PALENCIA BREZO, SANTUARIO DEL
Aviñante de la Peña
4214 visitas
Altitud: 1425 m Distancia: 3,68 km Desnivel: 264 m Pendiente Media: 7,19 % Coeficiente: 62
VER LEYENDA
COLORES RAMPAS

PA02
Brezo, Santuario del






Localización: En la CL-626, al paso por Aviñante de la Peña, entre Cervera de Pisuerga y Guardo, encontramos a la derecha el cruce señalizado hacia el Santuario del Brezo.
Especificaciones: Carretera amplia en buen estado y con señalización completa hasta Villafría de la Peña. A partir de ahí se estrecha y desaparece la separación de carriles, pero el firme se conserva en perfecto estado. Sombras y tráfico inexistentes.
Fuentes: En Villafría de la Peña.
Descripción: Corta pero preciosa ascensión hasta el Santuario de la Virgen del Brezo, el centro de devoción más importante de toda la comarca. Su romería, el 21 de septiembre es multitudinaria. La iglesia se comenzó a construir en 1480 sobre los restos de una antigua ermita del siglo XIII y no se terminaría hasta el siglo XVIII. La talla de la Virgen es del siglo XIII y junto a ella se encuentra otra talla que se la conoce como Virgen del Mar. Extraño nombre para una virgen en un lugar tan alejado de la costa. La explicación es curiosa: en 1570, unos pescadores catalanes encuentran a la deriva un arca en cuyo interior hallan dicha talla con un letrero que dice “voy en romería a Nuestra Señora del Brezo”. Y allá que la llevaron.
La ascensión presenta un medio kilómetro inicial sin apenas pendiente para, pasada una piscifactoría, encontrarnos de improviso con la rampa más fuerte que alcanza hasta un 15% de pendiente máxima. Son poco más de 300 m, aunque si vamos con las piernas frías, harán pupa. El paso por Villafría es muy suave pero la pendiente va aumentando poco a poco según nos vamos adentrando en un pequeño barranco rodeado de peñascos calizos. Pasada la mitad de la ascensión pasamos junto a la minúscula ermita de San José, donde ya tenemos un primer amago de lo que nos viene y que no es otra cosa que un kilómetro al 10,3% de pendiente media, flanqueados por las cruces de piedra de un viacrucis que parece premonitorio de la dureza de este tramo. En el medio kilómetro final la pendiente se suaviza poco a poco. Solo queda echar un vistazo al exterior del santuario, que presumiblemente estará cerrado, y disfrutar del magnífico paisaje. La tranquilidad que nos rodea es absoluta.
Mapa situación:

©