LAS PALMAS PICO DE LAS NIEVES
Guía
654 visitas
Altitud: 1940 m Distancia: 45,14 km Desnivel: 1936 m Pendiente Media: 4,29 % Coeficiente: 503
VER LEYENDA
COLORES RAMPAS
Pico de las Nieves


Localización: Transitaremos primero, desde la playa de Roque Prieto, por las GC-294 y GC-295. Al llegar a Santa María de Guía tomaremos la GC-701, en la terrorífica Cuesta de Caraballo, que nos lleva a la GC-70 que seguiremos hasta el Km 28, donde continuaremos por la derecha por la GC-21 solo 1 km, pues enseguida deberemos desviarnos a la izquierda por la GC-150 hasta la Cruz de Tejeda, primero, y la Cruz de los Llanos, donde nos incorporaremos a la GC-130. Y finalmente la GC-134 nos conducirá al mirador final. Complicado, pero bien señalizado.
Especificaciones: Con tantas carreteras diferentes el estado de suelo, tráfico y sombras irán variando, pero siempre pedalearemos por una ruta en buenas condiciones.
Fuentes: Más nos valdrá ser prevenidos porque en la isla es muy difícil encontrarlas. Pero los bares del camino son una buena solución.
Descripción: ¿Es el Pico de las Nieves la cima señera de Gran Canaria? Los datos nos dicen que el Morro de la Agujereada es algún metro más alto y se sitúa a apenas 150 m en línea recta. Lo que no cambia es la arriesgada empresa que supone querer coronar sus 1950 m de altitud, si bien el principal problema no es tanto esa cota sino la enorme distancia de 45 km y el desnivel acumulado de unos 2250 m. Brutal.
No hay ciclista que se acerque a estos parajes que no haya sido tentado por ese pico que se yergue majestuoso en el centro mismo de la isla. Como en APM siempre somos de rizar el rizo, os vamos a presentar una subida totalmente diferente de la habitual por Ingenio, y partiremos desde una playa en la punta noroeste de la isla, la de Roque Prieto, en el municipio de Guía. Tras un primer rampón que nos servirá para hacernos a la idea de lo que tenemos por delante, transitaremos entre horrendas paredes de plástico de los viveros hasta superar la autovía GC-2 y adentrarnos con continuas rampas en la capital municipal, para tomar la Calle Real que nos conduce directamente al infierno, que aquí tiene el nombre de Cuesta de Caraballo: 3 km de auténtica pared con puntas cercanas al 30%. Para los sensatos no hay problema: con seguir por la GC-70 solo deberán alargar 3 km más el recorrido.
Tras incorporarnos a la carretera general los 3 km siguientes siguen siendo de cierta dificultad. El ancho trazado de la ruta y el paso por continuos barrios nos entretienen, pero no conviene elegir un ritmo demasiado alto en nuestro pedaleo, pues apenas llevamos algo más de 10 km. Un nuevo susto nos aguarda al paso por Montaña Alta, con una rampa al 15%. Poco más de 1 km después tendremos un bien merecido descanso de 3 km para situarnos ya en la veintena.
Si alguien necesita más caña le proponemos que en el Km 21, pasada una herradura derecha, abandone esta carretera y suba por el Camino Lomo Rivero: se ahorrará casi 2 km de pedaleo relajado, pero deberá afrontar rampas cercanas al 20%. Quizás sea más sensato visitar el pueblo de Fontanales.
El siguiente tramo nos adentra entre continuas vaguadas y herraduras en el Monumento Natural del Montañón Negro y la Caldera de Gáldar, mientras nos enfrentamos a numerosas rampas de doble dígito envueltos en la grandiosidad de la montaña y rodeados de extensos pinares. Poco después de un cruce hacia Las Palmas podremos detenernos a admirar el entorno en un espléndido mirador sobre la citada caldera volcánica y ensanchará la panorámica hasta la misma capital isleña.
Volveremos sobre nuestros pasos 70 m para tomar un estrecho desvío que nos adentra en un paraje totalmente diferente. En apenas 2 km los participantes en el Reto CIMA podrán apuntarse el conocido como Los Moriscos, por la montaña homónima cercana.
Llegaremos pronto a un nuevo mirador, tan excepcional como el anterior, al que llaman Degollada de las Palomas. Las vistas sobre la Caldera de Tejeda y los emblemas isleños de los Roques Nublo y Bentayga al fondo nos recuerdan las palabras del inmortal Unamuno: “El espectáculo es imponente. Todas aquellas negras murallas de la gran caldera, con sus crestas que parecen almenadas, con sus roques enhiestos, ofrecen el aspecto de una visión dantesca…”.
Coronamos luego junto al Monte Constantino y nos dejamos caer hasta la Cruz de Tejeda, encrucijada de caminos en el centro geográfico de la isla y un lugar muy frecuentado por turistas. El lugar recibe el nombre por la cruz labrada en piedra verde y a su alrededor encontramos el Parador de Turismo, algún restaurante y diversos puestos de venta de productos locales: un buen sitio para recuperar fuerzas ante los 9 km que aún nos restan.
Siguiendo las indicaciones, entraremos en una ruta muy poco transitada que nos lleva a un nuevo mirador en la Degollada Becerra: la parada es obligada. Casi 2 km después el pinar nos protegerá del viento que a estas alturas suele azotar con fuerza, y en la Cruz de los Llanos nos dejamos guiar por las señales hacia nuestra meta, transitando muy cerca de alguno de esos Pozos de la Nieve, horadados en la tierra, destinados a almacenar la nieve caída en invierno.
Y casi sin darnos cuenta estaremos en las puertas del recinto militar y el observatorio. Lo dejaremos a la izquierda para seguir subiendo hasta alcanzar por fin el ansiado Mirador del Pico de los Pozos de las Nieves. La sensación de plenitud que nos inunda nos hará olvidarnos del cansancio y hasta de las bicis, para encaramarnos a pie hasta el vértice geodésico y dejarnos embriagar desde su cima por el panorama más completo de toda Gran Canaria, vislumbrando al otro lado del océano el incomparable Teide. Y seguro que experimentaremos los mismos sentimientos del bilbaíno universal: “Parece todo ello una tempestad petrificada, pero una tempestad de fuego, de lava, más que de agua”.

Mapa situación: