SEGOVIA LA QUESERA
Riaza
439 visitas
Altitud: 1749 m Distancia: 8,6 km Desnivel: 482 m Pendiente Media: 5,6 % Coeficiente: 89
VER LEYENDA
COLORES RAMPAS
La Quesera


Localización: En Riaza se inicia la SG-111 en dirección a Majaelrayo, cambiando su denominación a SG-112 tras dejar a la izquierda el cruce a Riofrío de Riaza.
Especificaciones: Suelo irregular y botoso, con sombras abundantes que irán desapareciendo al final del puerto. Tráfico prácticamente inexistente y no hay señalización horizontal.
Fuentes: Una en el inicio en Riaza, en el parque infantil de la derecha.
Descripción: La Sierra de Ayllón, situada entre las provincias de Guadalajara, Segovia y Madrid, es una de las sierras orientales del Sistema Central y en ella se levantan los últimos picos de más de 2000 m de dicha cordillera. Aquí la población siempre ha sido escasa por las condiciones de vida en un clima de alta montaña, si bien hoy en día, y desde hace décadas, sufre además el problema de la despoblación. Su densidad aproximada es de 0,8 hab/km², una de las más bajas de Europa.
En los pueblos situados en sus vertientes este y sur se desarrolla la llamada arquitectura negra, un tipo de construcción a base de pizarra, abundante en toda la sierra, que les da un tono negruzco a los pueblos de la zona de Majaelrayo, como referencia más típica. En la vertiente norte es más común la arquitectura roja, llamada así por el tono rojizo de sus construcciones a base de mezclar arcilla y pizarra, y aquí destacaremos a Madriguera como digna de una agradable visita.
Es Riaza uno de los ejes trashumantes más importantes de España, al estar situada en la Cañada Soriana, siendo en la historia un gran centro ganadero y de esquileo. De la villa debemos destacar su magnífica plaza porticada, rodeada curiosamente por gradas de piedra y una barandilla de forja de hierro que ejerce como coso taurino. En la misma plaza, destaca el Ayuntamiento y la iglesia parroquial de Nª. Sª. del Manto. También merece la pena adentrarse en el encanto de sus calles que cuentan con casas blasonadas y por donde llegaremos al paraje del Rasero, con la ermita de San Roque, lugar en el que iniciaremos nuestra aventura. Y es que precisamente en eso consiste el recorrido desde Riaza hasta Majaelrayo, en la vecina Guadalajara al otro lado de la sierra: toda una aventura.
Diversas corrientes filosóficas definen la ataraxia como la disposición anímica que lleva a la persona a alejarse de las perturbaciones para alcanzar la felicidad. Es por tanto un estado de ánimo en el que el individuo presenta una calma inusual, una tranquilidad imperturbable y una total ausencia de deseos y temores. Pues bien, La Quesera es uno de esos lugares en los que podremos experimentar en toda su extensión lo que este concepto significa. Su inquietante soledad rodeada de imponentes paisajes dejará en cualquiera que hasta aquí se acerque un imborrable recuerdo.
Los primeros 4 km son prácticamente un falso llano hasta llegar al cruce con la estación de esquí de La Pinilla, a la que muchos madrileños prefieren acudir para huir de las aglomeraciones de Navacerrada. Enseguida, y tras un acentuado descenso, atravesaremos un puente sobre el río Riaza, donde damos comienzo a nuestra altimetría. Su cauce nos acompañará en los siguientes kilómetros hasta ponernos a la altura del Embalse de Riofrío, al que la carretera abraza con el serpenteo típico de las carreteras de montaña.
Será al acabar este cuando el puerto adquiera su auténtica dimensión, al situarse su pendiente media en un 7% mantenido hasta coronar. Desde el punto en que nos hallamos no encontraremos más ser humano que algún aventurero como nosotros, ya en bicicleta, ya a pie, hasta llegar a Majaelrayo. Van a ser por tanto más de 30 km en absoluta calma, en comunión con la tierra, en armonía con el medio, en plena ataraxia ciclista.
Una curiosidad botánica: el hayedo de La Pedrosa, que encontramos poco antes de coronar el puerto, es uno de los tres bosques de hayas asentados sobre las faldas del Sistema Central y el único que cae del lado segoviano. Las umbrías de este bosque, que acompaña los primeros regateos del río Riaza, con magníficos ejemplares de haya y roble, lucen sus mejores galas en el otoño y primeros días del invierno.
Así, esa estrecha faja de asfalto sin quitamiedos ni otras zarandajas ha dibujado su espectacular culebreo hasta lograr auparse hasta los 1712 m del puerto de La Quesera, que deja en éxtasis a quien goce con las panorámicas despejadas y espectaculares. Desde su mirador, la llanada segoviana se muestra como un territorio impresionante, de límites infinitos hacia el noroeste pero fieramente cercada por el murallón de semblante adusto de la Sierra de Ayllón.
Este punto separa las provincias de Segovia y Guadalajara así como las comunidades autónomas de las dos Castillas. Pero la carretera continúa en ligero ascenso poco más de 1 km hasta alcanzar la máxima cota a los 1749 m, justo cuando trazamos una curva izquierda en un lugar ideal para respirar hondo y contemplar con tranquilidad la cadena montañosa, con su pico más sobresaliente: el Pico del Lobo y sus 2273 m de altitud, el más alto de toda Castilla La Mancha. Tras la ascensión, seguro que podréis presumir ante vuestros colegas de que habéis captado el profundo significado del término ataraxia.

Mapa situación: