LLEIDA PORT AINÉ
C-13 entre Rialp y Llavorsí
37465 visitas
Altitud: 1978 m Distancia: 18,66 km Desnivel: 1238 m Pendiente Media: 6,64 % Coeficiente: 256
VER LEYENDA
COLORES RAMPAS
Port Ainé


APM
Localización: En el Km 100 de la C-13, poco después de Rialp y en dirección a Llavorsí, se encuentra el cruce a mano derecha que nos conduce a esta estación de esquí.
Especificaciones: Carretera en aceptables condiciones, aunque algo cuarteada por el frío cuando subimos nosotros, con señalización vertical en los laterales, y que discurre la mayoría de kilómetros entre un bosque de pinos que no dan mucha sombra.
Fuentes: No hay más que una a la vista en toda la subida, así que conviene, como siempre y por si acaso, comenzar la subida con los botellines llenos. La citada se ubica en el Área Recreativa de Sant Miquel en el Km 10,2.
Descripción: La Estación de esquí de Port Ainé, inaugurada en el año 1986, se halla en una privilegiada situación, bajo el Pic de l'Orri (2440 m), y su orientación al norte, al abrigo de la montaña, le permite disfrutar de un microclima favorable y de una inmejorable calidad de nieve polvo desde diciembre hasta abril. Digamos que para muchos está considerada la estación de esquí con la mejor nieve del Pirineo. Nos encontramos en el municipio de Rialp, en el espléndido marco natural que brinda la comarca del Pallars Sobirà, en el Pirineo de Lleida.
Muy próxima al Parque Nacional de Aigüestortes es una estación bastante joven y al mismo tiempo un centro deportivo de los más grandes de toda Europa. Resulta interesante el hecho de que sus pistas sean convergentes en una zona central, en la que se encuentra la cafetería, lo que la hace muy recomendable para esquiar en familia, pues es realmente difícil perderse en ella. Pero es que, además, en verano Port Ainé se convierte en un destacado centro de actividades de aventura y montaña para todos los públicos. Los dos alojamientos de la estación y el telesilla están abiertos, y ello permite practicar actividades como tenis, tiro con arco, rutas a caballo. También se pueden practicar el rafting en la Noguera Pallaresa o actividades varias para jóvenes en el multiespacio Port Ainé Sports Center.
Antes de iniciar el reto cicloturista, te invitamos a conocer el pueblo de Rialp, donde podrás visitar tres iglesias: el templo de Nuestra Señora de Valldeflors, la Ermita de los Santos Cosme y Damián o la Iglesia de San Acisclo y Santa Victoria, un templo de estilo románico lombardo que está en la pedanía de Surp. En la villa, sobre un montículo ubicado a la derecha del río Noguera Pallaresa, se hallan los restos de un antiguo castillo medieval. Desde ese enclave se contemplan las mejores vistas del municipio, en el que destacan calles como la Carrer del Mig, con sus originales soportales, y la calle del Raval.
Además en su terreno municipal hay una cita obligada: el Parque Natural de L’Alt Pirineu, un bello espacio protegido con 69.850 hectáreas de extensión, lo que le convierte en el más extenso de Cataluña y donde se hallan las cotas más altas de Lleida, con una amplia red de senderos para perderse en la montaña. Ya veis que aquí podemos disfrutar de muchas maneras.
Pero si hemos venido hasta Rialp es para enfrentarnos a una de las subidas más exigentes del Pirineo, ya que sus casi 19 km de ascensión, con más de 1200 m de desnivel a una media del 6,64%, nos están hablando de un puerto de Categoría Especial que luce un coeficiente APM de 256. Aquí hemos podido asistir en la última década a las victorias de Brajkovic, Dan Martin y Thomas De Gendt, nombres que con otros anteriores le han abierto un hueco en la historia del pedal. Vamos a intentar emularles.
El puerto nos recibe con una rampa del 13% para abordar los tres primeros kilómetros de la subida con una media del 8% y las primeras herraduras. El siguiente tramo es el principal y más extenso del puerto, pues hasta el Km 17 nos mantendremos en pendientes medias bastante moderadas, que oscilan siempre entre el 4,5 y el 7,5%. Ahora bien, de vez en cuando nos sorprende alguna rampa inesperada de doble dígito. Una nueva referencia será el solitario pueblo de Roní, del que como curiosidad podemos decir que sus vecinos, como complemento a la actividad agrícola y ganadera, se dedicaban a hacer escobas, cartones y cestas, muy apreciados por toda la comarca. A mitad de la ascensión la pequeña ermita de Sant Miquel, más bien un humilladero, y el área recreativa de un par de kilómetros más adelante nos sirven de relax, por lo menos mental, para abordar con fuerzas renovadas los 8 km que aún nos restan hasta la cima.
Luego iremos remontando poco a poco la ladera de la montaña, viendo el trazado de la carretera entre los pinos, y en un momento dado empezaremos a otear en lo alto el hotel de la cota 1950 (hay cartel) en el que acaba la carretera. Así llegaremos a una primera explanada en la que se encuentra el telesilla que sube hasta la plataforma superior donde se ubican el Hotel y la Estación Invernal. A partir de aquí nos quedan 4 km con varias rampas y en especial el Km 17 donde estas llegan al 13% en un tramo mantenido de 800 m muy exigente y que nos conduce con un final más llevadero hasta los casi 2000 m de altitud. Al coronar en el punto asfaltado más alto, en la explanada del hotel, nuestra carretera se convierte en pista de tierra hacia las cumbres montañosas. Una pena, porque le habíamos cogido ganas. Pero desde allí, y bajo las antenas del Tossal de l´Orri, podremos apreciar un bonito panorama de esta parte del Pirineo catalán.

ver más fotos (para desplazarse utilizar las flechas verdes)
Mapa situación:



La mayoría de los mapas están obtenidos del MAPA DE CARRETERAS editado por el Ministerio de Fomento o de Google Maps