CANTABRIA SAN GLORIO
Potes
81310 visitas
Altitud: 1602 m Distancia: 26,7 km Desnivel: 1304 m Pendiente Media: 4,88 % Coeficiente: 232
VER LEYENDA
San Glorio
   

Localización: Es la N-621 que desde Potes en Cantabria se dirige a Riaño y su embalse en tierras leonesas.
Especificaciones: Carretera en perfecto estado con señalización horizontal completa. No demasiadas sombras y tráfico más bien escaso.
Fuentes: En Potes conviene proveerse adecuadamente para emprender la ascensión. Hay otra en Naroba en el Km 4 a la izquierda. También hay otra al final de Vega, al otro lado del río en dirección a Dobres, junto a una bolera. Y ya en el Km 20 otra a la derecha.
Descripción: Puerto antiquísimo de acceso a la Meseta desde tierras lebaniegas, que en los últimos años no ha sido muy frecuentado en las rutas del ciclismo profesional. Su gran longitud nos recuerda a otros colosos del Sistema Cantábrico (La Lunada, Estacas de Trueba o La Sía) e incluso pirenaicos (su dificultad es semejante a la del famoso Portalet). En sus primeros 10 kms se van atravesando diversos pueblos por una carretera que nos va a exigir poco esfuerzo y nos permitirá el adecuado rodaje para lo que nos espera. En La Vega podremos reponer fuerzas o, si lo deseamos, tomar a mano izquierda la ruta que se dirige a Dobres, pueblo bonito donde los haya. A partir de ese Km 10, en el pueblo de Bores, una primera rampa seria al 10% da inicio a la auténtica escalada, que enseguida va a situarse en pendientes cercanas al 7% de media. Más o menos en ese punto kilométrico se empieza a adivinar en lo más alto el final de nuestra ruta, cuando aún nos quedan más de 15 kms para acceder a ese lugar. En varios tramos el suelo se encuentra en peores condiciones, especialmente en su final, al que nos vamos acercando a la velocidad que nos permitan nuestras cada vez más cansadas piernas, superando una tras otra múltiples curvas de vaguada por encima de pequeños torrentes que nos irán dando envidia en días calurosos. En los últimos 10 kms aparecen diversas herraduras que nos permitirán disfrutar, si aún nos quedan fuerzas, de lo que hasta ese momento llevamos ascendido. En el Mirador de Lliesba con su conocido corzo que se presta a todo tipo de fotografías típicas, el paisaje a nuestros pies es magnífico. Un par de cascadas casi seguidas nos indican que el final se acerca y una amplia zona de praderas en la que la pendiente decrece nos deja ya en el Puerto, y en el mismo límite provincial una pista asfaltada se dirige nuestra derecha al Mirador del Oso y al Collado de Llesba. Si quedan fuerzas es imperdonable no continuar hasta ese collado desde donde disfrutaremos de unas inconmensurables vistas en todas direcciones. No habrá bajado mucho de las 2 horas el tiempo que habremos empleado para coronar, luego no estará de más que perdamos otro poco más en descansar y saborear la tranquilidad que nos trasmite el paisaje montañoso que nos rodea.
Mapa situación:



La mayoría de los mapas están obtenidos del MAPA DE CARRETERAS editado por el Ministerio de Fomento o de Google Maps