GRANADA CABRA MONTÉS, MIRADOR DE LA–EL CHAPARRAL
Jete
40031 visitas
Altitud: 1337 m Distancia: 26,6 km Desnivel: 1224 m Pendiente Media: 4,59 % Coeficiente: 229
VER LEYENDA
COLORES RAMPAS

GR08
Cabra Montés, Mirador de la–EL Chaparral






Localización: Nuestro recorrido discurre por la carretera A-4050 de Granada. Partimos desde la localidad costera de Almuñécar en dirección a Jete y Otívar. En un puente a la entrada de la primera de estas localidades situamos nuestro punto de inicio.
Especificaciones: Hasta la localidad de Otívar, durante los primeros 3,5 km la carretera ha experimentado una mejora y está impecable, con bastante anchura, además contando con algo de vegetación que nos dará alguna sombra. A partir de Otívar la carretera se estrecha hasta unos 5 m durante 2 o 3 km y el asfalto es algo más rugoso pero en buen estado. Luego y hasta el final es ancha, unos 6 m y con asfalto en buen estado. En toda la subida disponemos de señalización horizontal y vertical. Y el tráfico no supondrá ningún problema.
Fuentes: Existe una fuente, denominada de Las Víboras, a falta de 800 m para el Mirador, pero como lleva unos cuantos años seca es conveniente ir aprovisionados de agua desde el inicio.
Descripción: Aunque la carretera va ascendiendo poco a poco desde la costa, consideramos que la subida comienza en Jete, situada en el valle del río Verde. Desde aquí vamos a realizar una larga subida de 17 km hasta el célebre mirador y añadiremos otros casi diez más hasta el punto más alto de la sierra del Chaparral en el paraje conocido como Alto de Julia.
Así pues, llegamos a Jete, hermosísimo rincón de recia raigambre musulmana. Tras dejar atrás este bonito pueblo nos encontramos con la primera rampa dura que nos lleva a un cruce hacia Ítrabo, continuando en dirección a Otívar por un tramo alrededor del 7% de pendiente con alguna pequeña rampa del 10%. Casi llegando al pueblo podemos observar nuestra meta casi inalcanzable en la lejanía: el mirador. Esta población parece remontarse también a época musulmana, como lo sugieren sus casitas apiñadas y enjabelgadas de estructura similar a la alpujarreña, en la que destaca la iglesia mozárabe de San José. Los orígenes de su caserío parecen estar ligados a la ruta del pescado que unía Almuñécar con la capital nazarí y que ha dejado huella en topónimos orográficos cercanos como el de los Poyos del Pescado, los riscos que luego conoceremos. Más adelante, tras atravesar el pueblo y llegar a un cruce a la derecha que indica Lentegí, vamos a disfrutar de un largo y suave descenso con algo de sombras, que nos recuperará para afrontar los muchos kilómetros que aún nos quedan.
Al girar a la izquierda en un puente, iniciamos los siguientes 5 km algo más duros y cuya media se situará en torno al 6,5%. Abajo a la izquierda observamos Otívar y la primera parte de la ascensión realizada. Más adelante y superando alguna que otra curva de herradura, todavía observaremos allí arriba el mirador y da la sensación de que no ganamos elevación con nuestro cansino pedalear. A veces aparecen nombres de corredores profesionales escritos en el suelo como reflejo del paso de la Vuelta a Andalucía por este puerto. Superamos varias curvas de herradura y cambios de orientación, dibujando a pedales un trazado muy pintoresco y escénico bien surtido de los característicos quitamiedos de piedra que aún conservan muchas carreteras de montaña. Luego pasamos junto a unas antenas de telefonía móvil, por lo que solo nos faltan 2 km para llegar al mirador, transitando por la rocosa ladera y admirando gran parte de la subida realizada. Pasamos junto a la única fuente en el recorrido y al girar más adelante a la derecha observamos ya nuestra meta muy cercana. En cuanto al entorno, cabe reseñar las espléndidas vistas sobre el Mediterráneo y sobre las vecinas Sierras de Tejeda y Almijara que nos regala constantemente el sinuoso trazado de la carretera. Primer objetivo cumplido: aquí muchos se volverán, pero en APM siempre buscamos el punto más alto. Adelante, pues.
Y es que, si cometemos el desatino de darnos la vuelta, nos vamos a perder el más singular de todos los tramos del puerto, que no es otro que el añadido hasta los Poyos del Pescado. La carretera ha sido excavada a media ladera en la roca, cuyas paredes muestran constantes entrantes y salientes. El aspecto del paisaje se torna, por momentos, en lunar, sugiriéndonos imágenes bien conocidas como las de la Casse Désserte del alpino col d’Izoard. Pasaremos un pequeño túnel excavado en la piedra y, un poco más arriba, tras un primer collado con excelentes vistas, entramos en el tramo final al cambiar de término municipal, como nos indica un cartel de mampostería.
La carretera sigue, tras un descansillo, subiendo durante 2,5 km hasta un punto 60 m más alto, y percibiremos un cambio sustancial del paisaje, que pasa a convertirse en un páramo. El Alto de Julia no tiene ningún cartel indicador, pero sabemos que estamos en el punto más alto de la sierra del Chaparral y que el cielo está más cerca.
Mapa situación:

©