TERUEL TARRASCÓN DE PEÑACERRADA
Fortanete
456 visitas
Altitud: 1814 m Distancia: 6,5 km Desnivel: 471 m Pendiente Media: 7,25 % Coeficiente: 119
Tarrascón de Peñacerrada


Localización: En el bonito pueblo de Fortanete, en la comarca del Maestrazgo turolense, parte una carretera de montaña en busca del puerto, primero, y la estación, después, de Valdelinares. Pero para ello deberéis alargar vuestra ruta más de 20 km, tras coronar el puerto que ahora os presentamos.
Especificaciones: Asfaltada hace pocos años, la carretera se encuentra en buen estado, aunque sin señalización horizontal. No hay sombras y el tráfico es inexistente. Restricciones de paso invernales.
Fuentes: En el Km 5, a mano izquierda, hay una, aunque deberemos localizarla porque no se ve desde la carretera.
Descripción: El llegar a lo más alto ha constituido siempre el gran reto de los montañeros y si logran hacer cumbre por la vertiente más escarpada, la satisfacción es aún mayor, si cabe. En la provincia de Teruel la cota más alta a la que podremos acceder en nuestras bicis de carretera se aproxima a los 2000 m en la Estación de esquí de Valdelinares. La subida que aquí os ofrecemos ha sido también reparada recientemente del deterioro que el frío y la nieve causan en estos desolados parajes y nos brinda así la posibilidad de vencer al coloso turolense por la que sin duda es la más exigente de sus laderas.
Si el bello pueblo de Fortanete ha sido denominado como “la joya oculta del Maestrazgo”, nosotros nos atrevemos, en honor a la amistad que nos une con uno de sus naturales, a trasladar tal apelativo a la ascensión que se inicia en el mismo casco urbano, al pasar sobre las aguas del que va a convertirse en el río Pitarque. Desde ese punto hasta el primer alto deberemos afrontar, transitando por el paraje de Peñacerrada, una de las más duras pruebas que abordarse puedan a lomos de la flaca. Serán poco más de seis los kilómetros hasta alcanzar el cartel de puerto de Fortanete, al que los naturales conocen más bien como Tarrascón de Peñacerrada. ¡Pero qué 6 km!
A medida que nos alejamos del pueblo, la pendiente media va en progresivo aumento hasta que, al aparecer el asfalto reciente (así no tendremos disculpa), la visión de las rampas que nos esperan helará nuestra sangre más que el frío que acostumbra a hacer en este entorno. Entre continuas herraduras, el clinómetro supera en varias ocasiones el 15% y no será extraño que veamos sobrevolar sobre nuestras cabezas algún majestuoso buitre acechando a una llamativa presa que se retuerce entre ímprobos esfuerzos para no sucumbir. Superado el kilómetro fatal, con doble y zigzagueante herradura, daremos vista a una zona de numerosos masicos (así llaman a las construcciones que sirven a los pastores de vivienda temporal), todos ellos de curiosos nombres: Loras, Raimundo, Chirulitas,…hasta dejar a la izquierda una pista hacia unas antenas y pedalear, ya más relajados, entre monolitos pétreos, pinares y algún enebro.
El cartel de puerto de Fortanete ha sido sustituido hace unos años por los amigos de APM por un “burucartel” en homenaje a quien nos habló por primera vez de esta exigente ascensión. Y así, Rogelio Muñoz (que así se llama nuestro gran amigo), puede mostrar con orgullo ese cartel con dedicatoria a todos los ciclistas que quieran visitar su acogedor pueblo.

Y si queréis el mejor de los compañeros para conocer el Maestrazgo en bicicleta, no tenéis más que preguntar por “el Lucero de Fortanete”.
Mapa situación: