ASTURIAS FANCUAYA, COLLADO
San Pedro
511 visitas
Altitud: 1086 m Distancia: 18,66 km Desnivel: 952 m Pendiente Media: 5,1 % Coeficiente: 232
VER LEYENDA
COLORES RAMPAS
Fancuaya, Collado


Localización: En la A-311 que desde Grado se dirige, remontando el río Cubia, hacia Teverga por Villabre y el puerto de Marabio, iniciaremos la altimetría al paso por el pequeño núcleo de San Pedro. Después de casi 12 km de ascensión, abandonaremos dicha carretera para dirigirnos a la izquierda hacia Yernes. Y al paso por el pueblo tomaremos a la derecha la pista ganadera que nos lleva al collado.
Especificaciones: Carretera estrecha y con suelo en estado aceptable y señalización horizontal. Desde Yernes se estrecha y desaparece dicha señalización. Los 2 km finales han sido asfaltados recientemente. Sombras que alternan con claros hasta Yernes para abrirse luego hasta el collado. Tráfico escaso.
Fuentes: Si bien durante la subida atravesaremos varios pueblos, conviene no hacerse ilusiones sobre avituallarse en ellos ya que por su pequeño tamaño no existen bares. Con todo, encontraremos una en la curva de vaguada del Km 4,4 y varias al paso por Yernes.
Descripción: El río Cubia es nuestro guía en los primeros 7 km de ascenso, primero a nuestro lado y luego más lejano: así ha sido desde la capital comarcal de Grado/Grau, poco antes de verter sus aguas al Nalón. Llegados a San Pedro de los Burros daremos inicio la subida. Al principio la pendiente se sitúa entre un 5 y un 6% por lo que no ofrece especiales dificultades, más allá de lo cansados que hayamos llegado a este punto, porque como bien sabemos Asturias no da tregua. El hecho de estar cobijados por los árboles recuerda muchos otros puertos del Principado y poco a poco vamos avanzando. Tenemos la ladera de la montaña a nuestra derecha y un quitamiedos de piedra nos separa del fondo del valle.
Al dejar atrás el núcleo de El Llanón 1,5 un tramo en descenso nos rompe el ritmo pero nos permite descansar las piernas. Entramos luego en una parte muy bonita de la ascensión. Dos pequeños túneles, muy estrechos y sin iluminar pero sin mayor peligro, le dan un toque aún más pintoresco al paisaje. Sobre las montañas que tenemos a nuestra izquierda podemos divisar, muy alta y prácticamente colgada como un balcón de la montaña, la carretera que viene de Yernes. Hacia ella nos dirigimos, empezando en un pequeño puente el collado propiamente dicho para los que vengan desde Teverga y los puertos del Marabio.
Vamos a afrontar ahora 2 km al 9,5 de pendiente media y máximos del 19% hasta llegar a Yernes, donde la ruta nos da un respiro. Nos encontramos en un típico pueblo asturiano, ideal para el contacto con la naturaleza y la aventura, que forma parte del Camín Real de la Mesa, la vía más utilizada por las legiones romanas. En la planicie donde se asientan, los edificios y los característicos hórreos le dan un toque peculiar. Al paso por el núcleo tenemos varias alternativas: nosotros, fieles a nuestro estilo, hemos elegido la más dura.
Tomamos a la derecha una pista ganadera asfaltada para enfrentarnos a los definitivos 4,5 km en los que el porcentaje va ganando en intensidad a medida que seguimos subiendo. La carretera se ha estrechado a la par que el panorama se amplía en tanto las brañas se destacan en las montañas que nos envuelven. Las duras rampas alternan con tramos de falso llano enlazando curvas de herradura y en cansino pedaleo decimos adiós a las últimas cabañas al paso por la Braña Senra.
Los 2 km que aún nos faltan hasta el collado se nos harán eternos y no solo por la distancia total que llevamos acumulada desde el inicio, sino porque las rampas de doble dígito son continuas alcanzando hasta un 17% en la herradura final, como si quisieran cobrarse un peaje en forma de sobreesfuerzo para poder cantar victoria. Decir que la panorámica que se contempla desde el paso de carretera entre dos rediles y una balsa de agua para el ganado es espléndida, es el mínimo homenaje que merece esta ascensión que nos ha hecho sufrir de lo lindo, ¿verdad? Seguro que alguna vaca despistada ha sido testigo de nuestra hazaña, pero no pensamos que se preste a sacarnos la foto que lo demuestre.
Mapa situación: