BIZKAIA SAN ROKE
La Peña (Bilbao)
6105
visitas
Altitud: 340 m Distancia: 5,2 km Desnivel: 331 m Pendiente Media: 6,37 % Coeficiente: 66
 

Altigrafía y comentarios enviados por:
Josemi Ochoa

 

Localización: Desde el emblemático puente de San Antón, en el Casco Viejo de Bilbao, nos dirigimos por la calle Zamakola al barrio de La Peña. Dejamos a la izquierda el parque del citado barrio y la calle pasa a ser de dirección única. El inicio de la ascensión está 200 m más adelante, a la derecha, nada más pasar el portal nº 98.

Especificaciones: Carretera perfecta, con señalización horizontal, hasta el final del km 2, después de pasar sobre la A-8. Luego un tanto estrecha y sin señalización y con el firme a ratos irregular por el tránsito de tráfico pesado a veces, aunque es perfectamente transitable. Pocas sombras al principio, un poco más numerosas a partir de Larraskitu, y abundantes en el tramo final. Poco tráfico, a pesar de que es una ascensión casi urbana. Únicamente los fines de semana, a partir de Larraskitu, puede ser un poco más complicado. Ello se debe a que es la ruta tradicional para ascender al monte Pagasarri, muy visitado por los bilbaínos. Y como siempre ocurre en casos similares, los hay “comodones” que prefieren ascender en coche lo más arriba posible, aparcando en los laterales de la carretera, lo cual, dada su estrechez, prácticamente no permite el cruce de dos vehículos, con lo que podemos encontrarnos con algún tapón.

Fuentes: Hay varias fuentes cerca del inicio por el parque y jardines cercanos. Otra, en un parque a la derecha, nada más pasar bajo el acceso a la autovía, antes de terminar el primer km. Y una tercera, al final del km 4 a la izquierda, en el barrio de Bentabarri (aunque a veces no funciona).

Comentario: Después de la pared de Arraiz, esta ascensión es la más dura que se puede acometer desde el centro de Bilbao con bici de carretera. Y es que su coeficiente, un tanto engañoso debido a los dos tramos de descenso, no da idea de la real dureza de la misma. Si no tuviera estos descansos, estaríamos hablando de un coeficiente del orden de 100. Y aunque parezca una ascensión urbana, no lo es tanto, por cuanto es poco más de un km lo que circulamos por calles poco transitadas y con tan solo un par de semáforos. Hasta el barrio de Larraskitu, transitaremos por terrenos de las antiguas minas de hierro de Bilbao, de las que apenas quedan vestigios, al ser ocupados dichos terrenos por los grandes bloques de viviendas de los barrios de San Adrián y Miribilla, barrios que no existían en los años 50. En aquel entonces, el último edificio de Bilbao era la Torre Urizar, recientemente restaurada, al final de la calle Juan de Garay. De ahí hacia arriba solo existía la zona minera con el continuo ir y venir de los pequeños trenes mineros que descargaban el material en unos grandes cargaderos que había en la zona alta de Rekalde.
Vayamos con la ascensión. Partimos, como hemos comentado, del barrio de La Peña, para enfrentarnos de entrada a una durísima pared que tras unas preciosas herraduras nos lleva hasta la parte alta del barrio de San Adrián. Salvados estos 600 metros con una pendiente media de casi el 13%, pasamos bajo el acceso a la A-8. Iremos a la derecha (también se puede ir por la izquierda) y bajaremos unos 500 metros hasta pasar el Instituto de San Adrián. Giraremos a la izquierda para volver por la parte trasera del mismo y tomamos la primera calle a la derecha (calle Kanpazargane) que en una dura rampa de 80 m al 14% nos lleva a la Avda de San Adrián, la cual tomamos a la izquierda para pasar sobre la A-8, no sin antes superar otra rampa al 11%. Pasada la autovía nos encontramos con unas instalaciones de Iberdrola que bordeamos por la izquierda. A partir de aquí de nuevo aumenta la pendiente por una dura rampa hasta pasar el barrio de Larraskitu. Luego tenemos una zona más suave (con alguna zona puntual dura) que nos permitirá disfrutar de unas espectaculares vistas de Bilbao y la ría hasta la desembocadura. Tras dos herraduras, llegamos a Bentabarri donde tenemos 200 m llanos y un tramo de suave subida hasta una pequeña área recreativa con un par de cabañas, una de las cuales a veces funciona (o funcionaba) como bar los fines de semana. Un pequeño respiro que nos permitirá ver la tremenda pared que se nos avecina. Son solo unos 200 m, pero con porcentajes de hasta el 20%. Terminada la rampa, nos encontraremos con una barrera que corta el camino que a partir de aquí es de tierra. Tomaremos el desvío (asfaltado) a la izquierda que tras un pequeño descenso a través de un frondoso bosque, nos lleva hasta la dura rampa final que no se nos hará tan dura porque vemos ya la ermita de San Roke, punto final de la ascensión. Junto a ella hay un caserío que suele tener los perros sueltos que ladran un montón hasta que te bajas de la bici. Si echamos un vistazo al entorno, es difícil imaginar que estamos a tan solo tres km del centro de Bilbao. Una vez callados los perros, la tranquilidad es absoluta.


Fotos:
Mapa de situación y vista aérea detallada de la zona urbana.


Inicio de la ascensión en el número 98 de la calle Zamakola.


Primera herradura, que nos permite divisar lo que nos espera...


..que es nada menos que esta sucesión de durísimas herraduras.


Última herradura del duro tramo inicial, poco antes de llegar al paso bajo el acceso a la autovía.


Giro al final del Instituto de San Adrian, para retornar por su parte posterior.


Parte final de la Avenida de San Adrián, con el puente sobre la autopista. Aunque en la foto no lo parezca, la pendiente es del 11%.


La dura rampa de Larraskitu, que parece más dura porque es recta.


Rampa final, ermita y caserío, vistos desde el desvío.



Altimetrías de Puertos de Montaña
- APM -