CUENCA CERRO SAN CRISTÓBAL
Cuenca
17303 visitas
Altitud: 1185 m Distancia: 4,1 km Desnivel: 267 m Pendiente Media: 6,51 % Coeficiente: 54
VER LEYENDA
COLORES RAMPAS

CU05
Cerro San Cristóbal


Localización: En el Puente de la Trinidad en el centro de la ciudad se inicia la ascensión hacia el Ayuntamiento y la Catedral, que continúa hacia el Castillo y por esa misma carretera hasta que unos centenares de metros después se toma a mano izquierda hacia el repetidor del Centro Emisor de TV de Cuenca que corona el Cerro de San Cristóbal.
Especificaciones: Las primeras calles son estrechas y enseguida aparece el pavés . Cuando tomamos la pista al Cerro el suelo se halla en mal estado aunque transitable con precaución. Ese tramo final tiene alguna sombra y la circulación, al abandonar la ciudad, es escasa.
Fuentes: Al menos hay una en la segunda curva de herradura y otra frente a la catedral.
Descripción: Tomamos las palabras del poeta Federico Muelas para describir las maravillas de Cuenca:

"¡Oh, tantálico esfuerzo en piedra viva!
¡Oh, aventura de cielos despeñados!
Cuenca, en volandas de celestes prados,
de peldaño en peldaño fugitiva ......
Cuenca, cierta y soñada, en cielo y río"


El arte de sus edificios, la piedra de sus impresionantes hoces, el agua de sus dos ríos y el azul celeste que todo lo ilumina nos van a permitir gozar de un paseo totalmente atípico en bicicleta, a nosotros que solemos buscar siempre escaladas que se alejen del mundanal ruido de las urbes.
Empezamos la ascensión callejeando en dirección al Ayuntamiento para pasar bajo sus arcos y entrar en la explanada de la Catedral, joya del gótico hispano. Recorremos a continuación la estrecha calle de San Pedro y enseguida llegamos a la entrada al Castillo, donde deberemos detenernos posteriormente en su Mirador y contemplar una de las más bonitas vistas imaginables de una capital provincial.
Seguimos nuestra ruta hasta tomar la desviación hacia el Repetidor de TV que, con sucesivas curvas de herradura y rampas máximas del 14% nos permite alcanzar la cima del Cerro de San Cristóbal que preside la ciudad y nos proporciona un enclave privilegiado para admirar el paisaje circundante. Menos mal que el último kilómetro es de una menor dificultad y podremos así llegar más descansados a la cima.
El Arte y la Naturaleza se dan la mano y nos la brindan para ayudarnos en esta atípica escalada de sin par belleza. Y todavía nos queda el continuar disfrutando de todos los rincones de una ciudad incomparable que nos aguarda solícita allí abajo, a nuestros pies.

Mapa situación: