VALENCIA MARJANA
Gestalgar
745 visitas
Altitud: 764 m Distancia: 10,95 km Desnivel: 577 m Pendiente Media: 5,27 % Coeficiente: 100
VER LEYENDA
COLORES RAMPAS
Marjana


Localización: Estamos en la CV-379 que enlaza Gestalgar con Chiva. El inicio lo situamos al final del puente sobre el río Turia.
Especificaciones: Carretera en perfecto estado, con señalización lateral hasta el Alto de El Gabaldón. A partir de ahí carretera más estrecha, sin señalización alguna y firme bastante rugoso con algunas zonas algo descarnadas que se van reparando a tramos. Alguna sombra solo en los primeros kilómetros. Tráfico muy escaso que desaparece totalmente al tomar el desvío hacia Marjana.
Fuentes: Hay una en Gestalgar, justo en el cruce de inicio de la CV-379, antes de descender hacia el Turia.
Descripción: Este puerto es de esos que solo los buenos cicloturistas saben apreciar; aquellos que solo busquen nombres de cimas de prestigio no podrán encontrarlas aquí. Pero el cicloturismo es bastante más que marcas y fama. Y para degustar de una subida tranquila, alejada del bullicio urbanita (aunque no demasiado lejos de la capital provincial) y con sabor cicloturista auténtico no tenemos más que acercarnos en cualquier fecha a Gestalgar.
Dicha localidad, punto de inicio de esta ascensión, es un pequeño y bonito pueblo con estrechas y empinadas calles, enclavado a orillas del Turia en la comarca de Los Serranos. De antigua historia aún conserva los restos de un antiguo acueducto romano, cuyos túneles excavados en la roca han presenciado las correrías de niños y niñas buscando escondite, las caminatas de amantes del senderismo y algún que otro encuentro amoroso amparado en la intimidad que ofrece el lugar. ¡Qué pena no poder recorrerlo en bici! También conserva los restos del castillo de origen árabe de Los Murones, ubicado en lo alto de un cerro de amplia panorámica y vigilante mudo y ciego de las vivencias de los vecinos del hermoso pueblo a sus pies.
Estamos ante un bonito y no muy conocido puerto al que algunos aficionados lo conocen como el “Mont Ventoux” valenciano. No es que se parezcan mucho, salvo un poco quizá por la aridez de su parte final y el inmisericorde sol en los despejados días veraniegos. El terreno por el que discurre es un tanto variado. Las plantaciones arbóreas, fundamentalmente algarrobos aunque también hay olivos y almendros, van dando paso al típico pinar mediterráneo que ya es continuo kilómetro y medio antes de coronar el alto de El Gabaldón. Hasta llegar allí ya habremos tenido que superar algunas cortas rampas que llegan hasta el 11% de pendiente dentro de un kilómetro completo que supera el 8% de media.
Al tomar el desvío en el alto, vuelven los campos arbolados y un buen tramo en ligero descenso. Y al poco de cruzar un puente comienza la parte más dura. Primero un aperitivo al que siguen un kilómetro con una media cercana al 10% y el siguiente por encima del 7%. Las plantaciones habrán ido disminuyendo a medida que ascendemos, para dar paso a una vegetación de monte bajo que nos acompañará hasta la cima. Se traza un bonito zigzag entre herraduras y parece que nunca acabamos de llegar. Esta parte final no es muy dura, pero se hace larga. Da la impresión de que la cima va a estar tras la próxima curva, pero esa sensación la vamos a tener varias veces antes de llegar a la definitiva. Tras coronar, la carretera se convierte en pista de tierra unos cientos de metros después.
Mapa situación: