CASTELLÓN FREDES
La Sénia
382 visitas
Altitud: 1156 m Distancia: 18,73 km Desnivel: 775 m Pendiente Media: 4,14 % Coeficiente: 118
Fredes



Localización: Es la CV-105 que desde La Sénia se dirige a la Pobla de Benifassà y Castell de Cabres en la provincia de Castellón. Pasado el Km 9 de ascensión deberemos tomar a mano derecha la CV-106 que nos lleva al perdido pueblo de Fredes, donde se acaba la carretera.
Especificaciones: Carretera de unos 4 m sin señalización horizontal hasta el cruce hacia Fredes, donde aparece y mejora el suelo, irregular hasta ese punto.
Fuentes: Conviene aprovisionarse en La Sénia o, sin falta, en el Molí l’Abad, porque no hallaremos ninguna otra hasta el final.
Descripción: Quien quiera visitar el pueblo más septentrional de la comunidad valenciana, deberá acercarse hasta la pequeña y pintoresca localidad de Fredes, ubicada como Bel en la Tinença de Benifassà. Se le conoce como “el pueblo del frío” y nadie que lo haya visitado en pleno invierno podrá decir que no está bien llamado.
Muy cerca de La Sénia, la Font de San Pere es uno de los parajes que no se puede dejar sin visitar. El río dibuja un espacio fluvial de gran belleza paisajística modelando la roca caliza, que adquiere formas fantasiosas. El agua circula formando pequeños saltos y bonitas ollas o charcos, que en verano invitan a un buen baño. El nacimiento de la fuente está en el margen derecho del río y recibe el nombre con motivo de un antiguo molino, hoy restaurante.
Partiendo de este sitio, pronto accederemos al Molí l’Abad y su agradable complejo turístico. Pasaremos luego junto a la Cova dels Ressegadors y sus pinturas esquemáticas, descubiertas al construirse el pantano de Ulldecona: un excelente lugar para la observación y la caza de animales que se acercarían a beber al río. Entre sus más de 50 figuras humanas y 30 de animales, pintadas con pigmentos rojizos, destacan las escenas de caza, así como representaciones de animales aislados: cabras, ciervos, jabalíes y aves. Curiosa es una figura femenina con falda rodeada de figuras masculinas: parece que hay cosas que no cambian.
Tras dejar atrás dos túneles abiertos en la roca, daremos vista al embalse que tiñe de azul verdoso el paisaje circundante. Será a partir del Km 6 cuando hagan su aparición las diversas curvas de herradura con que iremos ganando altura progresivamente, sin grandes agobios en ningún momento, pues rara vez se alcanza el 10%. Pasado el Km 9 tomaremos a la derecha en dirección al pueblo que nos ocupa y en 800 m alcanzaremos el cruce hacia el Monasterio de Benifassà, fundado por Jaume I en 1233 y ocupado hoy por monjas cartujas de la Orden de San Bruno. Fue el primer monasterio cristiano que se fundó en tierras valencianas, de estilo gótico-cisterciense, y Monumento Nacional desde 1931.
A partir del cruce de entrada al recinto monacal, la carretera va ganando en perspectiva y el monasterio nos parece cada vez más pequeño. Pero aún nos quedan casi 9 km para coronar el alto que da vistas a Fredes y, si el sol aprieta, podemos sufrir la visita del «tío del mazo».
Por fin accederemos a esta población que se recorre en apenas 10 minutos. Solo tiene dos calles, un bar restaurante con fenomenal estufa de leña, un lavadero, una iglesia y muchas casas de piedra que sin duda han vivido mejores tiempos. En sus contornos, las terrazas herbosas se elevan paulatinamente para formar una hoya natural donde se asienta el casco urbano y, rodeándola, densos y majestuosos pinares adormecen con su sombra aquellas alturas, las de mayor cota en toda la comarca. Sobre ellos puede verse planear águilas y buitres como si Fredes fuese, en verdad, un rincón todavía olvidado por los estragos de la modernidad. Y sobre ella el Tossal dels Tres Reis, un monte de gran personalidad histórica al situarse en el punto exacto donde convergen las comunidades de Aragón, Comunidad Valenciana y Cataluña: un lugar donde el tiempo y la historia se detienen.
Mapa situación: