ZAMORA PADORNELO (PARQUE EÓLICO)
Lubián
595 visitas
Altitud: 1745 m Distancia: 21,16 km Desnivel: 765 m Pendiente Media: 3,62 % Coeficiente: 130
VER LEYENDA
COLORES RAMPAS
Padornelo (parque Eólico)


Localización: En el puente de la Cana, en la comarca de Sanabria, al noroeste de Zamora, transitaremos por la ZA-106 y por la antigua N-525 hasta tomar, por encima del túnel de la autopista, la pista asfaltada a la izquierda que se dirige al parque eólico.
Especificaciones: Carretera de unos 5 m de ancho, con asfalto un tanto irregular y botoso, carente de arcén, hasta la desviación a dicho parque en la que iremos alternando zonas de sombra con otras en las que quedaremos expuestos al sol. En el parque eólico no habrá ningún árbol que nos proteja y el ancho de la pista se reduce ostensiblemente. Tráfico muy escaso. Una advertencia: si nos hallarnos en un paraje inundado de aerogeneradores, os podéis imaginar el motivo.
Fuentes: Encontraremos una al paso por cada uno de los tres pueblos de la ascensión.
Descripción: Discurre la subida por lo que era la antigua entrada a la Meseta desde Ourense hasta que se construyó la autovía A-52 que absorbió el 99,9% del tráfico, por lo que circular con nuestras bicicletas por esta zona es bastante tranquilo, permitiéndonos disfrutar más a fondo del bonito paraje que queda a nuestra derecha.
Lubián es el último municipio del Camino Mozárabe-Sanabrés a su paso por la provincia de Zamora. De hecho, gracias a esa localización fronteriza, es uno de los pocos municipios bilingües de la provincia zamorana, ya que sus habitantes utilizan indistintamente el castellano y el gallego para comunicarse. En esta población el peregrino encuentra la primera de las más de un centenar de “piedras”, todas diferentes, realizadas por el escultor orensano Nicanor Carballo y dispuestas a lo largo del trazado por la provincia de Orense. Su topónimo aseguran que proviene de lobo, animal que ha poblado estas tierras desde antiguo.
A las actividades agro-ganaderas tradicionales, se han sumado varios parques eólicos, que representan un importante ingreso económico para la localidad, siendo una manera sostenible de aprovechamiento de sus terrenos en las cumbres de la sierra. Además, el paso por aquí del Camino de Santiago y el hecho de ser tierra ideal para la caza, la pesca y la recolección de setas hace que gran parte de su economía se base también en el turismo y el sector servicios. Por ello, Lubián es ahora un pueblo donde se están reconstruyendo muchas casas (algunas de muy bella factura), y el abandono de la zona parece que por lo menos se ha frenado, deteniéndose la sangría tan fuerte que estaba padeciendo en los últimos 40 años.
Sabemos que la presencia humana en la zona fue precoz y que sus habitantes pronto se agruparon en castros, como demuestra el asentamiento de As Muradellas, hasta que los romanos, como en toda la península, llegaron y dejaron su impronta indeleble. En plena Edad Media nacieron los pueblos que atravesaremos en nuestra ruta, que conforman el actual municipio de Lubián, y formaron parte del Reino de León. Y así Hedroso parece hablarnos de un paraje con mucha hiedra; y el nombre de Padornelo hace alusión quizás a una “piedra” de delimitación jurisdiccional, siendo muy posible que la famosa Portilla que ataja allí la sierra dando paso a la “malísima vereda de Benavente a Orense” (Pascual Madoz), haya sido desde época protohistórica un lugar de deslinde. Precisamente esta Portilla de Padornelo constituye uno de los puntos de unión entre la sierra Segundera y la de Gamoneda, siendo desde antiguo uno de los puertos atravesados por la ruta jacobea y por tanto frecuentada por arrieros, peregrinos y viajeros en general. Su notable altitud, su ubicación y su frecuente uso como lugar de paso en las comunicaciones entre Galicia y la Meseta, ha llevado a que la Portilla de Padornelo cuente en la actualidad con diversos túneles que facilitan el tránsito de vehículos por la N-525 o la más moderna autovía A-52, evitando las frecuentes nevadas que dificultaban el paso por el alto, con lo que este histórico paso de montaña dejó de estar catalogado como carretera. Testigo del antiguo camino es la denominada «cruz de Padornelo», situada en la cumbre del puerto, para algunos un monumento megalítico transformado en crucero en la época medieval.
Se trata de un puerto muy largo, con dos partes perfectamente diferenciadas: una inicial que es la antigua Portilla del Padornelo y el tramo final por el Parque Eólico. La primera ha sufrido un cambio de aspecto y dureza en los últimos años para la habilitación de un túnel ferroviario, lo que ha obligado a superar esa construcción con rampas que alcanzan un 17%, rompiendo así la regularidad de una ascensión que se mantiene en el resto siempre cercana al 4%, mientras vamos atravesando los citados núcleos de población.
Una vez que iniciamos la segunda parte de nuestra empresa, nos encontramos hace unos años con un pequeño tramo donde el asfalto había desaparecido casi por completo, pero fácil de pasar a lomos de nuestra flaca; no sabemos cómo se encuentra a día de hoy. Por delante aún nos quedan 9 km para alcanzar la cota más alta asfaltada, en el paraje conocido como alto de Malladabarreiro.
Al empezar a rodar entre aerogeneradores será cuestión de seguir la pista principal que nos llevará hasta el último de ellos: no tiene pérdida. Será dentro de los límites del parque donde encontraremos las rampas más duras, que alternaremos constantemente con falsos llanos y pequeños descensos lo que hará que no nos sea fácil encontrar un ritmo continuo en nuestro pedaleo. Ya hemos advertido de que el gran problema en esta subida puede ser el viento, pues nos hallamos en lo que es casi el cordal de la montaña y no hay nada que nos proteja de la fuerza endiablada del dios Eolo que nos puede meter en un brete.
Mapa situación: