SEGOVIA NAVACERRADA
La Granja de San Ildefonso
113981 visitas
Altitud: 1856 m Distancia: 13,58 km Desnivel: 669 m Pendiente Media: 4,92 % Coeficiente: 136
VER LEYENDA
COLORES RAMPAS
Navacerrada


Localización: Es la CL-601 que une la localidad segoviana de La Granja de San Ildefonso con la madrileña de Collado Villalba, a través de la Sierra de Guadarrama. Iniciamos nuestra medición en La Pradera de Navalhorno.
Especificaciones: El suelo se halla en buen estado y con señalización horizontal. La sombra de los pinos nos acompaña en toda la ascensión y el tráfico es frecuente, en especial en la zona de las Áreas Recreativas del inicio del puerto.
Fuentes: Hay varias a derecha e izquierda, tanto en las Áreas Recreativas como en los kilómetros siguientes. Es tradicional la del Puente de la Cantina, justo en el inicio de las auténticas rampas del puerto. Y aún otra a punto de coronar a mano derecha.
Descripción: Si por algún nombre es conocida esta vertiente segoviana del puerto de Navacerrada es por el de «Las 7 Revueltas», ya que la sucesión de herraduras es la característica más acusada de la subida por esta ladera. Bien lo saben los miles de cicloturistas acuden año tras año a participar en la popular marcha cicloturista que lleva el nombre de una de las figuras indiscutibles del ciclismo hispano, Perico Delgado.
Si cuando paséis por aquí no estáis subidos en la bici, no podéis dejar de visitar el Palacio de La Granja de San Ildefonso, bello ejemplo de arquitectura palatina europea, con jardines y fuentes al estilo de Versalles pero con grandes influencias del barroco italiano por los artistas que allí trabajaron. Uno de sus pabellones está dedicado a museo y en el resto podemos contemplar una magnífica colección de tapices, muebles y lámparas de época, así como valiosas pinturas. Son de destacar sus afamados jardines que se plantearon para tener más importancia que el propio palacio, destacando dentro de su conjunto las esculturas y fuentes que se alimentan del llamado "mar", receptor de las aguas de los montes cercanos. Y podemos recorrerlos admirando sus especies vegetales de numerosos países.
Pero no hemos venido a deleitarnos en el lujo borbónico, sino a afrontar una popular ascensión con un importante papel en la Vuelta a España. La abordaremos con un larguísimo falso llano inicial que puede sacarnos de punto si nos equivocamos en la elección de la velocidad más adecuada, pensando en lo que nos aguarda más adelante. Es esta una zona de mucha afluencia de domingueros ansiosos de encontrar escape del estrés de la ciudad en las diversas Áreas Recreativas que vamos a ir dejando atrás en nuestro pedaleo.
En La Pradera de Navalhorno, pequeño pueblo que surgió tras un proyecto del rey Alfonso XII para urbanizar un terreno con vistas a la creación del Real Taller de aserrio (aserradero). Lo que en un principio fue un conglomerado desordenado de casas y talleres fue posteriormente saneado hasta conseguir el aspecto que tiene actualmente, dedicándose sus habitantes fundamentalmente a la explotación forestal.
Nosotros iniciamos nuestra medición en dicha localidad y durante los primeros 4 km apenas alcanzaremos en algún momento el 5%. Tras pasar sobre el río Eresma en el Puente de La Cantina las primeras rampas del puerto nos dan su saludo bajo la sombra de la enorme masa de pinos. Desde ese punto hasta la cima nos quedan aún algo más de 7 km con pendiente muy regular entre el 7 y el 8%, en los que lo más destacable son las curvas de herradura que dan nombre universal a esta ascensión y que se encuentran en los primeros tres mil metros desde el citado puente. Ese porcentaje medio no permite grandes alegrías, ya que nos hallamos sin duda ante un auténtico puerto de 1ª categoría. Al coronar por encima de los 1800 m de altitud en la zona de restaurantes podemos optar por descender hacia Madrid por una carretera de bastante tráfico o elegir la tranquilidad de recorrer la Estación Invernal de esta Sierra de Guadarrama para descender después el puerto de Cotos hacia Rascafría. Pero seguro que los «locos de las cumbres» no van a conformarse y abordarán —con miedo, eso sí— la brutal escalada a la Bola del Mundo que les reta desde el cielo.

Mapa situación: