ASTURIAS COLLADA LLOMENA
San Juan de Beleño
734 visitas
Altitud: 998 m Distancia: 9,01 km Desnivel: 618 m Pendiente Media: 6,86 % Coeficiente: 140
VER LEYENDA
COLORES RAMPAS

AS18
Collada Llomena






Localización: Desde Cangas de Onís remontamos 10 km el río Sella hasta el cruce que indica a Beleño; 15 km después se inicia la ascensión, en un puente sobre el río Ponga.
Especificaciones: Hasta San Juan de Beleño, carretera de cierta amplitud con señalización completa. A partir de esa localidad, la carretera se estrecha y desaparece la línea central. El firme en muy buen estado, sombras abundantes y tráfico casi inexistente.
Fuentes: Una en San Juan de Beleño, desviándonos 30 m a la izquierda, hacia el centro. Otra a poco más de 2 km para coronar, pero en verano puede que la encontremos seca.
Descripción: Estamos en una de las zonas más agrestes y menos habitadas de Asturias, en el Parque Natural de Ponga, casi tocando la parte más occidental de Picos de Europa y lindando con León. Esta comarca, con frondosos bosques naturales, no tiene otra salida hacia el sur que no sea ésta que contemplamos, para alcanzar la N-625 que por el puerto del Pontón nos llevaría hasta Riaño. A mitad de ascensión atravesaremos San Juan de Beleño, una bella localidad asentada en la ladera con orientación sur y con unas magníficas vistas hacia los roquedos de Xerra del Pando y Peña el Soberu. Su nombre puede que venga del Dios del Sol “belennus”, topónimo celta luego latinizado. Tampoco sería de extrañar que en estos parajes tan húmedos y umbríos, el astro solar hubiera sido adorado como un dios de vida que permitía subsistir a sus moradores. Otra circunstancia que sorprenderá, es la existencia de varias casas de indianos, algo un tanto atípico en una localidad tan apartada.
Esta vertiente es bastante menos dura que la opuesta, pero también tiene lo suyo. Antes de llegar a Beleño, nos enfrentaremos a 3 km con pendiente muy regular y de cierta exigencia por cuanto la media se acerca mucho al 7%. Si nos ponemos un ritmo cómodo, podremos disfrutar de unas estupendas vistas en este tramo. Unos cientos de metros llanos al paso por la localidad para tomar aire y toca batirse el cobre con la parte más dura. No tiene rampas excepcionales, no se sobrepasa el 13%, pero son tres kilómetros y medio que se hacen francamente duros ya que su pendiente media se acerca al 10%. Aquí sí que las vistas no nos van a distraer ya que, hasta coronar, iremos inmersos en un tupido bosque que solo nos deja ver el asfalto frente a nosotros. Una vez dejada a la derecha la pista que se dirige al policromático Bosque Peloño, entramos en el kilómetro y medio final que es muy suave y viene muy bien para ir soltando un poco las piernas. La cima la encontramos en una curva desde donde parten pistas a la izquierda hacia el Pico Pierzu y a la derecha a Les Bedules, nombre con el que también se conoce esta ascensión.
Mapa situación:

 
 Vídeo:
 
 
©