LUGO CEBREIRO, O (ANTENAS)
Las Herrerías de Valcarce
6516 visitas
Altitud: 1405 m Distancia: 9,75 km Desnivel: 738 m Pendiente Media: 7,57 % Coeficiente: 196
VER LEYENDA
COLORES RAMPAS
Cebreiro, O (antenas)






Localización: Abandonamos la N-VI un kilómetro después de pasar Ruitelán para desviarnos a la izquierda por la CV-125/1 en dirección a Las Herrerías de Valcarce, donde iniciamos nuestra altimetría. A punto de coronar giraremos a la derecha por la pista que nos lleva a las antenas.
Especificaciones: Carretera estrecha, sin señalización horizontal y con un asfaltado irregular pero transitable sin problemas. Sombras abundantes al inicio y frecuente paso de peregrinos a pie o en bici con alforjas.
Fuentes: Varias. En el inicio encontraremos dos, otra más en el Km 3 y la última, muy tentadora para dar descanso a nuestras piernas, al paso por La Laguna.
Descripción: Estamos ante el puerto más exigente del Camino de Santiago y más para quien lleva pedaleados los 600 km que lo separan del inicio en Roncesvalles. Su ascensión es sin duda inolvidable, discurriendo por un paisaje maravilloso que se convierte en protagonista absoluto y nos ayuda a olvidar la dureza que se nos enfrenta a medida que avanzamos. Pero sólo así conseguiremos llegar al Alto do Cebreiro a 1317 m de altitud y entrar en Galicia, con sus lluvias imprevistas, sus nieblas, sus aldeas y sus caminos emboscados. Como emboscada será el desvío final hasta las antenas cuando ya parece que hemos acabado de sufrir.
Pasado el núcleo de Las Herrerías de Valcarce y después del puente, sin solución de continuidad, llegaremos a Hospital, que toma su nombre del antiguo albergue llamado “de los ingleses” en la Edad Media y donde da comienzo la verdadera ascensión a O Cebreiro. Un duro repecho de casi 1 km nos recomienda bajar el ritmo de pedaleo y acompasar la respiración, mientras los caminantes deberán tomar la senda que nace a la izquierda. Bajo un dosel de hojas caducas de castaños y robles, el escenario nos acerca hasta La Faba que quedará un poco a la izquierda.
Luego abandonamos progresivamente la umbría para salir a un terreno abierto de pastizales con espléndidas vistas sobre el bosque atlántico. Si hasta el desvío a La Faba ya hemos debido superar un kilómetro al 9%, los dos siguientes pondrán a cada uno en su sitio: primero por una larga rampa de hasta un 16%, y también porque la pendiente media se acerca al 11% en todo ese tramo que se nos hace eterno hasta alcanzar el último pueblo de León en el Camino de Santiago Francés: La Laguna. Otros prefieren llamarla Laguna de Castilla y dicen que por eso es el pueblo de las dos mentiras: ni tiene laguna ni se parece en absoluto a un pueblo castellano. ¿No será que no estamos en Castilla sino en el antiguo reino leonés? Sea lo que sea, el albergue, el bar y su hermosa fuente brindarán un buen solaz a nuestro esfuerzo.
De nuevo un kilómetro de mucha exigencia en el que ya empezamos a adivinar el fin del suplicio y las antenas que nos darán gloria. Muy fatigados, llegaremos al alto y, como aún estamos hambrientos de emociones, tomaremos a mano derecha donde una serpenteante recta da el susto final a quienes quieran rizar el rizo de lo que ha sido una subida dura, pero también abordable y con una multitud de lugares en los que detenernos para disfrutar del paisaje y, de paso, recuperar.
Ya solo nos queda regresar al camino oficial y llegar al núcleo de O Cebreiro donde, tras la foto en el crucero y la iglesia de Santa María la Real, nos habremos ganado el derecho de concedernos una feliz recompensa gastronómica. Santiago está más cerca y cuesta abajo. ¡Ultreia!
Mapa situación:

 
 Vídeo:
 
 
©