GRANADA SIERRA NEVADA-PICO VELETA
Haza Llanas-Las Sabinas
39569 visitas
Altitud: 3296 m Distancia: 39,36 km Desnivel: 2527 m Pendiente Media: 6,42 % Coeficiente: 616
VER LEYENDA
COLORES RAMPAS

GR18
Sierra Nevada-Pico Veleta






Localización: En la localidad granadina de Pinos Genil tomamos las GR-3200 en dirección a Güéjar Sierra y el puerto de Haza Llanas. En este tomaremos la A-4025 para seguir ascendiendo el Collado de las Sabinas y enlazar finalmente con la A-395, la carretera general de Sierra Nevada, hasta Hoya de la Mora. Desde ese punto hasta el Pico Veleta no tenemos más que seguir la carretera siempre hacia arriba.
Especificaciones: En una distancia tan larga y tantas carreteras diferentes encontraremos diversos tipos de asfalto, así como diferentes anchuras y señalizaciones en nuestra ruta, pero todas perfectamente transitables. El tráfico rodado es escaso, al evitar la carretera general de acceso a la Estación. La vegetación de la zona de Haza Llanas y Las Sabinas va desapareciendo a medida que ganamos altura.
Fuentes: No podemos despistarnos al paso por Güéjar Sierra, porque no encontraremos otra en toda la ascensión.
Descripción: Sabemos que decir que nos hallamos ante el puerto más duro de la península puede provocar cierto debate: no es nuestra intención. Lo que queremos expresar es que, no solo por su coeficiente APM de 616, sino por su enorme longitud (casi 40 km), más que por sus rampas (aunque hay alguna cercana al 20% en Haza Llanas), es una ascensión que nos va a llevar horas de esfuerzo, a cada uno en función de su preparación. Pero no son esas sus principales exigencias. Conviene que antes de afrontar una escalada de este nivel os tiréis unos días analizando las webs de meteorología para elegir el día más apropiado. Si no lo tenéis en cuenta, la lluvia, la nieve, el calor del inicio y el frío polar que podéis encontraros arriba, y también el viento que azota de lo lindo en esas cotas, puede acabar con vuestros sueños. ¡Ah!, y no olvidéis que nuestro organismo no está preparado para hacer esfuerzos a esas altitudes, con lo que aumentará el nivel de esfuerzo que reclame de nosotros. Y el que avisa…
Pero somos auténticos “locos de las cumbres” y no nos dejaremos atemorizar por todos estos malos augurios. Al contrario, vamos a embarcarnos con fe y valentía en la gran aventura de coronar el Veleta por su vertiente más exigente.
Si la hemos elegido ha sido para lograr la gloria en el Veleta, al ser esta la que mayor dificultad nos va a oponer entre todas las posibilidades de acceso a la cima asfaltada más alta de Europa con sus 3296 m cuando acaba el alquitranado. Hasta Guéjar Sierra coincide con la del Hotel del Duque, que discurre en paralelo a la nuestra más al fondo del valle. En esta localidad seguiremos las indicaciones que nos guían hacia el río Maitena y, en descenso, nos desviamos a nuestra derecha hacia Haza Llanas. Bajamos raudos, deseosos de poner a prueba nuestra capacidad escaladora, camino del puente sobre el Genil, en la cola del embalse de Canales. Pero serán los siguientes 5 km al 11% nuestra inmediata y principal preocupación.
La carretera se va abriendo camino a base de herraduras, más apretadas en el inicio, y la sensación de ir alcanzando altura sobre el pueblo de Güéjar y el embalse de Canales es rápida y constante gracias a las fuertes pendientes. El trazado es espectacular .
Un descansillo nos va a permitir oxigenar la musculatura para afrontar las rampas que se presentan: pocas veces se situará la pendiente por debajo del 12% y sí en cambio bien próxima al 20% en algún punto de los próximos 2,5 km. Cuando veamos que la carretera deja de serpentear momentáneamente para ascender hacia el cortijo de Haza Llanas, en una larga recta demoledora, notaremos que la pendiente va decreciendo. Un último par de herraduras nos sirven como referencia para saber que nos hallamos próximos a abandonar el calvario justo en el cruce hacia el Hotel del Duque.
En ese punto notaremos el estrechamiento de la calzada y al rodar por ella tendremos la sensación de ir dando un paseo en bici. No en vano, las rampas son prácticamente la mitad de duras que en el tramo anterior. Hasta el centro de recepción de visitantes de El Dornajo nos quedan 2 km.
Entramos en una zona totalmente novedosa al iniciar ahora el ascenso al Collado de las Sabinas por una ruta mucho más atractiva y tranquila que, con nuevas herraduras, nos hace remontar la ladera en busca del citado collado.
Entramos por fin en la A-395 y la Estación de Pradollano ha quedado ya abajo. No hay descanso apreciable hasta llegar al control de automóviles tras pasar el Albergue Universitario, donde han finalizado las últimas ediciones de la Vuelta a España. Nos hallamos en el paraje conocido como Hoya de la Mora, con una zona de aparcamientos y un par de establecimientos de comidas. A partir de este punto, a más de 2.500 m de altitud, el acceso está restringido para vehículos particulares aunque no para cicloturistas.
Nos quedan aún más de 10 km de ascensión. La carretera se estrecha pero, al estar prohibido el paso de vehículos, la carretera la usamos solamente los ciclistas y el personal de la estación de esquí. El asfalto está en bastante buen estado y describe numerosas curvas que te hacen ganar altura de manera gradual, sin rampas duras. Al pasar junto a la Ermita de la Virgen de las Nieves rogaremos por el éxito de nuestra aventura.
Nosotros seguimos por el Barranco de Cauchiles. Cuando alcancemos el Corral del Veleta nos vendremos arriba al ver que solo nos queda ya el último esfuerzo buscando el collado de Carigüela, cambiando así de vertiente para bordear el espolón final. Vemos la cima cada vez más cerca.
Tras dar la última de las curvas, con una larga rampa final del 12%, aparece una pista de tierra por la que se puede alcanzar el vértice geodésico de la cima al que se llega andando sin ninguna dificultad. Las vistas desde la cima son inmejorables e incluso en días despejados se puede observar incluso el mar. Nos hallamos en el punto más alto que se puede alcanzar en bicicleta en todo el continente, en la cima de Europa.
Mapa situación:

©