BIZKAIA LAMINDAO
Dima
384 visitas
Altitud: 380 m Distancia: 3,6 km Desnivel: 264 m Pendiente Media: 7,33 % Coeficiente: 69
VER LEYENDA
COLORES RAMPAS
Lamindao


Fotos de APM
Localización: En Dima seguimos la BI-2543 que conduce al alto de Dima y a Otxandio. Ponemos el contador a cero en el cruce hacia Artaun, justo en la salida de Dima. Al de 1,8 km tomamos a la derecha el cruce (señalizado) hacia Lamindao.
Especificaciones: Carretera en perfecto estado, recientemente asfaltada y con señalización horizontal hasta el cruce. Después, carretera estrecha y sin señalización, pero con el firme en buen estado. Tráfico escaso, prácticamente nulo en la parte final. Sombras abundantes hasta el barrio de Arostegieta y de ahí casi ninguna hasta el alto.
Fuentes: En Dima, al final de la calle que hay a la izquierda del inicio de la ascensión al puerto de Dima.
Descripción: Vamos a visitar hoy este barrio de la anteiglesia de Dima en el territorio de Bizkaia. El topónimo de Lamindao parece tener su origen en el término “lamias”, seres femeninos de la mitología vasca que vivían en cuevas o ríos y que atraían a jóvenes lugareños deslumbrados por su belleza. Lami, lamin, lamiña, lamiñaku, amilamia y eilamia son los distintos nombres con los que se designa a las lamias en diferentes sitios de Euskal Herria. Su huella se aprecia todavía en algunos nombres toponímicos, como por ejemplo Lamiako (Leioa) o este que nos ocupa.
La iglesia de Nuestra Señora de Lamindao es una edificación de gran antigüedad. Según se cuenta en sus alrededores hubo enfrentamientos por motivos religiosos y hay un poco de razón en ello pues en dicho lugar, en el término de Petralanda se hacían akelarres, a causa de los cuales una mujer llamada Catalina fue quemada en la hoguera. La extinción de estos fascinantes personajes mitológicos se relaciona con la construcción de ermitas, el repicar de las campanas y el rezo de los creyentes. Todo indica que la cristianización pudo ser la causa de su extinción. Por eso el edificio religioso mencionado posee mucha más significación que la propia de una obra arquitectónica. Pero vamos a lo nuestro.
Los primeros dos kilómetros de esta ascensión son bastante suaves por cuanto coinciden con el inicio de la subida al alto de Dima, con una pendiente muy regular entre el 5% y el 6%. Incluso después del cruce hay unos metros con una pendiente aún más suave que no parece predecir lo que se nos avecina. Vamos girando a la izquierda y nos encontramos con dos pequeños repechos con algún punto por encima del 15% antes de llegar al barrio de Arostegieta. Aquí hay un descansillo donde podremos recuperar el resuello para enfrentarnos al duro kilómetro final con una pendiente media por encima del 12%. Nos queda contemplar la mole rocosa de Urrekoatxa a nuestra izquierda y apretar los dientes para acceder al final entre caseríos, huertas y prados que crean un precioso paisaje. El tramo más duro lo encontramos mediado el tercer kilómetro, con 400 m en los que la pendiente no baja del 10% y hay dos puntos en que roza el 20%. Una vez en el alto tendremos unas magníficas vistas hacia los macizos del Gorbeia (enfrente) y del Aramotz (hacia atrás). Luego podemos descender por la otra vertiente hacia la N-240 cerca de Areatza.
Mapa situación: