y horizontal, aunque un tanto deficiente.
El tráfico de vehículos es escaso, salvo que coincidamos con alguna montería.
Las sombras son completamente inexistentes.

Fuentes: Durante los 16 km. del puerto no hemos visto ninguna. Sí que existe una fuente a la salida de la aldea de El Álamo, algo apartada de la carretera, a pocos km. de coronar el puerto. Un dato a tener en cuenta principalmente en época estival.

Comentario: Es éste uno de esos puertos tan característicos de las zonas que carecen de montañas con cierta elevación. La comarca del Corredor de la Plata que conecta la Sierra Norte hispalense con la Sierra de Aracena, está dominada por una constante sucesión de lomas que convierten cualquier carretera en una constante montaña rusa.
Tal es la cantidad de altillos que habremos de coronar que no sabremos en qué momento habremos alcanzado el puerto que en los mapas aparece con el nombre de El Barrial. De hecho, ni tan siquiera se ubica en la más alta de las lomas, por lo que nuestro despiste se convierte en total desorientación.
En cualquier caso, este puerto que se encuentra en la carretera de El Álamo, ruta bien conocida por los cicloturistas hispalenses, nos dejará un buen regusto, sobre todo si lo que buscamos es ir dando tono a nuestras piernas para afrontar mayores retos.
El buen conocedor de la geografía sevillana sabe perfectamente que estos puertos no se parecen en nada a los tradicionales y que, a pesar de los continuos descansillos, acaban por hacer mucho daño, principalmente debido a su longitud.
Los kilómetros iniciales son los que más dificultad entrañan con rampas que se aproximan al 10%.
Pronto habremos ganado cierta altura, lo que nos permitirá contemplar un paisaje de lomas que se pierden hacia el Norte y que decrecen hacia el Sur. Precisamente el paisaje resulta especialmente desolador, sobre todo en los secos veranos, ya que los múltiples incendios han acabado con la dehesa antaño existente en estos parajes: algunas encinas son vestigio del pasado. Ahora se está procediendo a reforestar el monte, proceso muy lento que, por desgracia, se ve perjudicado con nuevos incendios que encuentran un medio perfecto para propagarse en el abundante matorral.
En nuestra andadura tendremos oportunidad de apreciar el ingente trabajo que se está realizando: cortafuegos, muros, bancales. Todo esfuerzo es poco.
No obstante, al abrigo del monte bajo, encuentran su medio perfecto los conejos, las liebres y aves tan características como la perdiz. Y tampoco escasea por estos lares la caza mayor, hecho que constata la proximidad del Coto Nacional de la Pata del Caballo.
Pasado el quinto kilómetro encontraremos un descenso que nos permitirá recuperarnos. Hacer de esta ruta un agradable paseo o convertirla en un campo de batalla dependerá de las ganas de gresca que tengamos. Cargar plato grande o plato chico puede ser la clave cuando lleguemos al repecho que se inicia entrado el km. 7.
La poca pendiente que presentan las rampas nos reclama un mayor compromiso en nuestras pedaladas y apretamos la marcha en la medida de lo posible. Sin embargo, no debemos confiarnos si, como es natural, hemos llegado a pie de puerto haciendo ruta. La acumulación de kilómetros previos se une a la longitud del puerto de forma que, infravalorarlo, suele acabar cobrando factura en forma de desfallecimiento en nustros miembros.
Y es que, en efecto, El Barrial se hace largo. Cuando parece que vamos a coronar el puerto en el punto más alto de un cerro, nos encontramos con que la carretera sigue subiendo después de una corta bajada. Y así en varias ocasiones: una loma tapa a otra y nunca sabemos cuándo vamos a dejar de subir.
Para colmo, después de coronar el puerto, aún nos quedan 6 km. hasta la aldea de El Alamo -donde conviene darse un respiro- que, por si no lo habían adivinado, siguen siendo igual de quebrados.


Fotos:
Puente sobre la cola del embalse del Agrio:


El kilómetro inicial guarda alguna rampa al 9%:


Terminamos el primer kilómetro en el cruce del Centro de Defensa Forestal:


Las mejores vistas de la carretera son siempre hacia atrás, lo que hace que el descenso sea bastante más grato:


A estas alturas de puerto ya nos hemos percatado de que las rampas duras no son muy largas:


Pero tanto tobogán nos hace dudar de si engranar o no el plato grande:


Llegamos a un altillo y vemos la carretera serpenteando cuesta arriba en las lomas cercanas:


Algún descenso hay más largo y también muy rápido:


Rampas próximas al 10% lo cortan súbitamente:


Seguimos coronando altillos sin fin:


El puerto parece no acabarse nunca:


Pasamos los 350 m. de altitud… la cota máxima del puerto no está mucho más alta:


De hecho, antes de llegar a El Barrial, coronamos el cerro Carrizal a casi 400 m. de altitud:


Sabemos, por mapas, que el puerto se sitúa algo más adelante. Así que continuamos:


Un repecho corta el descenso:


Y coronamos sin cartel ni indicativo alguno:


Altimetrías de Puertos de Montaña
- APM -