BURGOS REPETIDOR, ALTO DEL
Incinillas
11007 visitas
Altitud: 1015 m Distancia: 8,8 km Desnivel: 418 m Pendiente Media: 4,75 % Coeficiente: 78
   

Localización: Es la N-232 que une la comarca de Villarcayo, desde la C-629, con el Valle de Valdebezana y la localidad de Soncillo para dirigirse luego hacia el Embalse del Ebro y la vecina Cantabria.
Especificaciones: Carretera de reciente trazado, asfalto perfecto y de una anchura aproximada de 8 m. El tráfico es escaso y, salvo en el inicio antes del cruce con la N-232, no hay ni una sola sombra.
Fuentes: Hay una en la misma plaza de Incinillas.
Descripción: Aunque si consultamos un mapa topográfico de la zona este alto aparece con el nombre de Portillo de Manzanedo, hemos optado por atribuirle el nombre con el que se le conoce en los ambientes ciclistas de la comarca de Las Merindades en la provincia de Burgos: Alto del Repetidor. A nadie extrañará tal denominación por cuanto la antena que se encuentra en su punto más alto desempeña precisamente esas funciones en todo el entorno en las estribaciones del alto de Escaño, a 1108 m de altitud. Sería mucho más engañoso el nombre que le atribuye el Centro Nacional de Información Geográfica ya que el valle al que vamos acceder a través de este puerto de 2ª categoría no es el de Manzanedo, sino el de Valdebezana.
En la amplia llanura junto al Ebro donde se ubican diversas granjas y pabellones ganaderos, damos inicio a nuestra ascensión en lo que podría asemejarse a un largo túnel entre árboles que nos cobijan de los rayos solares. La pendiente en ese primer kilómetro apenas se hace notar hasta llegar a la pequeña población de Incinillas, de sólo 18 habitantes pero con una fuente que nos vendrá que ni pintada para adentrarnos en la zona de páramo que va a ver nuestro pedaleo durante los siguientes kilómetros hasta Soncillo.
Poco después abandonamos la carretera que continúa en dirección a Villarcayo, la capital comarcal, y tomamos a mano izquierda siguiendo la indicación hacia Santander. Damos en ese punto inicio a un largo tramo rectilíneo que irá ganando progresivamente en pendiente hasta llegar a un cartel del 8% donde ya vemos que la cosa se pone seria…y tan seria. Y es que ese cartel no señala más que la pendiente media de los siguientes kilómetros, pero enseguida notamos que nuestras piernas se resisten a pedalear con la fuerza que hasta aquí tenían y es que el siguiente tramo apenas si va a bajar en algún momento del 10%, con máximos del 11% y…eso es otra historia, ¿verdad?
Tras la primera rampa de esas cifras, dejamos a mano derecha el cruce hacia el vertedero de residuos sólidos de Villarcayo y su comarca y quizás alguno empiece a pensar que quizás ese sería el lugar que le correspondería a su actual estado de forma. No será para tanto pero más vale que nos apretemos los machos (expresión machista donde las haya) para continuar sufriendo durante un par de kilómetros francamente duros que -¡menos mal!- irán suavizando paulatinamente en el tramo final del puerto en el que deberemos desviarnos a la izquierda si queremos llegar a la altura de la antena que, entre pinos y con una línea de aerogeneradores al fondo, da nombre a este alto que va cogiendo cierta popularidad. Y es así desde que por aquí transita la que confiamos sea cada vez más prestigiosa marcha con el nombre del célebre profesional de la zona, Iñigo Cuesta, que tantas veces habrá sufrido como nosotros en estas rampas. Aunque la verdad es que hace años el trazado era mucho más curvilíneo y de mayor belleza y menor exigencia que los trazados de la s carreteras actuales. ¡Ay, el progreso!...
Mapa situación:



La mayoría de los mapas están obtenidos del MAPA DE CARRETERAS editado por el Ministerio de Fomento o de Google Maps