CÁDIZ PICO MONTERO
P. N. Los Alcornocales
2221 visitas
Altitud: 887 m Distancia: 12,27 km Desnivel: 591 m Pendiente Media: 4,81 % Coeficiente: 86
VER LEYENDA
COLORES RAMPAS

CD10
Pico Montero






Localización: En pleno Parque de Los Alcornocales entrando por Alcalá de los Gazules con el correspondiente permiso.
Especificaciones: El asfalto está en perfecto estado salvo por algún pequeño derrumbe aislado que no nos impedirá disfrutar de la subida. No encontraremos señalización horizontal salvo en los bordes de la ruta. Las sombras son abundantes y el tráfico prácticamente nulo, de no ser por los vehículos de los distintos operarios forestales del Parque con que nos crucemos.
Fuentes: En el Km 4 de subida, tras una amplia herradura a izquierdas, hay una fuente a mano derecha junto a una casa.
Descripción: Para conocer el EVA nº 11 vamos a viajar hasta Alcalá de los Gazules, en la provincia de Cádiz, y ascender a uno de los más bellos puertos de la orografía hispana: el Pico Montero, en pleno Parque Natural de Los Alcornocales. Lo que más cuesta arriba se nos hará es tener que solicitar un permiso de acceso al tratarse de un Parque Natural; pero con un simple mail a pn.alcornocales.cmaot@juntadeandalucia.es, pronto se obtiene dicha autorización. No es este el momento de describiros las maravillas que se esconden en este afamado Parque, pero sí que intentaremos transmitiros la sorpresa que nos causó la subida hasta ese Escuadrón de Vigilancia Aérea que contempla toda la sierra por encima de los 900 m de altitud.
El inicio de la ascensión final es bastante difícil de concretar por cuanto son más de 20 los kilómetros que, desde la barrera de acceso al parque, nos conducen entre alcornocales y preciosas vistas hasta ese lugar. La vegetación está presente sin descanso, fruto de la humedad reinante en esta zona tan próxima al Estrecho. Ciertamente sorprende el verdor frondoso que nos rodea, proporcionado por el omnipresente alcornocal y el fragante bosque de pinos que se desparrama por las laderas de las montañas.
Una garganta inicial configura la zona más quebrada de nuestro ascenso, feudo de buitres y demás rapaces que se enseñorean del paisaje desde el azulado y límpido cielo. Es un paraje espectacular, pero solo un anticipo del tesoro que aún encontraremos en los próximos kilómetros. En el Km 4, tras una suave herradura a izquierdas, abandonaremos la garganta para encaramarnos a la ladera del Pico Montero y, junto al refugio de los guardas, hallaremos una vistosa fuente que nos puede sacar de un apuro en días de intenso calor. De inmediato nos adentramos en la zona más revirada del puerto, donde las curvas de herradura, más de dos docenas en total, trazan lazos continuos entre pinos y alcornoques. Aprovechamos los claros en la vegetación como miradores para deleitarnos con la sucesión de lomas que se van deprimiendo hasta el Estrecho de Gibraltar.
La zona alta, sin duda el tramo más espectacular, convierte el puerto en el mejor balcón del Parque Natural de los Alcornocales, brindando un espectáculo visual que en muy pocas ocasiones hemos tenido el privilegio de admirar. Si en los últimos 5 km la pendiente se ha situado próxima al 6%, con alguna rampa suelta algo más dura, despedimos la subida con el repecho más empinado de toda la subida, para levantar el pie en la misma valla que impide el acceso a las instalaciones militares, donde un imponente búnker con forma de balón de fútbol gigante se alza en la cima de la montaña. En su interior, la imagen de la Virgen de Loreto, patrona del Ejército del Aire, protege no solo a nuestro EVA, sino a todo el Parque porque “si no, no se explica que en diez años no haya habido un solo accidente en la carretera que llega hasta aquí”, como comentan los vigilantes del cielo que tienen la suerte de vivir con una de las EVAs más bellas del mundo.
Luego, tras el embeleso del paseo —no es más que eso— de vuelta por el Parque de Los Alcornocales, podremos decir con Ramón de Campoamor que “la vida es dulce o amarga; es corta o larga. ¿Qué importa? El que la goza la halla corta, y el que la sufre la halla larga”. Si os acercáis a conocer a la EVA gaditana seguro que se os queda corta.
Mapa situación:

©